CAMBIEMOS PIDIÓ TRATAR EN SESIÓN ESPECIAL DE APURO EL PROYECTO QUE BUSCA IMPEDIR QUE LOS CONDENADOS POR CORRUPCIÓN EN SEGUNDA INSTANCIA PUEDAN PRESENTARSE A CARGOS ELECTIVOS. SE ANTICIPA QUORUM DUDOSO PARA UN GESTO MÁS POLÍTICO QUE PRÁCTICO

Sácandoles la ficha


El Diario | Opinion

En su despedida como oficialismo en el Congreso de la Nación, Cambiemos pidió una sesión especial para tratar el proyecto de “Ficha limpia”. La iniciativa busca impedir que los condenados por corrupción en segunda instancia puedan presentarse a cargos electivos.
Como el Frente para la Victoria les adelantó a legisladores del oficialismo que no bajará, está en duda que hoy haya quórum. La oposición calificó la convocatoria como “un acto político”, y si no se trata, el dictamen podría perder estado parlamentario el próximo 10 de diciembre
Así las cosas, a dos meses y una semana desde el último plenario en la Cámara baja, Cambiemos se despedirá de su condición de oficialismo con una sesión especial pedida para para tratar el proyecto conocido como “Ficha limpia”, que busca impedir que los condenados por corrupción en segunda instancia puedan presentarse a cargos electivos.
Ante la falta de acuerdo con el kirchnerismo y un sector del peronismo, y a fin de que no naufragara el tratamiento de la ley de Góndolas y la ley de Alquileres, dos iniciativas consensuadas con la oposición, Cambiemos decidió forzar el tratamiento de “ficha limpia” en una sesión especial, pedida por el presidente del interbloque, Mario Negri, y otra veintena de diputados de este espacio, para el jueves a las 11 de la mañana. Fuentes parlamentarias de admitieron que ven difícil alcanzar el quórum necesario para iniciar la sesión -se requieren 129 diputados presentes-, pero que la idea es que “quede constancia de quiénes se niegan a tratar el tema”.

Los antecedentes

El proyecto obtuvo dictamen de mayoría -impulsado por el oficialismo- el 6 de agosto pasado, por lo que no se requiere una mayoría especial para habilitar su tratamiento en el recinto. Por lo pronto, el Frente para la Victoria no bajará. Ya había sentado su posición cuando se trató el tema en Comisión. Según el FPV, la iniciativa está destinada a impedir candidaturas opositoras, pese a que el presidente de la Comisión de Asuntos Constitucionales, Pablo Tonelli, había adelantado que, de aprobarse, entraría en vigencia en las elecciones del 2021, a fin de que no se interpretara que era “una ley con nombre y apellido” en alusión a Cristina Kirchner. Lo cierto es que el kirchnerismo la tomó como una ley direccionada hacia ex funcionarios de la anterior gestión y firmó un dictamen de minoría propio.
El kirchnerismo también había objetado que el dictamen de mayoría impulsado por el oficialismo dejaba afuera ciertos delitos como el contrabando, el lavado de dinero, la evasión fiscal, la tenencia de cuentas offshore y el narcotráfico.
“Hubo un compromiso de parte de Tonelli ante un grupo de ciudadanos que recolectaron firmas para tratarlo, y se acordó que no rigiera para estas elecciones”, explicó públicamente el diputado radical Luis Petri.

Tras el prestigio perdido

El dictamen de mayoría incluyó a los condenados en segunda instancia por delitos como el cohecho y el tráfico de influencias. También se incorporan los delitos de malversación de caudales públicos; negociaciones incompatibles con el ejercicio de funciones públicas; exacciones ilegales; enriquecimiento ilícito de funcionarios y empleados; encubrimiento; fraude en perjuicio de la administración pública; traición y delitos contra la paz y dignidad de la Nación.
«Se busca prestigiar a un cuerpo desprestigiado ante los ojos de la sociedad”, advirtió Petri, quien destacó que “cuando uno ingresa a un empleo público, debe presentar un certificado de antecedentes que acredite no tener procesos penales pendientes”.
El legislador recordó que “ya en épocas del kirchnerismo se impidió a personas procesadas, sin condena, por delitos de lesa humanidad que pudieran presentarse como candidatos”.

Dudas y omisiones sospechosas

Desde el bloque de Argentina Federal, que hoy integran todavía 36 senadores, su presidente Pablo Kosiner afirmó ayer que analizarían el tema en la reunión de bloque, aunque fuentes de este espacio señalaron que el pedido de sesión especial de Cambiemos es “más que nada un hecho político, poco antes de irse».
Kosiner había firmado en agosto, a su vez, un dictamen propio de “ficha limpia” que, si bien coincidía con el del oficialismo en el doble conforme, incorporaba los delitos de incumplimiento de los deberes de funcionario público, lavado de dinero y delitos violatorios del régimen constitucional.
En tanto, la diputada Graciela Camaño, hoy en Consenso Federal, afirmó: “Es una lástima que termine el año parlamentario y no hayamos podido tratar un tema tan importante. La responsabilidad es de las dos fuerzas mayoritarias. Cambiemos nunca tuvo la vocación para que este tema salga. Dos veces dejaron caer el dictamen sin tratarlo”.
Se refería al dictamen anterior impulsado originalmente por la diputada del PRO Silvia Lospennato, que perdió estado parlamentario en 2017, al renovarse la mitad de la Cámara baja.
Para alcanzar el quórum, si el kirchnerismo no baja a la sesión especial, Cambiemos necesita el apoyo del peronismo agrupado en Argentina Federal -cuyo futuro es incierto ya que aún no está claro quiénes se irán al Frente de Todos y quiénes permanecerán en el actual bloque que responde a los gobernadores- , del Frente Renovador – cuyo líder Sergio Massa hoy es una de las patas de la alianza del presidente electo, Alberto Fernández-, sumados los santiagüeños y los misioneros, entre otros bloques más chicos.

Entrega de firmas

Petri – vicepresidente segundo de la Cámara de Diputados- junto a otros diputados del interbloque de Cambiemos entre los que estuvieron Diego Mestre -presidente de la Comisión de Justicia-, Karina Banfi, Fernando Iglesias, Waldo Wolff, Lucas Incicco y “Toty” Flores, recibieron ayer por la tarde un petitorio con 310.000 firmas recolectadas en la plataforma de peticiones Change.org para reclamar el debate del proyecto, antes del fin del período de sesiones ordinarias, que concluye el próximo el 30 de noviembre.
La entrega estuvo a cargo de Gastón Marra -uno de los impulsores de la campaña de firmas- y la periodista Fanny Mandelbaum. También estuvieron presentes María Luján Rey, madre de una de las víctimas de la Tragedia de Once y diputada nacional electa de Juntos por el Cambio, y el abogado Alejandro Fargosi.
Poco después, Marra y Mandelbaum fueron recibidos por Negri y Lospennato en la presidencia del bloque de la UCR, ante quienes el presidente del bloque de Cambiemos confirmó el pedido de sesión especial para este jueves. Si el proyecto que en la práctica, no le conviene a ningún partido político no se trata, se cumplirá con la formalidad y la intentona, pero perderá nuevamente estado parlamentario el 10 de diciembre, y punto final al tema hasta nuevo aviso.

Fuentes: Parlamentario, Infobae, NA


COMENTARIOS

Comments are closed.