COMENZARÁ EL 2 DE MARZO Y SE ESPERAN EXTENSAS AUDIENCIAS

Son 48 los procesados que irán a juicio por la causa narco “Arenas Blancas”


El Diario | Judiciales | Puerto Madryn

Una de las causas más resonantes relacionadas con el narcotráfico en Puerto Madryn, finalmente irá a juicio con casi medio centenar de procesados. Se trata de Arenas Blancas, un complejo entramado que inició el 12 de septiembre de 2014, cuando una comitiva integrada por más de cien policías realizaron un total de 67 allanamientos en diferentes ciudades del país, con epicentro en Puerto Madryn, Puerto Pirámides, Trelew, Playa Unión, y también en Lomas de Zamora, Esteban Echeverría y Monte Grande, estas últimas tres en la provincia de Buenos Aires.
Desde el conurbano bonaerense, según arrojó la investigación, se proveía de los estupefacientes a la banda que, a ciencia cierta, habría operado durante más de diez años en la zona, con un saldo de tres homicidios a cargo de sicarios y un “apriete” sufrido por un testigo protegido que fue sacado de la ciudad e implicó la detención de uno de los procesados con residencia en la localidad del Golfo.

Más de 30 testigos

De este modo, la que fuera considerada la causa más grande de narcotráfico en la historia de la ciudad, finalmente irá a juicio el próximo 2 de marzo con un total de 48 procesados, de los cuales la mayoría se encuentra en libertad ambulatoria, al tiempo que algunos de ellos también se encuentran vinculados a causas menores, aunque de importante envergadura, como Tridente del Golfo y Conejo Verde.
En total declararán 34 testigos, luego de que en la audiencia preliminar se descartaran elementos de la causa, en el marco de la prueba producida por las partes; ahora, deberán comparecer ante la Justicia los 48 individuos procesados, en una primera audiencia que se llevará adelante en el Casino de Oficiales de la Unidad 6 de Rawson.

Testigo amenazado

Si bien se estima que el proceso judicial será mucho más extenso de lo previsto, el juez Enrique Guanziroli presidirá el Tribunal Unipersonal, en una rueda de audiencias que comenzará del 2 al 6 de marzo y que continuaría del 16 al 20 del mismo mes.
En virtud de la cantidad de personas procesadas y testigos que deben prestar declaración, las maratónicas jornadas podrían implicar un juicio más largo de lo esperado.
En octubre del año pasado, uno de los implicados en la causa, con residencia en un barrio de la zona sur de Puerto Madryn, fue detenido tras determinar que había amenazado a un testigo protegido, en un procedimiento llevado a cabo por personal de la División Policial de Investigaciones (DPI) de Rawson; el hombre fue trasladado a la U6 de Rawson, mientras que el damnificado fue llevado a otra ciudad por temor a represalias; incluso, la situación dejó expuesto el programa de Protección de Testigos, ya que se trataba de una persona considerada “clave” y cuya identidad, si bien es de carácter reservado, evidentemente trascendió y llegó hasta uno de los procesados, que finalmente lo amenazó.

Enterraban el dinero en sus casas

El hecho que motivó los procedimientos que derivaron en las detenciones, en el año 2014, fue el hallazgo de unas 500 tizas de cocaína enterradas en una cantera en las afueras de la ciudad; esto ocurrió días antes de los 67 allanamientos que determinarían el desbaratamiento de la banda, que habría continuado operando a través de otras estructuras y ramificaciones, las cuales a su vez derivaron en procedimientos como Conejo Verde y Tridente del Golfo; esta última, con una rimbombante cantidad de procedimientos y detenidos, pero que finalmente quedó prácticamente en la nada.
“La banda de los cordobeses”, denominación coloquial endilgada a la asociación ilícita por parte de la Justicia Federal, ya venía siendo investigada y, a partir del hallazgo de las quinientas tizas de cocaína, el entonces juez federal de Rawson, Hugo Sastre, debió acelerar el proceso y ordenar los operativos.
En los allanamientos incautaron varios autos de alta gama, entre ellos un BMW Z2 coupé, un auto de Rally, un Mercedes Benz, varios camiones, dinero en importantes cantidades en moneda argentina, estadounidense y europea; y también se conoció que los ahora procesados enterraban el dinero en las propias viviendas donde residían, las cuales presuntamente habían sido adquiridas utilizando dinero que provenía del tráfico de estupefacientes.

A sangre y fuego

Varios fueron los homicidios ligados a la causa, entre ellos el de Gustavo Machado, ocurrido el 16 de enero de 2017 en el barrio Alta Tensión; allí, un sujeto que luego sería detenido y condenado, llamó a la puerta de su vivienda y, al ser atendido, le descerrajó varios disparos y escapó.
Machado permanecía con prisión domiciliaria tras una serie de allanamientos vinculados al robo de ganado en Madryn y Trelew, de cuya banda responsable formaba parte; asimismo, era investigado por presuntamente haber descartado un bolso con cocaína valuada en 250 mil pesos unos metros antes del control policial de Arroyo Verde, por lo que la principal hipótesis es que su homicidio podría ser un ajuste vinculado a ese hecho, enmarcado en la causa Arenas Blancas.

Ajustes narco

Por otro lado, Jorge Darío Huenchueque fue ultimado de cinco disparos en un presunto ajuste, el cual no arrojó detenidos porque los investigadores no pudieron dar con testimonios de los vecinos de la víctima, que fue asesinada en su vivienda.
El hombre permanecía en libertad aunque ligado a la causa Arenas Blancas como presunto “dealer”.
En tercer orden, Rubén Orlando “El Negro” Larsen fue asesinado en el barrio Pujol y por el hecho hubo dos hermanos investigados, involucrados a la causa.
De este modo, el resonante expediente llegará a juicio después de más de cinco años, varios homicidios y la mayoría de los procesados en libertad, teniendo en cuenta que a principios de 2017 se habían vencido los plazos de las prisiones preventivas que pesaban sobre la mayoría de ellos.


COMENTARIOS

Comments are closed.