CHUBUT BUSCARÍA EMPUJAR VENCIMIENTOS A DOCE AÑOS

Provincias esperan definición nacional para reperfilar deuda


El Diario | Economia | Politica | Regionales

El Estado de Chubut deberá afrontar vencimientos de su deuda externa por alrededor de 15 millones de dólares durante lo que resta del corriente año, recordando que en octubre sufrió una hemorragia de 31 millones de dólares.
Los 24 distritos del país están a la espera de que en enero el Congreso de la Nación defina el camino que seguirá la Nación respecto de la deuda. Mientras tanto, los gobernadores que asumirán como los que continuarán al frente de las provincias, encomendaron a sus equipos técnicos que empiecen a establecer estrategias para hacer frente a la cantidad de vencimientos de capital y deuda que tienen que afrontar en 2020.
El total de las provincias argentinas acumulan una deuda en dólares de u$s 20476 millones, pero el problema son el cronograma de vencimientos de capital e intereses.
La provincia de Chubut está buscando cambiar el perfil de deuda para sus bonos en dólares, empujando los vencimientos a aproximadamente 12 años, en comparación con una duración máxima de 7 años en la actualidad.

Los más complicados

Según un trabajo de la consultora Quantum la mayor necesidad de fondos la tiene la Provincia de Buenos Aires, por el equivalente a casi u$s 2.000 millones. La deuda y los próximos vencimientos es uno de los temas más conflictivos en la transición que llevan adelante la saliente gobernadora María Eugenia Vidal y su sucesor Axel Kicillof quien tendrá que enfrentar el primer problema: el Banco Provincia no aceptaría reperfilar la deuda por 4.000 millones de pesos a un año y la administración provincial deberá saldar la deuda. Además, según explica el trabajo, Kicillof deberá pagar en enero u$s 280 millones y en junio u$s 600 millones.
En segundo lugar, en lo que tiene que ver con la exposición a vencimientos en el corto plazo lo sigue el otro distrito que fue gobernado por Cambiemos y que es administrado por el Pro desde hace doce años. La Ciudad de Buenos Aires deberá enfrentar pagos por u$s 700 millones. En tercer lugar quedó Córdoba y Neuquén con necesidades por u$s 250 millones cada una.
Según explica el trabajo de la consulta, en términos de monedas la provincia de Buenos Aires, Córdoba y Neuquén tienen el 80% de vencimientos en dólares, mientras que en el caso de Ciudad Autónoma de Buenos Aires la deuda en moneda extranjera representa el 40% de los vencimientos que deberán enfrentar la administración de Rodríguez Larreta en 2020.

Dependencia fiscal

Un informe de la consultora Ficonomics alertó por el alto nivel de endeudamiento de las provincias, en particular la de Buenos Aires, y advirtió por la dependencia fiscal en el reparto de los ingresos nacionales de la mayoría de los gobiernos del interior.
Según reveló el reporte, el complejo escenario económico de la Argentina impone una serie de restricciones a las provincias. “El debilitado contexto macroeconómico nacional con continuos cambios en las políticas de ingresos, ahorro, cambiarias, implican menor cantidad de recursos provinciales para hacer frente a la crisis que atraviesa el país”, describió el análisis.

El sistema actual impone una distribución de recursos federales, donde las provincias que tienen mayores ingresos son “solidarias” con las que no generan los suficientes fondos para hacer frente a sus obligaciones. “Este régimen provoca que la gran mayoría de las provincias, sobre todo las más pequeñas, se vuelven dependientes del reparto de los ingresos nacionales”, remarcó Ficonomics.
Al mismo tiempo, esa dependencia fiscal provoca mayor vulnerabilidad en contextos macroeconómicos inestables como el actual, ya que los ingresos mayoritarios provienen de impuestos al consumo, que a su vez dependen del nivel de actividad económica del país, en declive desde 2010.

Camino a la reestructuración

El nivel de endeudamiento con el sector privado, el cronograma de vencimientos y la posibilidad de acceder al financiamiento, y la situación y perspectivas fiscales definirán si siguen o no los pasos del Ejecutivo nacional
La decisión que tome el ejecutivo nacional sobre la deuda exigible con privados marcará a fuego a las provincias, pero no todas están en las mismas condiciones a la hora de enfrentar los vencimientos propios, en moneda local y en dólares.
La consultora Quantum Finanzas apuntó que dependerá básicamente de tres cuestiones vinculadas a las obligaciones con el sector privado

1 – Nivel de endeudamiento

La deuda pública provincial con el sector privado representa, en promedio, el 27% de los ingresos totales, que implica un pago promedio anual de intereses del orden de 5% de los ingresos totales.
Las provincias de Buenos Aires y Chubut tienen niveles de endeudamiento relativo superior al promedio, mientras que Santa Fe es el caso extremo de muy bajo endeudamiento. Lo mismo se observa en términos de pago de intereses anuales, precisó la consultora de Daniel Marx.

2 – Vencimientos en 2020

La mayor necesidad de fondos la tiene la provincia que gobernará Axel Kicillof, por el equivalente a casi 2.000 millones de dólares, seguido por la Ciudad Autónoma de Buenos Aires 700 millones de dólares, y Córdoba y Neuquén con necesidades por 250 millones de dólares cada una, enumeró Quantum.
En el caso de la provincia de Buenos Aires, la mayor presión recaería en enero (280 millones de dólares) y en junio (600 millones de dólares).

3 – Situación fiscal

Excepto Jujuy y La Rioja -y Córdoba si no se considera en este caso la fuerte inversión en obras de infraestructura/gastos de capital- todas registraron superávit primario en 2018.
Quantum puntualizó que, al considerar el pago de intereses de la deuda, emerge cierta tensión en los balances, agregándose a las que tienen déficit primario, las provincias de Buenos Aires, Mendoza, Entre Ríos, Chaco, Río Negro y Tierra del Fuego, como resultado de la posibilidad de acceder a mercados voluntarios de deuda en 2016 y 2017.
En el primer semestre de 2019, el desequilibrio fiscal se mantuvo. Con las excepciones de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, Salta y Tierra del Fuego, las principales provincias registraron déficit fiscal del orden de 2,5% promedio del total de los ingresos, mencionó Quantum.
Córdoba, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Mendoza cuentan con mayor grado de libertad para adaptar su gasto a un contexto financiero adverso, dado que una parte importante del gasto primario fueron gastos de capital, partidas que cuentan con un grado de discrecionalidad mayor que el de gastos corrientes (por ejemplo, salarios o seguridad social).

Futuro del pacto fiscal

La nueva configuración del PJ quebró al «club de gobernadores» que trabajó en tándem en los últimos años, en especial para sacar adelante el pacto fiscal firmado en 2017 y que está virtualmente frenado de cara al año que viene, porque es casi seguro que no seguirán las bajas de impuestos previstas. Las restricciones presupuestarias hacen difícil que así sea.
Desde el Ieral, y en línea con lo que sostienen algunos gobernadores, el economista Jorge Vasconcelos destaca que en la actual gestión hubo un «significativo incremento de transferencias automáticas» a las provincias (del 26% al 32%), con un fuerte sesgo federal en el plano fiscal, pero plantea que ahora se requiere un «nuevo» pacto, con perfil productivo.


COMENTARIOS

Comments are closed.