RESCINDEN CONTRATOS EN LA TERMINAL DE ÓMNIBUS

Bajan las persianas en locales comerciales de Madryn


El Diario | Puerto Madryn

Con el devenir de la pandemia y la prolongación de la cuarentena, la Terminal de Ómnibus de Puerto Madryn permanece cerrada, y una importante cantidad de comercios locales rescindió contrato y no volverá a abrir de manera definitiva, ante la imposibilidad de afrontar los gastos fijos mensuales y los salarios de empleados.
La situación es todavía más apremiante, dado que la actividad comercial disminuyó drásticamente por la interrupción del transporte de pasajeros de corta, media y larga distancia, y mientras que el edificio permanece cerrado, son pocos los comerciantes que
están en condiciones de afrontar el “parate” de actividades mientras que dure el aislamiento. Esto último generó el cierre definitivo de varios locales, entre ellos los más concurridos como la confitería y el maxikiosco, sin mencionar que también hubo una disminución en los ingresos de la Terminal, producto de la suspensión de viajes y, por ende, de la Tasa de Toque de Plataforma.

Persianas bajas

Actualmente, los comercios que cerraron sus puertas y de los cuales se desconoce, a ciencia cierta, si volverán a abrir, son el Locutorio, que funciona en una extensión de dos locales; la confitería, espacio más concurrido por los ocasionales pasajeros; el comercio de venta de productos regionales; el kiosco, que funciona en una extensión de tres locales alquilados, y la juguetería Birómenes, que actualmente utiliza tres locales y podría continuar, aunque con uno solo.
En concreto, un 35 por ciento de los comercios “bajó la persiana” definitivamente, mientras que aún es incierta la fecha en la que se reanudarán los viajes a través de las distintas empresas de transporte y, consecuentemente, el comercio en la Terminal.

Menos recaudación

Otra cuestión no menor es que los ingresos de la administración de la Terminal disminuyeron de manera pronunciada, ya que la Tasa de Toque de Plataforma, que representa el 45 por ciento del dinero que ingresa a la misma, dejó de percibirse cuando se suspendió la actividad de micros de media y larga distancia, escenario que se prolongó durante los últimos dos meses de cuarentena; a pesar de que la administración accedió a cobrar costos mínimos a los comercios, muchos de ellos no han podido afrontar el efecto de la pandemia.
Al estar catalogada como “centro comercial”, todavía no hay una fecha certera en la que la Terminal podría abrir, ya que también estaría sujeta a las mismas normativas que se le exigen a los shoppings.

Efecto dominó

La situación se replica a otros locales comerciales de la ciudad que en las últimas cuatro semanas fueron cerrando sus puertas por la imposibilidad de sostener los puestos de trabajo y el pago de los onerosos alquileres que se abonan en la zona céntrica de la ciudad.
Incluso en la zona suburbana, y a pesar de la dinámica que planteó el aislamiento que permitió que los comercios barriales tuvieran un mayor flujo de trabajo, pero no ha resultado suficiente porque los costos del sector minoritas están muy por encima de los costos del mayorista y eso complejiza la situación de todos los sectores.


COMENTARIOS

Comments are closed.