A PARTIR DEL 1 DE ENERO EL IMPUESTO VOLVERÁ A IMPACTAR SOBRE LOS PRECIOS Y LA INFLACIÓN

Termina rebaja del IVA para alimentos y solo se mantendría para planes sociales


En un nuevo juego de marchas y contramarchas el Gobierno no mantendrá la exención del IVA en la compra de alimentos básicos que rige hasta este martes. Así a partir del 1 de enero estos productos volverán a pagar este impuesto -en la mayor parte de los casos con la alícuota del 21%- y esto se trasladará a los precios, presionando sobre la inflación.
Entre las opciones estarían analizando una prórroga parcial. Por ahora lo que está confirmado es que a fines de enero se podrá en marcha un reintegro de hasta $ 700 para los jubilados que cobran la mínima y para quienes perciben la AUH sobre las compras de alimentos y bebidas que realicen. Otra opción que se baraja es ampliar la cartera de precios cuidados.
Luego de la derrota en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), el ex presidente Mauricio Macri aplicó una serie de medidas económicas. Entre las mismas, una de las que más se destacó fue la exención del Impuesto al Valor Agregado (IVA) para los 13 alimentos que integran la Canasta Básica, iniciativa que tiene como fecha de vencimiento al día de mañana 31 de diciembre.
Puntualmente, luego de este resultado electoral, el 15 de agosto, se anunció formalmente la eliminación del pago del 21% en concepto de IVA para los principales productos de la canasta básica, con plazo hasta fin de año y para todas las marcas del mercado.
De esta manera, los productos que dejarán de estar exentos de este impuesto a partir de mañana son el pan, leche fluida y UAT (Ultra Alta Temperatura, u homogeneizada), aceite girasol y mezcla, pastas secas, arroz, harinas de trigo, polenta, rebozador y pan rallado, yerba mate, mate cocido y té, conservas de frutas, hortalizas y legumbres, yogures, huevos y azúcar. Todos volverán a tributar el 21%, excepto pan y harina que venían tributando el 10,5%.

Nuevas alternativas

Sin embargo, desde Casa Rosada están trabajando en distintas alternativas para compensar el impacto que tendrá el fin de la eliminación del IVA en los precios. Por ejemplo, consideran que mientras que la reducción del IVA abarca hoy a todos los sectores, sería más efectivo realizar una quita o devolución a través del sistema de tarjetas del Plan Alimentar, que está focalizado en los sectores de menores recursos y más desprotegidos.
Una de las opciones, aún no confirmada oficialmente, es que la medida sea reemplazada por la devolución de IVA por 700 pesos a todos los beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y jubilados e incluso al resto de los planes sociales.

Sin descuentos

Pero, además, para el resto de la población, se buscará aliviar el impacto directo en los precios de estos productos, que incluyen alimentos tan esenciales como la leche, a través del relanzamiento de Precios Cuidados, cuyas negociaciones se están llevando adelante con los actores del sector (supermercados, cámaras y empresas).
En esas reuniones, según trascendió, la Secretaría de Comercio de la Nación mostró indicadores de evolución de algunos precios de los últimos dos meses que llamaron la atención: los productos que se vieron favorecidos por la reducción del IVA, a los pocos días ya salían más caros que en las semanas previas a la medida.
“La quita de IVA abarca a 13 categorías de productos básicos y los productos que se elijan para armar la canasta de Precios Cuidados van a salir de ahí, pero lo más difícil es cómo van a regular ese aumento”, analizaron desde el sector.

Alza en las ventas

“El programa de quita impulsó al alza las ventas de los productos de la canasta básica incluidos, en un contexto donde esa categoría está con caída de 0,5 % interanual. En varios casos, permitió que la evolución de precios se pueda efectuar en forma más rápida superando el 21% de aumento. Esos productos podrían estar en promoción y descuentos durante un tiempo por que el efecto será el inverso, de una caída que puede ser grande”, estimó Damián Di Pace, titular de la consultora Focus Market.
“Lamentablemente se va a trasladar a los precios. Salvo que las ventas caigan demasiado y las empresas moderen el traslado. Esos productos de consumo masivo son los que habían tenido fortísimos aumentos”, indicó Héctor Polino, fundador de Consumidores Libres.
Vale destacar que el IVA es el impuesto que más recauda y representa entre 7,5% y 8% del total del Producto Bruto Interno (PBI). “La medida de reducción del IVA se dictó una situación de emergencia por la alta inflación en el sector de los alimentos, pero benefició a gente que no lo necesita. Es más justo, aunque lleva más tiempo, un sistema donde se le devuelva el IVA a quienes más lo necesitan en el momento de la compra. Lo que también genera más formalidad en la venta de esos productos”, destacó César Litvin, especialista en temas tributarios y titular del estudio Lisicki Litvin & Asociados.
En el caso de decidir una prórroga de la eliminación del IVA, los especialistas advierten que debería realizarse a través de una ley del Congreso. Aunque, en este caso, como la eliminación no pasó tampoco por el Congreso cuando se implementó en agosto pasado, podría no ser necesario. “En determinados casos, el legislador delega en el Poder Ejecutivo”, señalo Litvin.

