TODO LO QUE SE DEBE SABER PARA LA PREVENCIÓN EN LOS HOGARES

Las mascotas no contagian el virus


El Diario | Salud

Una de las peores consecuencias de la pandemia del coronavirus es la cantidad de información falsa que circula por las redes y que la misma OMS denominó “infomedia”, dentro de ese paquete de datos erróneos está la creencia que, por unos pocos casos que se dieron en diferentes partes del mundo, las mascotas, como perros y gatos, pueden llegar a contagiar la enfermedad del COVID-19; por lo que durante la emergencia sanitaria, los tutores de mascotas deben ser responsables e informarse para garantizar el bienestar de los mismos.

Mitos y verdades

Hasta la fecha, y según especialistas y expertos, no hay evidencia de que el virus que causa la enfermedad pueda ser transmitido de un animal de compañía a una persona.
La propagación actual del Covid-19 es el resultado de la transmisión de humano a humano. Hasta ahora, no existe evidencia de que los animales de compañía tengan un rol significativo en la propagación de la enfermedad, de acuerdo con la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE, por sus siglas en inglés).
Aunque es posible que algunos animales, incluidas las mascotas, se infecten con el COVID-19 a través del contacto cercano con humanos infectados. De hecho, dos perros y un gato en Hong Kong, un gato en Bélgica y un tigre de Bengala en Estados Unidos dieron resultados positivos al SARS-CoV-2, el virus responsable del Covid-19. Pero hasta ahora, son casos aislados. Al respecto, si bien los animales de compañía pueden infectarse, no hay evidencia de que puedan enfermarse, recalca la OIE.
Entre las especies estudiadas hasta ahora, los gatos son la especie más susceptible al COVID-19 y pueden ser afectados por la enfermedad, de acuerdo con resultados preliminares de estudios. En condiciones de laboratorio, los gatos pueden transmitir la infección a otros gatos, apunta la OIE. Los hurones también parecen ser susceptibles a la infección, pero en menor medida a la enfermedad. En condiciones de laboratorio, los hurones transmitieron la infección a otros hurones. Los perros también parecen ser susceptibles a la infección, aunque menos que los gatos y los hurones.

Recomendaciones

Con respecto a las medidas de higiene para las mascotas; en general, los especialistas recomiendan siempre deben tomar medidas básicas de higiene al interactuar con los animales de compañía, sin importar si están expuestos o no a una persona enferma con el COVID-19, señala la OIE. Las mismas son lavarse las manos antes y después de estar en contacto con las mascotas, su comida o artículos; evitar besarlas, lamerlas, dormir con ellas o compartir comida; lavar con agua y jabón sus platos de comida de forma constante; y desinfectar el lugar donde duermen, así como sus juguetes.

Si ya estamos enfermos

Aunque no existen pruebas de que las mascotas transmitan la enfermedad a los humanos, en ocasiones los animales y los humanos pueden ser afectados por las mismas enfermedades, conocidas como “zoonóticas”. Por lo anterior, la OIE recomienda que las personas ya enfermas con el COVID-19 reduzcan el contacto con animales de compañía u otro tipo de fauna, además de acatar las medidas básicas de higiene.
Por lo tanto, la OIE recomienda a las personas enfermas con el Covid-19 evitar el contacto directo con sus mascotas y dejar su cuidado a otros miembros del hogar saludables; evitar al máximo el contacto con otros animales de compañía, permaneciendo en interiores tanto como sea posible; y al ocuparse de la mascota, utilizar una mascarilla o cubrebocas, teniendo en cuenta, por supuesto, que sólo los humanos deben usarlo, los animales de compañía no.

¿Y si salen?

Durante la emergencia sanitaria por el COVID-19, la principal recomendación es quedarse en casa para evitar la propagación del virus. Sin embargo, si en el hogar los animales de compañía no tienen un espacio para hacer sus necesidades, un miembro de la familia o una persona de confianza que no presente síntomas puede llevarlos a dar un paseo corto.
En este caso, recomiendan utilizar correa en todo momento; lavar con agua y jabón las patitas de los animales (cojinetes y dedos) al volver a casa; no se debe aplicar alcohol, cloro ni desinfectantes a las patitas de los animales cuando regresen de su paseo porque pueden quemar su piel; secar completamente las patas para evitar problemas de la piel; durante el paseo, mantener la sana distancia de otras personas y animales; y evitar visitar parques de perros o sitios muy congestionados.
Si es necesario llevar a la mascota al veterinario, es recomendable realizar la consulta en forma telefónica respecto a la necesidad de acudir o no al consultorio. En caso de ser necesario, es recomendable agendar un turno, con la finalidad de evitar la acumulación de personas en la sala de espera.
Y si es indispensable concurrir a la veterinaria es importante tener en cuenta que, si el dueño se encuentra dentro de un grupo de riesgo, se puede pedir a algún vecino o familiar que lo haga, así se evita el contacto con otras personas; utilizar gel desinfectante al ingreso y a la salida de la clínica veterinaria; la permanencia en la sala de espera deberá ser restringida a un máximo de personas que permita dejar por lo menos un metro de distancia de seguridad entre los presentes, o dejando una silla vacía de por medio; cada animal debe ser acompañado solamente por una persona, y es recomendable esperar afuera hasta ser llamado.
Aparte de acatar las medidas básicas de higiene, los especialistas destacan que no son necesarias acciones adicionales como bañar todos los días a las mascotas o cortarles el pelo. De hecho, bañar con demasiada frecuencia a los animales de compañía puede dañar su piel y su pelaje. Un exceso de higiene podría provocarles irritación, picazón y descamaciones por la sequedad que causan los artículos de limpieza en su piel.
El pelo de los animales debe dejarse del largo que corresponde a su raza. Aunque sea época de calor, no hay que cortar en exceso su pelo porque su temperatura corporal puede subir más de lo normal y es más factible que experimenten un golpe de calor.

No contagian por el pelo

Es improbable contraer coronavirus al tocar el pelo de las mascotas. Las gotículas procedentes de la nariz o boca de una persona infectada por el COVID-19 pueden caer sobre superficies u objetos que la rodean. Otras personas pueden contraer el virus si tocan estos objetos o superficies contaminados y después se tocan los ojos, la nariz o la boca. Las superficies lisas transmiten mejor el virus que los materiales porosos, como el pelo de los animales. Los poros y fibras absorben y atrapan los patógenos, de manera que es más difícil contraerlos a través de un simple contacto. Debido a que el pelo de las mascotas es poroso y fibroso, es muy poco probable contraer el Covid-19 al tocar o acariciarlas.


COMENTARIOS

Comments are closed.