AÚN NO HAY EVIDENCIAS QUE CORRAN MÁS PELIGRO QUE EL RESTO

Cómo deben cuidarse hoy los asmáticos


El Diario | Regionales | Salud

Desde que comenzó la pandemia del coronavirus, empezaron a circular miles de datos al respecto de cuáles eran las afecciones que podían preceder a la enfermedad, tanto en los medios de comunicación como en las redes sociales, lo que genera, en muchos casos temores desmedidos en relación a determinadas patologías crónicas o sobre sus tratamientos, que trae como principal consecuencia un mal manejo de las mismas.
En el caso de pacientes con Asma Bronquial no existe evidencia comprobada hasta la fecha que los pacientes con esta afección presenten mayor riesgo de infección por coronavirus que la población en general, pero la OMS indicó que padecer asma, así como también otras enfermedades respiratorias crónicas, ponen al paciente en un riesgo mayor al estar infectado.
Si bien no hay suficientes datos de COVID-19 en pacientes asmáticos, otras infecciones virales del tracto respiratorio (virus sincitial respiratorio, rinovirus, influenza A y B, para influenza, adenovirus y otros coronavirus) pueden provocar exacerbaciones de asma, lo que haría suponer que el SARS-CoV-2 (COVID- 19) también aumentaría el riesgo de crisis asmática en niños y adultos y como consecuencia aumentaría el volumen de consultas a salas de emergencias y de hospitalizaciones.
De todas maneras, es importante tener en cuenta que la evidencia cambia día a día, según se vaya actualizando el conocimiento que se tenga acerca del virus, por lo que estas afirmaciones y recomendaciones podrían ser revisadas y actualizadas periódicamente.

Recomendaciones

Teniendo en cuenta lo expresado anteriormente, la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria acerca algunas recomendaciones sobre el tratamiento habitual para pacientes con Asma.
Durante estos momentos de emergencia sanitaria es fundamental el cumplimiento estricto del tratamiento para poder tener un buen control de la patología de base.
No existe evidencia que demuestre que los tratamientos que se emplean para el mantenimiento del asma empeoren el pronóstico de la enfermedad COVID-19, por tanto, suspenderlos podría aumentar el riesgo de padecer exacerbación de asma.
Los pacientes no deben discontinuar su medicación de mantenimiento con corticoides inhalados, independientemente del tipo de dispositivo que utilicen (inhaladores presurizados multidosis [MDI] o polvo seco), o del esquema de tratamiento indicado (monoterapia o terapia combinada con broncodilatadores de acción prolongada).
En caso de estar recibiendo tratamiento con terapias biológicas, la misma no se deberá suspender y se sugiere la aplicación domiciliaria de las mismas.
No se recomienda el uso de nebulizadores (de cualquier tipo) por el alto riesgo de dispersión de partículas contaminantes. Para pacientes que disponen de este tipo de dispositivos como único tratamiento inhalatorio, se sugiere reemplazarlo por inhaladores de polvo seco o MDI con aerocámara.
Para pacientes con asma grave que reciben corticoides por vía oral como uno más de los fármacos de mantenimiento, no se recomienda su discontinuación.
Para pacientes con asma grave que tienen indicación de corticoides vía oral cómo uno más de los fármacos de mantenimiento, pero por alguna razón aún no lo estén utilizando se recomienda no iniciarlos y utilizar terapias con fármacos biológicos en su lugar.
Para todos los pacientes asmáticos se recomienda vacunación antigripal y antineumocócica.
El uso de barbijos caseros o cobertores faciales está sujeto a las mismas indicaciones actuales que el resto de la población. Es decir, quienes concurran a lugares públicos donde otras medidas de distanciamiento social sean difíciles de mantener como supermercados, farmacias, bancos, transporte público, etc.
Los cobertores de tela para la cara no se deben colocar en niños pequeños menores de 2 años, en cualquier persona que tengan dificultad para respirar en el momento en ese momento, o que esté incapacitado para sacarse el cobertor sin ayuda. Ver recomendaciones del ministerio de salud para más detalle. (https://www.argentina.gob.ar/coronavirus/barbijo).

¿Cómo actuar ante una crisis asmática?

La evaluación y el tratamiento para el manejo de las exacerbaciones de asma no cambio, pero es de suma importancia saber que los pacientes no se deben nebulizar.
Todos los tratamientos con broncodilatadores de acción corta deben ser administrados con dispositivos MDI con aerocámara.
Se puede utilizar corticoides sistémicos de forma habitual (VO o EV) y en dosis habitual, ya que no se ha demostrado que esto empeore el cuadro clínico o aumente la gravedad de infección por coronavirus.
Es recomendable que el paciente reciba por escrito un plan de acción para manejo domiciliario luego de la atención de emergencia, junto con las medidas para prevención de contagios recomendada por la OMS.
En caso que el paciente deba concurrir a una sala de emergencia deberá hacerlo con barbijo, y si fuera posible llevar su propio aerosol de rescate y cámara espaciadora.

¿Cómo cuidar los dispositivos?

En estos casos y cómo explicamos anteriormente adherir al tratamiento es de suma importancia, pero también es necesario cuidar y limpiar los dispositivos inhalatorios.
Se recomienda que si en el domicilio hay más de un paciente que utiliza medicación inhalatoria exista un uso individual de los dispositivos. Es decir que no se compartan. Asimismo, es importante limpiarlos diariamente con alcohol al 70%. Por último, las aerocámaras o cámaras espaciadoras deben ser de uso individual, y se sugiere lavado diario, ya que estas suelen ser de plástico, una de las superficies donde más persiste el coronavirus.
Finalmente, hacer hincapié en aprender las medidas de prevención, buscar siempre información valida a través de organizaciones e instituciones reconocidas como la OMS, el ministerio de salud, o las asociaciones científicas. De esta manera saber nos genera mayor seguridad, nos orienta y evita la confusión de la sobreinformación y las noticias falsas.


COMENTARIOS

Comments are closed.