EN UN CONTROL OPERATIVO EN LA RUTA

Detuvieron a un sujeto que intentaba ingresar éxtasis a Puerto Madryn


El Diario | Puerto Madryn | Seguridad

En el marco de los distintos procedimientos que realizan las fuerzas policiales en la antesala del fin de año, personal de Gendarmería detuvo a un individuo que conducía desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) con destino a la ciudad del Golfo, con más de 100 pastillas de éxtasis.
Según presumen las autoridades, el destino final de la droga era Puerto Madryn; los estupefacientes estarían valuados en casi 100 mil pesos, y se trata de un tipo de sustancia normalmente comercializada en el ámbito de la música electrónica y las discotecas.
En otro operativo, gendarmes incautaron hongos alucinógenos conocidos como “cucumelo”; en este caso, el Psilocybe cubensis, que es el nombre científico de la especie, genera un efecto psicotrópico en base a la psilocina y la psilocibina, químicos que posee. Se secuestró un total de seis hongos, totalizando nueve gramos, y se labraron las actuaciones judiciales pertinentes, al tiempo que el individuo que se disponía a trasladarlos fue imputado y luego puesto en libertad ambulatoria; intervino el Juzgado Federal de Rawson.

Requisa, secuestro y detención

En el primer caso, el individuo se desplazaba a bordo de un vehículo cuyas especificaciones no trascendieron, y cargaba consigo una bolsa que, tras ser requisada, arrojó un total de 146 pastillas de éxtasis.
En el marco del procedimiento, realizado a la altura de Sierra Grande, tras verificar el contenido, los gendarmes detuvieron el sujeto, que fue trasladado a una dependencia mientras se requerían las actuaciones judiciales pertinentes.
Según el reporte oficial, el auto se dirigía a la ciudad chubutense desde la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA); el conductor, de nacionalidad argentina, quedó a disposición del Juzgado Federal de Viedma.

Droga de diseño

El pasado 21 de diciembre, personal de la Policía Federal Argentina (PFA), cuya División Antidrogas funciona en Puerto Madryn, incautaron una cantidad no especificada de éxtasis y otras drogas en varios controles vehiculares, y según la hipótesis de los investigadores, la droga tenía como destino la zona de boliches local.
Según información recabada, cada pastilla se comercializa en la ciudad del Golfo a un precio de 600 pesos la unidad, lo que arroja un total de aproximadamente 90 mil pesos para la cantidad incautada en el último operativo realizado por la Gendarmería.

De diseño

El destino de este tipo de droga suelen ser las fiestas electrónicas y algunos boliches; la droga sintética provoca alteraciones en el estado de ánimo y la percepción, y frecuentemente conlleva al riesgo de deshidratación de los consumidores.
Además, su composición química es similar a la de algunos estimulantes y alucinógenos, generando una sensación de aumento de la energía, placer y calidez emocional, sin mencionar que otro de los efectos es la distorsión en la percepción sensorial y temporal.
También conocida como MDMA por su denominación química (3,4-metilendioxi-metanfetamina), también es llamada “Molly”, en relación a su composición “molecular” y suele ingerirse en cápsulas o tabletas.

“Testeos” encubiertos

Este tipo de droga, de alto riesgo para quienes la ingieren, incrementa la actividad de tres sustancias químicas en el cerebro; en primer lugar, la dopamina, que aumenta la euforia y genera una mayor energía y actividad.
En segundo orden, aumenta la producción de norepinefrina, que acelera la frecuencia cardíaca y eleva la presión sanguínea, algo riesgoso para las personas que sufren de cardiopatías o problemas circulatorios.
Finalmente, el incremento en la producción de serotonina afecta el estado de ánimo, el apetito, el sueño y otras funciones, y también activa hormonas que afectan la excitación sexual y la confianza; la liberación de grandes cantidades de serotonina es probablemente lo que genera la denominada “cercanía emocional”, un estado de ánimo elevado y la empatía que sienten las personas que consumen MDMA.
No obstante, a diferencia de otras ciudades donde la variedad en la comercialización de este tipo de drogas sintéticas es amplia, según se indicó, la provisión de éxtasis “genérico”, del cual poco se sabe respecto de su origen, también conlleva a presumir que, como ha ocurrido en varias ocasiones con saldo trágico, quienes comercializan dicha sustancia ilegal puedan hacerlo en versiones cuyos efectos son impredecibles, lo que se conoce como un “testeo” encubierto sobre los consumidores, con los riesgos para la salud que ello acarrea.


COMENTARIOS

Comments are closed.