PRESIONADO POR LA OPOSICIÓN, ALBERTO ANUNCIÓ UN PROYECTO PARA ELIMINAR LAS JUBILACIONES DE PRIVILEGIO LO ANUNCIÓ CUANDO LA OPOSICIÓN DEL SENADO SE NEGABA A HABILITAR EL TRATAMIENTO DE LA EMERGENCIA, QUE EXCLUYÓ A JUECES Y DIPLOMÁTICOS DEL CONGELAMIENTO PREVISIONAL.

Será justicia


Alberto Fernández tuvo que ampliar las sesiones extraordinarias para tratar la derogación de las jubilaciones de privilegio, después de la polémica por las excepciones al congelamiento de la movilidad previsional a regímenes especiales como el de jueces, diplomáticos y rentas vitalicias de ex presidentes, en la ley de emergencia aprobada esta mañana en Diputados.
El debate accidentó el debut de Cristina Kirchner como presidenta del Senado, porque el bloque de Juntos por el Cambio demoró la habitación del tratamiento de la emergencia, pese a que había asumido el compromiso de aportar los dos tercios para debatirla sin pasar por comisiones, lo que hubiera demorado la sesión una semana.
La excusa del jefe radical Luis Naidenoff fue que la hora de convocatoria, a las 16, el proyecto no había entrado formalmente en el Senado con las modificaciones de madrugada y nadie había podido leerlo.

Otra sesión maratónica

Pidió un cuarto intermedio de dos horas y después de aprobarse la suspensión del consenso fiscal reclamada por todos los gobernadores, el oficialismo le concedió media hora menos con el compromiso de volver a sus bancas en el 19.
Nunca aparecieron, pero la ausencia fue funcional a la reanudación del debate y la segura sanción de la ley en la madrugada del sábado. Hubo una fuerte interna entre los cambieistas que querían cumplir el compromiso, liderados por los jefes Naidenoff y Humberto Schiavoni (PRO); y los que querían frustrar la sesión, como Martín Lousteau y macristas duros como Alfredo De Angeli, Gladys González y Laura Rodríguez Machado.
Minutos antes del receso, Anabel Fernández Sagasti, vicejefa del bloque Todos y mano derecha de Cristina en el recinto, pidió la palabra para informar que Alberto Fernández había anunciado por twitter que ampliaba las sesiones extraordinarias para tratar un proyecto que derogue las «jubilaciones de privilegio (Poder Judicial y Cuerpo Diplomático)».
Excluyó, al menos en su tuit, al resto de los regímenes especiales beneficiados en la emergencia (docentes, profesores universitarios, científicos y militares, entre otros), en un artículo que el oficialismo de Diputados justificaba para evitar litigios judiciales.
Su reacción fue para que no peligre la sesión del Senado y anticiparse a proyectos que la oposición empezaba a circular para eliminar las jubilaciones de privilegio con un show propio en el Congreso.

Congelamiento para algunos

No logró evitar la presión inmediata de la oposición que reaccionó ante la ratificación de las jubilaciones más onerosas en la misma ley que congeló la movilidad previsional por un semestre, a la espera de anuncios presidenciales.
Cristina supo del anuncio presidencial cuando Fernández Sagasti se le acercó al estrado para hablarle al oído y luego le dio la palabra para que haga suyo el anuncio presidencial y aclarara que los ex legisladores no cobran jubilaciones especiales.
La ex presidente no había tenido una tarde fácil: la demora en la llegada del proyecto la obligó a demorar la sesión de las 14 a las 16 horas y la tensión siguió en el recinto cuando seguía sin aparecer. Tuvo que hacer tiempo con los jefes de bloque en la reunión de labor parlamentaria.
El Frente de Todos consiguió quorum con la mayoría propia que ostenta y flamantes aliados como el ex gobernador de Río Negro Alberto Weretilneck y la neuquina Lucila Crexell, que también fueron los primeros en aparecer cuando la sesión se reanudó y el resto de la oposición no aparecía.

