En Brasil renunció el segundo ministro de Salud en un mes


El Diario | Visión Global

A apenas un mes en el cargo, el médico Nelson Teich renunció al Ministerio de Salud de Brasil, agudizando sus divergencias con el presidente Bolsonaro sobre cómo gestionar la crisis sanitaria. Será sustituido de manera interina por su número dos, un general, en un momento en que Brasil es el sexto país del mundo en muertes y contagios.
Bolsonaro había destituido en abril al anterior ministro, por lo que esta dimisión abre una enorme vía de agua en el Gobierno de un presidente al que el Tribunal Supremo investiga por injerencias políticas en la policía para proteger a su familia.
Mientras tanto, ya suman más de 14.000 muertos y más de 200.000 contagios en uno de los países del mundo que menos test de diagnóstico hace, de manera que la magnitud real de casos está notablemente infravalorada.
Teich quedó en evidencia esta semana cuando supo por los periodistas en plena rueda de prensa que el presidente Bolsonaro había aprobado un decreto que considera las peluquerías, los gimnasios y los salones de belleza servicios esenciales en plena pandemia. Con esa decisión, el presidente abría una ofensiva contra la manera en que la mayoría de los gobernadores combaten la pandemia, con cuarentenas. El anterior titular de Salud, Luiz Henrique Mandetta, fue destituido porque él también era un firme defensor del aislamiento social. El presidente, sin embargo, discrepa. Considera que la crisis económica va a ser mucho más letal y ha decidido pasar a la ofensiva. Ahora pretende incluir la cloroquina, un medicamento con graves efectos secundarios, en el tratamiento a los pacientes de coronavirus. Pero Teich se ha negado ante la ausencia de evidencias científicas sólidas.
La investigación contra Bolsonaro y las fuertes discrepancias entre el poder central y los estados sobre cómo gestionar la pandemia de coronavirus han agriado aún más el debate político. A las salidas de los dos ministros de Salud, se suma la del que era el ministro más popular de este Gobierno. El juez anticorrupción Sergio Moro se fue del Ministerio de Justicia con un portazo. La denuncia de Moro ha roto definidamente la imagen de Bolsonaro como político que combate la corrupción y ha colocado un potente foco sobre sus maniobras para proteger a dos de sus hijos de investigaciones policiales.


COMENTARIOS

Comments are closed.