OPINIÓN

El ataque a la camioneta de Massoni: ¿Una maniobra de ficción?


El Diario | Politica | Regionales | Seguridad

* Por R.Macdonald

Agosto de 2019. La mañana del lunes 19 se conocía que el vehículo oficial del por entonces ministro coordinador de Gabinete del Chubut y actual ministro de Seguridad, Federico Massoni, recibió siete impactos de bala en la puerta del acompañante.
El conflicto por los sueldos impagos de los empleados estatales ya estaba presente. Llevaba un mes, la provincia se encontraba paralizada, con docentes acampando frente al Ministerio de Educación. Los medios también hablaban del supuesto romance entre el gobernador Mariano Arcioni y la mediática Luciana Salazar.
“Se trató de un mensaje narco”, dijo Massoni cuando regresó de sus vacaciones en la cordillera. “No tengo ninguna duda”, aseveró. Y apuntó a “importantes golpes al narcotráfico que se dieron en la provincia”.
El vehículo en el que se trasladaba el funcionario, una camioneta Nissan Frontier de color blanca, estaba estacionado frente a su casa, en el barrio Covitre de Trelew.
La denuncia la hizo Alejandro Jofré, un policía asignado como chofer. Al momento del ataque no había personas en el interior del vehículo y el ministro Massoni tampoco se encontraba en su domicilio, estaba descansando en el Centro de Actividades de Montaña La Hoya. Incluso dijo que no sabía cuándo fueron efectuados. Según los policías, como los disparos fueron en la puerta del acompañante, “podrían no haberlo visto”. Y podrían haber sido entre el sábado por la noche y el lunes por la mañana.
“El chofer fue a buscar el vehículo a pedido mío el lunes para llevárselo y retomar la actividad el martes, una vez terminado el fin de semana largo y fue ahí cuando se dio cuenta, pero no necesariamente pudo ser en las horas previas”, describió Massoni.
Los siete impactos que recibió la camioneta eran calibre 22. Pero los vecinos del barrio no escucharon ningún disparo ni vieron nada sospechoso.
«Estamos revisando las cámaras de seguridad», explicó el jefe de la Policía, Miguel Gómez, en su momento. En la zona no hay cámaras de seguridad.
“En los días previos el ministro recibió algunos llamados y mensajes. Hubo información de escrache en su domicilio, pero de ahí a disparar contra el vehículo es otra cosa”, agregó Gómez, en declaraciones a la prensa.
La noticia sobre el atentado a Massoni no tuvo mayor repercusión. Los medios siguieron informando sobre el conflicto estatal y el supuesto romance entre Arcioni y Salazar. La investigación judicial, por su parte, cambió de dirección. La fiscal jefe de Trelew, Silvia Lucía Pereira dos Santos, tendría elementos que indican que se habría tratado de un autoatentado. Y habría encaminado la investigación en esa dirección.


COMENTARIOS

Comments are closed.