Discriminatorio

La polémica se desató porque en el proyecto aprobado en la mañana del viernes en la Cámara de Diputados se exceptuó a los jueces, diplomáticos y expresidentes de la suspensión de la fórmula jubilatoria por 180 días, como el resto de los regímenes.
Ante esta situación, el radical Julio Cobos anunció en el recinto que su bloque presentó un proyecto de ley aparte para que este sector quede incluido en el “congelamiento” de la fórmula, ya que de lo contrario se estaría cometiendo un acto “discriminatorio” para con el resto de los sectores.
El radicalismo presiona con este proyecto alternativo en caso de que el Frente de Todos no acepte introducir modificaciones a la emergencia aprobada en Diputados.

El lunes arranca la revisión

En el marco de lo previsto en el proyecto de ley de Emergencia Económica, Alberto Fernández convocó para este lunes a una comisión para avanzar contra los regímenes especiales, con eje en los haberes de jueces y embajadores, y anunció que el proyecto será enviado para su tratamiento en las sesiones extraordinarias. Es decir, para eliminar jubilaciones de privilegio o que, de mínima, tengan el mismo tratamiento de congelamiento que el resto y que no queden exceptuadas de la nueva ley.
Así lo confirmaron altas fuentes oficiales. El jefe de Estado instruyó al ministro de Economía, Martín Guzmán, para que equipos técnicos y economistas especialistas en la materia evalúen los mecanismos necesarios «para poder limitar y eliminar regímenes de privilegios», precisaron esas fuentes.

¿Qué implica el anuncio de Fernández?

En el Gobierno aseguraron que «la decisión política» de implementar cambios “ya está tomada”, aunque expusieron que el alcance del proyecto se definirá en el ámbito de la comisión. Una posibilidad concreta es que las sesiones extraordinarias, que en principio habían sido convocadas hasta el 31 de diciembre se prorrogue, de manera tal que el Congreso sesione durante el mes de enero.
Si bien los haberes de jueces y embajadores serán los primeros en ser analizados y se elaborará un proyecto que irá de inmediato al Congreso, fuentes de Presidencia no descartaron que se amplíe a otros altos rangos de la Administración Pública. «En la comisión se van a estudiar todos los haberes especiales», indicaron.
Los equipos que supervisará Guzmán comenzarán a trabajar el fin de semana, pero el primer encuentro será el próximo lunes, aún con sede y horario a confirmar.
La decisión de Alberto Fernández se da en medio de la polémica que se generó a partir de que durante la discusión en la Cámara de Diputados, los legisladores decidieran mantener al margen del congelamiento de jubilaciones a ex presidentes, jueces y fiscales, que seguirán con la movilidad jubilatoria como hasta la aprobación del proyecto.

Evitar juicios contra el Estado

«No es una marcha atrás. Esto está en el marco del proyecto que se votó en Diputados», aclararon las fuentes del Gobierno. La idea del trabajo de la comisión, según la instrucción que dio el Presidente, es evitar juicios contra el Estado.
Ese fue, precisamente, el argumento que dieron en el Gobierno para justificar porqué no se dio luz verde a que el Congreso limitara los regímenes especiales en el proyecto de Emergencia Económica. «Es un tema que requiere un análisis en profundidad para evitar cualquier perjuicio contra el Estado por una avalancha de juicios», explicaron.
Antes de hacer el anuncio, Alberto F. se reunió con el titular de la Cámara de Diputados, Sergio Massa; quien condujo la sesión en la que la Emergencia Económica obtuvo media sanción. Acompañado por el diputado Darío Martínez, miembro informante del proyecto, el tigrense le transmitió al jefe de Estado un balance de lo fue el debate en el recinto, donde la oposición planteó duras críticas porque jueces y políticos quedaron exceptuados del alcance del congelamiento.
“Convoquemos ya para que no queden dudas de que no queremos beneficiar a ningún sector”, les dijo el mandatario, advertido de la necesidad de dar una señal. Así, según juran en Casa Rosada, un rato después fue él mismo quien escribió el hilo en Twitter en el que confirmó su voluntad de avanzar sobre los regímenes especiales.

Fuentes: LPO, Parlamentario, otras


COMENTARIOS