LA IMPLOSIÓN DE LA ECONOMÍA ACTIVÓ LA CUENTA REGRESIVA DE LA CUARENTENA NACIONAL Y PROVINCIAL. CHUBUT CON DEMASIADOS FRENTES ABIERTOS Y DECISIONES DELEGADAS. LA PEOR OPCIÓN ES NO PLANIFICAR

¿Cuál es la salida?


El Diario | Opinion

Por Trivia Demir

La semana cierra con un tema en el aire a nivel provincial: cómo comenzar con una apertura de cuarentena ordenada, cuando aún no hay definición económica ni financiera en puerta. Un tema que en el oficialismo esperan que esté mucho más claro después del 20 de mayo cuando la Argentina tenga respuesta de la deuda externa país, para poder comenzar a hablar de la provincial, para lo que falta literalmente demasiado, en términos de paciencia social. Para la gente, salir de sus casas para reencontrarse con la misma incertidumbre y caos económico, financiero, político y social sería directamente un cachetazo a sus ilusiones finitas. Ser un superviviente de esta ‘tercera guerra mundial bacteriológica’, para perecer por falta de conducción, podría ser una broma demasiada pesada del destino como para aceptarla mansamente. De allí la necesidad administrativa de capitalizar este ´recreo´ que le dio el virus a la política para encarar lo que viene.
De hecho, el escenario mundial y nacional ayuda a que se aplaquen las ansiedades provinciales, se valore más que nunca la periferia que ocupa geopolíticamente hablando el territorio chubutense, se pondere el medio ambiente prístino que ya debería ser considerado nuestro principal recurso natural, y se agradezca a ´deux´ la baja densidad poblacional que nos permite contabilizar apenas con los dedos de una mano los contagios en territorio. Todas características que alguna vez se consideraron políticamente negativas o condicionantes, y que hoy terminan siendo verdaderas fortalezas de supervivencia.
Más allá de todo, la efervescencia social, comercial y productiva empezó a sentirse por estos días en casi todas las ciudades de la provincia, exigiendo un plan político a corto y mediano plazo que debería estar ya sobre la hornalla. El variopinto esquema de decisiones ´peregrinas´ de varios Municipios dejó en evidencia un déficit importante de conducción a nivel provincial, con un excesivo garantismo de las autonomías municipales, que terminó traducido en el ámbito privado como debilidad política. Un tema que podría revertirse en el corto plazo, o instalarse definitivamente.
Además, el reinicio del frontoneo político, los tratamientos legislativos que efectivamente se retomarían en sesiones ordinarias que requiere trabajo de consensos previos, y la puesta en marcha del ordenamiento del estado que pidió la nueva administración nacional a las provincias subsoberanas para acomodar el déficit público, son temas centrales que ya comenzaron a rodar en algunos escritorios de Fontana 50, aunque con más interrogantes que respuestas. ¿Qué ´vuelo´ de planificación podrá mostrar la gestión del gobernador Mariano Arcioni?, lo definirá los resultados que pueda puntear en el ´haber´ operativo y resulten a la vista en el balance del primer semestre del año. Mientras que la tendencia prospectiva estará marcada por el nivel de conflictividad que perdure luego de ese lapso, y que será clave para los años siguientes.

Un problema común

La apertura no es sólo un tema clave para Chubut sino para todo el país. Como platea el columnista Eduardo Fidanza “El peor escenario no es la cuarentena eterna que destruye la economía, ni la salida abrupta y el desborde de contagios. El riesgo argentino es mentirnos, el deporte nacional. Que el Presidente y los Gobernadores adviertan sobre endurecimientos implacables de los controles, confinamientos totales, multas y otras admoniciones, mientras la gente lentamente ocupa las calles, sin medidas de contención ni planes de salida ordenados desde el Estado”.
“No es una profecía alarmista. Está pasando. Este lunes el uso de vehículos en la Capital creció un veinte por ciento. Son datos oficiales. En el Conurbano cada vez más sectores económicos están regresando al trabajo, de manera clandestina. Fábricas que apagan las luces del frente, que limitan a un turno la producción, que aducen estar trabajando en elementos esenciales para la pandemia. No son ‘vivos’, es gente desesperada porque se van a quedar sin empresa y sin trabajo. Se lo explicó el dueño de Dánica a Axel Kicillof: No tiene a quien venderle su margarina”, afirma el analista.

