Un pueblo de Neuquén está en cuarentena por un asado


El Diario | Breves

No se sabe si fue falta de cuidado y previsión o simplemente inconsciencia, pero un grupo de amigos y conocidos, unos cincuenta, se juntaron a celebrar un cumpleaños, asado mediante, durante la primera semana de aislamiento social. El resultado en la localidad neuquina de Loncopue a esta altura parece obvio, el virus extendió su red y ya hay dos muertos, al menos 19 contagiados y sesenta personas aisladas esperando el resultado de los test. Para evitar males mayores, desde este viernes hasta el martes 24 todo el pueblo de la precordillera cierra por cuarentena.

La escena repite otras de los primeros días de marzo cuando el pueblo de Selva, en Santiago del Estero también entró en cuarentena. En el caso de Loncopue, el intendente Walter Fonseca identificó a un grupo de personas que “se juntaron en zona de chacras, comieron un asado y compartieron una cerveza o un vino de la misma botella”, tal como le contó a lmneuquén. Aunque en algunos medios de prensa, se proclama que luego de ese evento, hubo otros que congregaron a cierta cantidad de gente, eso aún no fue confirmado.

Los 6.000 habitantes de Loncopue deberán vivir recluidos en sus casas y nadie podrá salir ni entrar de la localidad que se despliega en el cruce de los ríos Agrio y Buta Mallin. La decisión fue tomada

“Hay gente que no respetó la cuarentena y nos provocó un desastre», señaló consternado, intendente de la localidad, al medio local LMNeuquén, luego de que se confirmara la segunda muerte de un lugareño por el coronavirus. El fiscal general de la provincia, José Gerez, explicó a Télam que “al confirmarse 19 casos de coronavirus en un solo día, para una localidad tan pequeña, la fiscal jefa de la circunscripción, Sandra González Taboada, dispuso la restricción de la gente y vehículos para acceder como para salir de la localidad”.

La primera víctima fatal por coronavirus fue un hombre de 68 años con discapacidad que se contagió del hijo del segundo fallecido cuando este fue a limpiarle un calefactor. “Esa persona es hijo del hombre fallecido en la madrugada de hoy (por el miércoles). Este supo después que había festejado su cumpleaños con familiares directos que habían viajado a Las Lajas y a la ciudad de Neuquén”, describió Fonseca el hilo a través del que se fue extendiendo el Covid-19.

Mientras el gobierno provincial proveer de más personal para cercar todos los ingresos al pueblo, se investigan las posibles ramificaciones de salida del virus, por un lado, al vecino pueblo de Las Lajas y, por otro, una persona que habría viajado a Neuquén capital.

En otro reportaje, el requerido intendente de Loncopue reflexionó sobre la situación que llevó a su pueblo a perder dos vecinos y contener al menos a la mitad de los infectados de toda la provincia: “A veces, cuando no se cumple con la cuarentena como corresponde, pasan estas cosas. Esto tiene que servir de experiencia para que la gente de otras localidades entienda que esto no es una joda. Que si te dicen cuarentena, es cuarentena: te tenés que quedar en tu casa, no tenés que recibir visitas ni nada por el estilo. Lamentamos profundamente lo que nos está sucediendo, la pérdida de nuestros vecinos”.

El director de Defensa Civil de la provincia, Martín Giusti, relató a un medio local que en Loncopue no sólo no se respetaba la distancia social, sino que venía gente de pueblos más pequeños a aprovisionarse y hasta se quedaba a pasar el día. “El gobernador pidió que fuéramos al lugar, a la población había que darle un sacudón”, disparó Giusti a la radio local.

Fuente: Tiempo Argentino


COMENTARIOS

Comments are closed.