COMODORO RIVADAVIA ES LA CIUDAD PEOR POSICIONADA DE TODO EL PAÍS

Administración Pública: Las mujeres cobran un 9% menos que los hombres


Pese a las mejorías que se dieron en estos últimos tiempos, la brecha de género en Argentina sigue siendo considerable y preocupante. De hecho, en uno de los “formadores laborales” más grandes de la Argentina hay una diferencia de casi 10 puntos porcentuales. Específicamente, en la Administración Pública de nuestro país, las mujeres cobran un 9% menos que los hombres.
Según el informe correspondiente al segundo trimestre del año en curso, elaborado por el departamento de Estudios Estadísticos de la Superintendencia de Riesgos del Trabajo (SRT), en esta actividad económica se desempeña un 30% de mujeres y un 14% de hombres. Dicho porcentaje surge del total de trabajadores que se encuentran bajo el sistema de riesgos del trabajo de acuerdo a las actividades con mayor cobertura.
Además de los empleados públicos a nivel nacional, la información también alcanza a los trabajadores provinciales y municipales, dependientes de empleadores que gestionan diversos sectores como educación, salud, fuerzas policiales, administración pública, entre otros.
Otro dato a destacar se ve reflejado en la actividad “Construcción de edificios y sus partes”, donde cada 21 hombres, sólo una mujer trabaja en esta categoría. Sin embargo las estadísticas señalan que estas perciben una remuneración 33% mayor que los varones.
En cuanto a la accidentabilidad que incluye a las enfermedades profesionales y los accidentes laborales, del total de casos notificados el 70% afectaron a la población de varones mientras que el 30% fueron casos donde se vio involucrada una trabajadora.
Los casos de fallecimiento por contingencias llegaron a 138 trabajadores, de los cuales el 90% fueron hombres y 10% mujeres. El 92% de los accidentes mortales de trabajadoras fue como consecuencia de accidentes “in itinere”, mientras que en la población de varones el 54% fue por accidentes de trabajo, y el 46% por accidentes en el trayecto.

Discusiones judiciales

En relación a la litigiosidad del sistema de riesgos del trabajo los datos del 2do trimestre de 2019 arrojan que se notificaron un total de 17.682 juicios, en el cual un 80% de los casos los demandantes son trabajadores y sólo un 20% son trabajadoras.
En los juicios donde las mujeres son las demandantes el 91% trabaja en unidades productivas y 9% se desempeñan en casas particulares. Asimismo, se registró que cuando el demandado fue un organismo público/sociedad del estado, las mujeres iniciaron acciones legales en un 21%, mientras que en los varones la cifra desciende a 11% del total de todos los juicios registrados.

Situación preocupante en Chubut

En este contexto, vale recordar que la desigualdad en los salarios se registra en todas las categorías y crece en los cargos jerárquicos y entre las cinco provincias con mayores diferencias se encuentran Santa Cruz y Chubut.
En Argentina, las mujeres ganan en promedio un 26% menos que los varones, teniendo en cuenta también el sector privado. Esta diferencia se registra en todas las categorías ocupacionales, y es aún mayor para los cargos de jefatura, donde la diferencia llega hasta un 30% en promedio.
Aunque cuenten con el mismo nivel de instrucción o incluso mayores credenciales educativas que el hombre, al incorporarse al ámbito laboral las mujeres no acceden a los cargos mejor pagos
Al respecto, Centro Atenea hizo un análisis en donde midió variables como la segregación ocupacional horizontal (en qué tipo de trabajos se insertan mujeres y hombres), el llamado techo de cristal y la distribución del tiempo que hombres y mujeres destinan al trabajo remunerado y no remunerado.
“Aunque cuenten con el mismo nivel de instrucción o incluso mayores credenciales educativas que el hombre, al incorporarse al ámbito laboral las mujeres no acceden a los cargos mejor pagos”, señaló el centro de estudios. Por ejemplo, en la categoría de jefes y jefas el informe detectó un 73 por ciento de participación de varones contra solo un 27 por ciento de mujeres.
Otro aspecto es que unas y otros no se insertan en las mismas actividades, ya que hay ramas feminizadas y masculinizadas. Las mujeres ocupan la mayor cantidad de puestos de trabajo en los rubros vinculados al servicio y la enseñanza, mientras que los varones trabajan en actividades industriales, que están mejor remuneradas.
De acuerdo con el informe del Centro Atenea, la cantidad de tiempo que los varones dedican al trabajo pago es de diez horas semanales más, en un promedio de 45 horas semanales contra 35 de las mujeres. El informe lo atribuye directamente a que las mujeres “no tienen opción sobre la responsabilidad socialmente asignada al hogar”.

El mapa de las desigualdades

En tanto, según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC), con datos relevados en 2013, cuando hay menores en el hogar el 64,1% de los varones participan de su cuidado, mientras que en iguales circunstancias el porcentaje de mujeres que se ocupa de estas tareas llega a casi el 94,1%. Es decir que casi la totalidad de las mujeres cumple con la responsabilidad del cuidado de los niños, pero en el caso de los varones sólo seis de cada diez lo hacen.
El centro de estudios volcó en un mapa los números sobre desigualdad laboral de género. Así determinó que hay cinco provincias donde se da la mayor brecha entre mujeres y varones: Jujuy, La Rioja, San Luis, Santa Cruz y Chubut. En estos distritos la diferencia salarial de género se ubica entre el 28 y el 35%.
Algunos sectores de actividad con sueldos más altos, como la industria, son predominantemente trabajos masculinizados, que aumentan la brecha.

Comodoro está al límite

Asimismo, según un documento elaborado por Economía Feminista, la situación antes mencionada tiene a Comodoro Rivadavia como una de las localidades más complicadas. Puntualmente, la brecha salarial entre hombres y mujeres en el caso de la ciudad petrolera es la más alta del país, ya que en algunos casos llega al 46,04%.
Luego de la localidad del sudeste chubutense aparecen Río Cuarto, de Córdoba, con el 34,2%; y Santiago del Estero, con el 33,32%. En este caso los números entre las diferentes provincias patagónicas da cuenta de una disparidad, salvo en el caso de Neuquén que generalmente presenta escenarios similares a los de Comodoro Rivadavia, en su calidad de ciudades “petroleras”.


COMENTARIOS