Fallo que benefició a Chubut

En este contexto vale recordar que el Gobierno Nacional tuvo que pagarle a las provincias por un fallo de la Corte Suprema que lo obligó a absorber todo el costo fiscal que produjo la quita de IVA a los alimentos. Con esta sentencia, el máximo tribunal judicial de nuestro país obligó a que el Poder Ejecutivo central no tome medidas que afecten los montos de coparticipación hacia las provincias.
Según destacaron desde el Gobierno de Mauricio Macri, en ese entonces, los cálculos oficiales de la transferencia dirigidas a 15 provincias alcanzaron a los 30.000 millones de pesos. Puntualmente, ese monto fue para recomponer a los distritos que judicializaron el paquete de medidas que impactó en el ritmo de los fondos automáticos que son recibidos por parte del Gobierno Nacional, entre los que se encontraba Chubut.
La judicialización se hizo con el argumento de que las provincias consideraron que la eliminación del componente de IVA y las modificaciones que se desarrollaron en el Impuesto a las Ganancias, los dos tributos más significativos de la coparticipación federal, eran medidas inconstitucionales y que confrontaban con el ordenamiento jurídico vigente en nuestro país.
En tanto, la Corte Suprema de Justicia de la Nación le dio la razón a las provincias durante los primeros días de octubre, emitiendo una sentencia en la que exigió que el costo fiscal de estas medidas tenía que ser absorbidas, íntegramente, por el Tesoro Nacional.
Como consecuencia de esto, desde Casa Rosada se solicitó una aclaratoria para poder determinar los alcances técnicos del fallo, aunque el máximo tribunal judicial de nuestro país desestimó este pedido, asegurando que el cálculo tendría que haber sido realizado el propio Gobierno Nacional antes de implementar la medida.
Vale recordar que las 15 provincias incluidas en el fallo fueron Catamarca, Chubut, Entre Ríos, Formosa, La Pampa, La Rioja, Misiones, Salta, San Juan, San Luis, Santa Cruz, Santa Fe, Santiago del Estero, Tierra del Fuego y Tucumán.

Menna cuestionó que Chubut frene la demanda contra Nación

“Este 31 de diciembre vence la exención del IVA a los alimentos de la canasta básica y la baja de Ganancias a la cuarta categoría (salarios), dispuesta por los decretos 567/19 y 561/19. El Gobierno Nacional no prorrogó la medida. Esto constituye una suba impositiva que se suma a aumentos tributarios y nuevos impuestos, y al congelamiento de jubilaciones de la Ley de Emergencia”, señaló el diputado nacional Gustavo Menna (UCR-Chubut), a través de Twitter.
“A su vez, Nación y provincias suspendieron el Consenso Fiscal. Así, queda sin efecto la baja gradual de Ingresos Brutos comprometida en 2017”, agregó.
Menna recordó que “muchos gobernadores habían cuestionado en la Corte Suprema de Justicia la exención del IVA, y lograron una medida cautelar exprés para que Nación compense la supuesta caída de la coparticipación. Ahora que cambió el signo político del Gobierno Nacional los que plantearon ese juicio (por ejemplo Chubut) se comprometieron a suspender por un año el juicio”.
“Parece que los argumentos de defensa de la Provincia ya no corren. Y que, como sobran los recursos y se pagan los sueldos en tiempo y forma, ya no es necesario reclamar judicialmente por recursos coparticipables”, ironizó Menna.
“Claramente resultan tres perdedores: los consumidores, con productos más caros; los contribuyentes, pagando más impuestos y la Provincia que resignará un reclamo judicial en el que había obtenido una medida cautelar favorable”, finalizó el legislador.


COMENTARIOS