Ataque mortal contra la maternidad de un hospital en Kabul


El Diario | Visión Global

Ninguna cuarentena detiene la violencia en Afganistán, cuando el pacto de Estados Unidos con los talibanes aún no se ha traducido en un acuerdo de paz interno, dos brutales atentados con la huella del Estado Islámico dejaron este martes cuatro decenas de muertos.
En Kabul, tres miembros del grupo irrumpieron en la maternidad de un hospital, gestionada por Médicos Sin Fronteras (MSF), donde se atrincheraron durante horas y mataron a 16 personas, incluidos dos recién nacidos. En la vecina provincia de Nangarhar, al este de la capital, un terrorista suicida se hizo estallar durante el funeral de un policía, causando 24 muertos y 67 heridos.
“Los terroristas han atacado hoy el hospital de Barchi (…) y causado 16 mártires, incluidos dos recién nacidos, madres y matronas, a quienes dispararon”, ha declarado Tariq Arian, portavoz del Ministerio del Interior, en un comunicado difundido por Twitter. Otras 15 personas resultaron heridas, entre ellas varios niños. Arian, que calificó el ataque de “crimen contra la humanidad y contra todas las leyes y principios”, también ha informado de que las fuerzas de seguridad habían dado muerte a los tres atacantes y rescatado a un centenar de pacientes, médicos y otros empleados, incluidos tres extranjeros.
Decenas de personas quedaron atrapadas cuando los militantes del Estado Islámico irrumpieron en el hospital hacia las nueve y media de la mañana (dos horas y media menos en la España peninsular). La clínica, un centro público que cuenta con un centenar de camas, se encuentra en Dashte-e Barchi, una barriada pobre del oeste de Kabul. Su servicio de maternidad, el único de la zona capaz de atender partos complicados, está gestionado por MSF. La organización ha confirmado el ataque en un tuit.
El Ministerio del Interior envió una unidad especial antiterrorista que empezó a sacar a personas del recinto a la vez que buscaba a los agresores. Los primeros rescatados contaban a los medios afganos que habían oído disparos y un par de explosiones. “Son terroristas suicidas y están apuntando a la gente”, declaraba un testigo citado por la cadena de televisión afgana ToloTV. De acuerdo con los testimonios recogidos por esa emisora, los tres atacantes vestían uniformes de las fuerzas de seguridad.


COMENTARIOS

Comments are closed.