ALBERTO ANUNCIÓ ANTE GOBERNADORES QUE NO PAGARÁ A BONISTAS HASTA 2023

Expectativa por reacción de los mercados tras anuncio del “virtual default”


El Diario | Economia | Politica | Regionales

«Mañana va a ser un día muy importante. Porque los mercados van a saber lo que Argentina puede pagar y cumplir. No estamos firmando cheques en blanco», dijo Alberto Fernández al anunciar la oferta a los bonistas que incluye una quita de USD 41.500 millones y tres años de gracia.
El Presidente de la Nación presentó ante los gobernadores, entre los que se encontraba el de Chubut, Mariano Arcioni, la propuesta oficial para la reestructuración de la deuda externa ocasión en la que reconoció que es «el virtual default de la Argentina».
La quita de intereses es del 62% y la quita de capitales del 5,4%, es decir de 3.600 millones de dólares en capital 37.900 millones de dólares en intereses en el correr del tiempo. Con esta quita, la tasa de interés quedaría debajo del 2,5%, es decir por debajo de lo que cobran el FMI y los organismos de crédito a tasas preferenciales.
El presidente destacó que el gobierno prefirió «ser serios» y no usar al coronavirus como excusa para pedir una reducción y que se respetó un sendero estratégico en el que primero se le pidió al FMI que evaluara la realidad del país y señalara cuánto es necesario reducir la deuda para volverla sostenible.
La propuesta que, va a inscribirse mañana en la SEC (Security Exchange Comission), está en línea con los trascendidos de 62% de quita de intereses, pero con una diferencia no despreciable. En lugar de cuatro años, Argentina decidió pedir 3 años de gracia de empezar los pagos, es decir prácticamente todo el mandato de Alberto Fernández, como ayer anticipó LPO. «Mañana va a ser un día muy importante. Porque los mercados van a saber lo que Argentina puede pagar y cumplir. No estamos firmando cheques en blanco», dijo el presidente.
«Proponemos cambiar la estructura de bonos por otra que implique un período de gracia de tres años. El país no pagaría nada entre 2020 y 2022. Empezaría a pagar en 2023. Empezará con una tasa de interés de 0,5% e irían creciendo hasta niveles sostenibles», detalló el ministro.
La presentación técnica la hizo Guzmán en una mesa en una mesa que mostró unidad política en la residencia de Olivos: Cristina Fernández, Alberto Fernández, Rodriguez Larreta y Sergio Massa completaban el cuadro principal. A los lados, gobernadores del oficialismo y la oposición y el jefe de gabinete.

Evalúan con cautela

Para Lorenzo Sigaut Gravina, director de Ecolatina, los bonistas ya anticipaban que Guzmán avanzaría sobre esos tres ítems -período de gracia, quita de intereses y quita de capital nominal- y que, en todo caso, en la quita de capital nominal fue donde se tomó una decisión «bastante más suave de la esperada». «Sobre los otros dos puntos, la reacción dependerá de las expectativas previas. Algunos especulaban con un período de gracia incluso más largo, de cuatro o cinco años», comentó.
Sigaut Gravina consideró que, tal como fue presentada, «es difícil» que la propuesta sea aceptada por los bonistas, a menos que el Gobierno ofrezca algún «endulzante». Y apuntó: «Todavía tienen un plazo de 20 días para negociar y podría ofrecer un pago in advance, por ejemplo, aunque no es fácil de hacer, porque la Argentina tiene bajas reservas y necesitaría sumar un garante».
«Hay pocos detalles, pero es por ahora mejor de lo esperado», apuntó Diego Falcone, head portfolio manager de fondos de Cohen. «Una quita de capital promedio del 5% es mejor para los bonos cortos. El tema es que dice ‘promedio’. Puede ser nada de quita en los largos y te matan en los cortos. Y con los intereses al revés. Entonces, es malo para todos los bonos, pero viendo la reacción de los bonos, es mejor a la esperada», detalló.

Menos agresiva de lo que se esperaba

En el mismo sentido opinó el economista de Inversor Global, Diego Martínez Burzaco. » A priori la primera respuesta del mercado es positiva. Los bonos más cortos AY24D y AO20D están reaccionando positivamente», afirmó y consideró que la propuesta es una primera versión.
«No creo que los acreedores acepten libremente no cobrar nada durante tres años. Hay que ver si los intereses van capitalizando o no, si se reconoce algo de eso. Faltan detalles», agregó.
En tanto, el analista financiero Christian Buteler también juzgó que se trató de una oferta menos agresiva de lo que se esperaba, sobre todo desde lo que es la quita de capital que en un momento se temió que fuese más importante, aunque hay un fuerte recorte a lo que es la quita de intereses, mientras que el plazo de gracia ya se daba por descontado.
«El mercado parece haber reaccionado bien en principio. Por lo menos así lo dicen las cotizaciones. Igualmente que se trate de una oferta menos agresiva de lo esperado no significa que vaya a ser aceptada por los bonistas. Ellos tienen sus posiciones y la realidad es que si no habían presentado la propuesta hasta ahora es porque en las charlas preliminares se encontraban lejos de esta posición», consideró.


COMENTARIOS

Comments are closed.