La retirada, lo más importante de una ´guerra´

“Sun Tzu es el lugar común de las citas políticas. Pero bueno, no sean malos y dejen que le metamos mano una vez más. En el Arte de la Guerra afirman que el momento más peligroso de la batalla es la retirada. Es el momento que exige más disciplina y cohesión, lo peor que se puede hacer es la desbandada, porque ahí te cazan como moscas. Una retirada ordenada salva vidas. La conversación en el mundo ya no es la pandemia, es cómo y cuando vamos a salir de la cuarentena.
España activó este lunes todos sus sectores económicos, menos turismo, gastronomía y espectáculos públicos. Millones de personas volvieron a trabajar. Es uno de los tres países donde más duro golpeó el virus. Logró bajar los picos de muertes diarias de 900 a 500 y abrió la cuarentena con 517 muertos. La reactivación económica no significa el fin del confinamiento, sino la salida administrada y con recaudos de aquellos trabajadores de actividades que no pueden hacerse desde la casa”, sostiene Fidanza. Por su parte «Macron anunció que el 11 de Mayo Francia pondrá en marcha su economía y agregó que después del verano, se reanudarán las clases. Una decisión arriesgadísima, ya que los colegios son los principales centros de contagio. Explicó que muchos chicos no tienen internet y entonces se están quedando afuera de la educación formal, lo que constituye una desigualdad intolerable. Francia tuvo este lunes 574 muertes por Coronavirus. El 11 de Mayo cuando retome la actividad, habrá transitado ocho semanas exactas de cuarentena total”.

Sin dramatizaciones

“La Argentina es de los pocos países que inició las medidas desde el extremo más duro en la etapa más temprana. Y los resultados se ven. Este lunes tuvimos tres muertes. Pero el clima -si es que influye- nos juega en contra: estamos entrando al invierno, estación que se supone favorece la circulación del virus. Esto presume un horizonte muy lejano de salida, en torno a septiembre.
La discusión no es sobre la efectividad de la cuarentena, de hecho Argentina es un buen ejemplo práctico de su eficacia. El desafío, es instrumentar una salida ordenada antes que la economía colapse y el daño social y hasta sicológico sea insoportable. No hay recetas mágicas y no es un camino unidireccional, pero necesitamos un plan de salida que de certezas. El mayor elogio que recibió Macron con su anuncio de este lunes fue que puso fechas a medidas concretas. Las sociedades necesitan, sobre todo, previsibilidad. La frase de Alberto Fernández, cuando anunció que extendía la cuarentena hasta el 26 de Abril y dijo ´ahí vemos´, es pragmática pero genera un nivel de incertidumbre que puede desorganizar a una sociedad que ya está atada con alfileres. Tenemos una economía que venía en recesión y puede mutar -si no lo hizo ya- a una depresión como no se ve hace décadas. Argentina no tiene la espalda de la Unión Europea, ni de la Reserva Federal, para navegar la caída con emisión de moneda dura. Acá se vive al día.
Entonces, el criterio médico es claro: sostener la cuarentena todo lo que se pueda, lo más estricto que se pueda. La intervención sobre esa recomendación es política, en el sentido más profundo. Una evaluación global sobre los límites de la sociedad y los riesgos que implica mover la aguja un poco más para un lado o el otro”, afirma LPO.

Autonomías, con pro y contras

Como plantea el analista, “la decisión de Alberto de descentralizar el costo de la decisión en los gobernadores puede tener cálculo político, pero es coherente con el diseño de un país que se dice federal. El riesgo es que active un juego de la gallina, donde unos y otros se devuelven la pelota, mientras eternizan la cuarentena”. Se podría agregar que del mismo modo, la decisión de Arcioni de que cada Intendente baraje su propia apertura y medidas recaudatorias ´excepcionales´, podría terminar de atomizar un poder de decisión que no está consolidado de ninguna manera. “Si se reclama federalismo y autonomía a la hora de discutir recursos, también deberían asumirse los riesgos de las decisiones en el límite. Este es el momento donde deberían aparecer los líderes”, dice Fidanza. Por acá esperamos apenas un plan austero, pero sobre todo puesto en palabras. De eso dependerá que los actuales gobernantes se conviertan luego de esta crisis sanitaria mundial, en héroes o villanos. Habrá que ver…

Fuentes: NA, LPO, propias


COMENTARIOS

Comments are closed.