EXPLICÓ QUE ES UNO DE LOS PRINCIPALES CAUSANTES DE DISTINTOS TIPOS DE CÁNCER

Estilista e instructor nacional advirtió sobre el uso de formol en peluquerías


El Diario | Entrevistas | Puerto Madryn

El estilista y docente Peter Aravena, quien participó como jurado durante la competencia internacional de peluquería llevada a cabo en Puerto Madryn el fin de semana, analizó la actualidad del segmento y se refirió a tres problemáticas puntuales, transversales al trabajo de los estilistas: las peluquerías clandestinas, las falencias en la formación y la utilización de formol en muchos tratamientos y su consecuente afectación a la salud de los clientes.
Aravena es instructor a nivel nacional y director de Estilistas VIP Academy, una escuela ubicada en General Villegas, provincia de Buenos Aires, además de pertenecer el Grupo de Maestros Nacionales y dedicarse, desde hace treinta años, exclusivamente a la docencia dentro del área profesional de peluquería.
A su vez, a pesar de que existe legislación respecto de la formación y certificación de estilistas, advirtió que solamente una provincia en el país se encuentra adherida a la Ley, “ya que el hecho de que haya más peluquerías es, en definitiva, una forma de que haya más bocas para que las grandes empresas vendan sus productos, esa es la realidad”.
También, mencionó que la inhalación de gases de formalina durante tratamientos de belleza “a lo largo del tiempo, provoca tres tipos de cáncer, de tráquea, de pulmón y leucemia”, agregando que “las mujeres embarazadas o que estén amamantando no deberían realizar estos tratamientos, porque pueden traerle serios problemas al bebé”.

Diario: – Una problemática puntual del sector está relacionada con la formación y el marco legal de las capacitaciones. ¿Qué normativas rigen actualmente y cómo se aborda esta cuestión?

Peter Aravena: Nosotros, un grupo de más de treinta maestros a nivel nacional, estamos luchando para que se comience a regular, porque cualquiera dicta clases de peluquería en un mes. Esta semana, casualmente, estaba viendo en Facebook a una persona que publicitaba un curso de diez clases para ser peluquero. Y no se puede ser peluquero en diez clases. Nosotros estamos programando un nuevo plan de estudios, que hasta el momento abarcaba de nueve meses a un año para la peluquería básica; ahora, la estamos nivelando a dos años. El primero, con un nivel de asistente avanzado y el segundo, recién, como peluquero unisex. Pero hay mucha gente que dicta clases sin ser instructor, hay peluqueros en este momento que están dictando cursos de instructor, lo cual no es legal ya que ese curso lo dicta un psicopedagogo, no un peluquero. Y esto está pasando porque no hay una regulación dentro de la educación en el área de belleza y peluquería.

D: – Existe la Ley 7.190, reglamentada por el Decreto 3.098 del año 1983, pero pocas son las provincias que han adherido. ¿Por qué se da este escenario?

PA: En este momento hay una sola provincia, que es Entre Ríos, que tiene regulada la Ley a nivel profesional. Allí, la peluquería no es un oficio, dejó de serlo para convertirse en una profesión, y tienen un Colegio Profesional de Peluqueros, como sucede también con la medicina, la abogacía y otras disciplinas. Esto va a tener fuerza el día que salga a nivel nacional, pero hay muchos intereses creados para que la Ley no se apruebe, ya que cuanto más de peluquería existan, las grandes empresas también tienen más bocas para vender sus productos, esta es la realidad.

D: – ¿Hasta qué punto esta informalidad puede llegar a tener un impacto en la salud de los clientes? Es decir, por la falta de profesionalización y, en primera instancia, por la utilización de formol en los tratamientos.

PA: Puntualmente, se está usando desde 2004 en Argentina el formol en los alisados, en el botox y en los shock de keratina, y estos dos últimos no deberían tenerlo, ya que la keratina ionizada existe y se puede hacer, pero sin formol. El botox también. Lo que sucede es que le colocan formol, ya que lo que este hace es “dormir” la fibra capilar, por eso alisa el cabello de forma diferente. Sin embargo, a lo largo del tiempo, esto trae tres tipos de tumores: de tráquea, de pulmón y leucemia. No es que lo diga yo, sino los médicos; el solo hecho de andar inhalando los gases de formalina, que es lo que produce el formol a través del brashing, automáticamente a través del tiempo trae muchos problemas, inclusive a la mujer que está embarazada. También, a la que está amamantando, ya que puede traerle muchos problemas al bebé. A veces piensan que, una vez nacido el niño, se pueden hacer alisado, pero ello no es posible ya que al estar amamantando, es riesgoso hacerse un shock de keratina, botox o alisado porque eso va a dañar al bebé.

D: – ¿Hay campañas de concientización para desalentar el uso de estos compuestos químicos?

PA: En realidad, nunca apareció nada a nivel general. Sí, aparecieron medios de prensa tomando el tema, que en su momento los sacaron, al tiempo que el Estado o la ANMAT han hecho investigaciones en algunos de los salones de peluquería más importantes de Buenos Aires, e incautaban los productos que tenían formol. Pero después de hacerlo, a la semana el dueño del salón volvía a comprar el producto, porque todos conocen la fórmula de un alisado o un shock a base de formol. Se creó en Brasil, a principios del año 2000, y llegó a nuestro país en 2004. Y, automáticamente, cualquiera lo prepara, esa es la realidad. De todos modos, sí ha pasado que anteriormente el formol se vendía mucho en las farmacias al 38 por ciento, al 30, al 20 y al diez por ciento, pero ahora solamente pueden hacerlo al diez por ciento. Eso es lo que está sucediendo en este momento.

D: – Haciendo un paneo del circuito en Puerto Madryn, ¿con qué realidad se ha encontrado?

PA: En principio, participé como jurado en este campeonato internacional que se realizó a nivel local, y lo que vi es un muy buen trabajo de muchos colegas y alumnos de escuelas de Chubut, que realmente están trabajando bastante bien. Pero también pregunté, a muchos de ellos, si en sus localidades seguían trabajando con el formol y todos me decían que sí, que el formol sigue existiendo en muchísimos salones de la provincia, como ocurre en todo el país. La gente no toma conciencia y el peluquero tampoco. En los últimos siete años perdí cuatro amigos jóvenes, menores de 50 años, por la inhalación de los gases de formalina: dos con cáncer de pulmón, otro con cáncer de tráquea y el cuarto con leucemia.

D: – Son varias las “luchas” que llevan adelante, pero hoy día con pocos resultados en términos generales.

PA: Están el tema de la docencia y el formol, y seguimos en esta lucha, no podemos dejarla. Esperamos que, con este cambio de gobierno nacional, desde el área de educación se preocupen y que también lo hagan desde la salud, para cerrar las peluquerías que usan formol y no dejar que cualquier persona dicte cursos de peluquería si no es un docente habilitado.


COMENTARIOS

Comments are closed.