MEJORA LA IMAGEN DE LOS POLÍTICOS, PERO 23 DE 30 REPROBARON EN UNA NUEVA ENCUESTA. DOS CONSULTORAS MIDIERON A LOS PRINCIPALES DIRIGENTES. LOS MEJORES, LOS PEORES, Y LOS INTERMEDIOS. ARCIONI APOSTARÍA A REPUNTAR A PARTIR DE LA SALIDA DE LA PANDEMIA Y AL 'ÉXITO' SANITARIO

Los contagios de percepción


El Diario | Opinion

Por Trivia Demir

Apenas a meses de haber comenzado sus gestiones, la dirigencia política Argentina acusó el golpe de una crisis sanitaria mundial sin igual. Si haberse aún acomodado en sus sillones en 2020, marzo sacudió todos los gobiernos, nacional y provinciales, y quemó todos los papeles y recetas que cada quien se había hecho de su posible gestión. Ese impacto político fue medido en el país por más de una decena de estudios de opinión pública en la que en su mayoría hay fuertes coincidencias de la opinión pública en principio, a favor de las medidas que anunció Alberto Fernández. Además hubo un repunte claro de la ponderación presidencial y de buena parte de referentes políticos y mandatarios provinciales, con excepciones por supuesto, ya que resultó en el mapa nacional que 23 de 30 siguen con su balance reprobado.

La imagen y los coronaefectos

El sondeo que permite la comparación lo hicieron las consultoras D’Alessio IROL – Berensztein, dos firmas que vienen trabajando juntas hace unos años y realizan un monitoreo mensual. El de marzo incluyó un relevamiento online, nacional, de 1.126 casos. De los 30 políticos analizados, sólo dos empeoraron su diferencial de imagen. Es el número que resulta de restar la ponderación positiva con la negativa. El ministro de Salud de la Nación, Ginés González García, pasó de tener un diferencial de 21 puntos a favor en febrero a 7 puntos en marzo, siempre con balance positivo. ¿Impactó que haya subestimado los tiempos del arribo del virus? Aun con la caída, el funcionario se mantiene en el top de los 10 mejores.
También bajó María Eugenia Vidal, la ex gobernadora que supo liderar durante años todos los estudios de imagen. Vidal pasó de – 7 puntos de diferencial a – 8. Con eso, de todos modos, le alcanzó para seguir entre los 10 de arriba.
Los otros 28 dirigentes y funcionarios que pasaron por el filtro de D’Alessio y Berensztein mostraron un repunte. Desde Alberto Fernández, que pasó a liderar la tabla con + 31 puntos de diferencial (contra + 8 de febrero), hasta Marcos Peña, el vapuleado ex jefe de Gabinete, que continúa último pero un chiquitito mejor: tenía – 67 de balance y ahora subió a – 65.

Los 10 mejores

Esta tabla incluye, por supuesto, a los siete políticos que, como se explicó en el arranque de la nota, tienen más imagen positiva que negativa. En febrero eran cinco. Ahora, además de los mencionados Fernández (+ 31) y González García (+ 7), ostentan ese privilegio los ministros de Desarrollo Social Daniel Arroyo (+ 20) y de Economía Martín Guzmán (+ 18), el jefe de Gabinete Santiago Cafiero (+ 13), el jefe de Gobierno Horacio Rodríguez Larreta (+ 11) y el ex ministro Roberto Lavagna (+ 5).
Esto muestra, por un lado, una buena ponderación del gabinete de Fernández más vinculado a la pandemia. Y, por el otro, hay un reconocimiento a Larreta, que en febrero tenía – 7 de diferencial de imagen y ahora está en + 11. Es, quizás, el cambio más drástico de un mes a otro. ¿Premio a mostrarse por encima de la grieta, en contacto permanente con el Presidente? Tal vez.
El otro que pasó de negativo (- 5) a positivo (+ 5) fue Lavagna. Así se confirma una teoría estadística: cuando el economista está más lejos del poder, mejor se lo pondera. En cambio, cuando fue candidato, hace apenas unos meses, sus números cayeron.
Los tres que completan el top ten, incluso con balance negativo, son la mencionada Vidal (- 8), más el gobernador Axel Kicillof (- 2) y el ministro del Interior, Eduardo «Wado» de Pedro (-4).

Los 10 intermedios

Ya en zona roja, este ranking incluye a políticos cuyo diferencial de imagen va de – 9 a – 20. Hay una mezcla importante: desde los gobernadores peronistas de Santa Fe (Omar Perotti, – 9), San Juan (Sergio Uñac, – 14) y Juan Schiaretti (- 17), hasta funcionarios como el canciller Felipe Solá (- 15) y referentes opositores como el diputado Mario Negri (- 10) y el senador Martín Lousteau (- 11). También aparecen el ex jefe la UCR Ernesto Sanz (- 15) y la vicegobernadora bonaerense Verónica Magario (- 16).
Pero sin dudas las dos figuras más relevantes de esta zona media son Cristina Kirchner y Elisa Carrió. La ex presidenta mantiene una característica que la acompaña hace años: mucha imagen positiva, pero más aún negativa. Su balance en rojo mejoró unos puntos entre febrero y marzo: bajó de – 19 a – 15. Lo de la líder de la Coalición Cívica también es polarizado, en un escalón inferior: estaba en – 21 y pasó a – 20.

Los 10 peores

En la lista más incómoda también hay un buen varieté. La cierra Marcos Peña (- 65). Se trata, sin dudas, del funcionario macrista cuya imagen se vio más golpeada luego de la derrota electoral. Como si fuera el único responsable de la caída. Crueldades de la política.
De abajo para arriba, apenas un poco mejor está el ex gobernador salteño Juan Manuel Urtubey: tiene – 61 puntos de balance de imagen, contra – 62 de febrero. Otros habitués de estos rankings negativos y que se repiten aquí: el ex gobernador Daniel Scioli (- 41), el jefe de Diputados Sergio Massa (- 33), la dupla de Juntos por el Cambio Mauricio Macri y Miguel Pichetto (ambos con – 28), y Máximo Kirchner, ahora titular del bloque K (- 20, el mismo diferencial que Carrió, pero con un punto menos de positiva).
Completan los gobernadores de Mendoza (Rodolfo Suarez, radical, – 24) y Tucumán (Juan Manzur, peronista, – 46) y el diputado Alfredo Cornejo (antecesor de Suarez, tiene – 22).

¿Qué pasa en territorio?

En líneas generales según relevamientos regionales (PGD Consultores, Trespuntozero y sondeos propios), la imagen de la mayoría de los gobernadores patagónicos -en el caso de Neuquén, Río Negro, Santa Cruz y La Pampa por ejemplo- se percibe que repuntaron los mandatarios repuntaron en imagen, y sobre todo en el apoyo público a sus decisiones de gobierno durante la pandemia, lo que significó un punto de inflexión para medirlos políticamente en el comparativo febrero-marzo-abril. En el caso de Chubut, el gobernador Mariano Arcioni fue la excepción con un 76% de imagen negativa, con un 21% de positiva y un porcentaje mínimo que no sabría como calificarlo. Un sondeo de opinión pública realizado por trespuntozero determina que ´el Gobernador es el dirigente político de la provincia con peor consideración´, según detalló La Tecla Patagonia. «Otro de los menos queridos es el diputado nacional del Frente de Todos, Santiago Igon. En contrapartida, el de mejor recuerdo es el fallecido exgobernador Mario Das Neves con casi un 50% a favor».
Ahora los nuevos indicadores vendrán a partir de la apertura de la cuarentena y los resultados sanitarios, lo que seguramente modificará también este mapa de percepciones que en definitiva, hacen a la consolidación o no de los poderes en juego. Habrá que ver…

Fuentes: D’Alessio IROL – Berensztein.com, NA, El Tribuno, Clarín, propias


COMENTARIOS

Comments are closed.