UN INFORME DEL CONICET TAMBIÉN INDICA UN CRECIMIENTO DEL LAICISMO EN LA SOCIEDAD

La Iglesia Católica pierde adeptos y avanzan los templos evangélicos


El Diario | Politica | Regionales

La Segunda Encuesta Nacional sobre Creencias y Actitudes Religiosas en Argentina, elaborada por el Conicet luego de once años de su primera edición, advirtió que “el catolicismo disminuye aunque conserva una mayoría atenuada” del 62,9 por ciento, mientras que un 18,9 por ciento de la población encuestada aseguró no tener religión, y un 15,3 por ciento dijo ser evangélica, segmento que actualmente muestra un sostenido crecimiento.
En el caso de Puerto Madryn, avanzan el levantamiento de templos e iglesias evangélicas, algunos de ellos, construcciones de gran porte como la registrada en el barrio Solanas de la Patagonia; una imponente edificación sobre la calle Caña Colihue que todavía no fue terminada, y que se suma a otro inmueble sobre la calle Canello, alquilado por una congregación evangélica para realizar misas.

Más evangélicos en la Patagonia

Al mismo tiempo, el relevamiento del Conicet arrojó que “a medida que aumenta el nivel educativo, mayor es la proporción de ‘sin religión’”, indicando que “las y los evangélicos predominan en los niveles educativos más bajos”.
Mientras que la región NOA es la más activa en cuanto a población católica, “en AMBA y Patagonia se registra la mayor proporción de sin religión”.
En el caso de la Patagonia y el NEA, “el porcentaje de evangélicos supera al del resto del país”, indica el documento, agregando que “la individuación se consolida en el campo religioso: las personas prefieren relacionarse con Dios por su propia cuenta, se registra una caída en la asistencia semanal al culto y predominan las prácticas religiosas que se realizan en la intimidad”.
También, “la elección de un Papa argentino no modifica significativamente la vida religiosa de la Sociedad” y “el Papa Francisco motiva posiciones socio- religiosos contradictorias en la población”.

Más de 50 iglesias locales

Actualmente, el Registro de Organizaciones de la Sociedad Civil elaborado por el Municipio de Puerto Madryn arroja un total de 51 iglesias y una capilla inscriptas de manera oficial, dentro de las cuales se distinguen del resto la “Iglesia Ejército Evangélico”, “Iglesia Ministerio Evangélico de la Fe en Jesucristo”, “Iglesia Misión Cristiana Evangélica Argentina” y, por último, “Iglesia Unión Evangélica Argentina”, entre otros que pertenecen al mismo credo.
Otros templos y sitios de reunión ubicados en distintos barrios, entre ellos el Alta Tensión y la zona de Nueva Chubut, no se encuentran registrados oficialmente pero funcionan de manera regular.

Más pensamiento crítico, menos religión

Clic para Ampliar

Un aspecto puntual del informe elaborado por el Conicet en relación a la interacción entre la sociedad, el Estado y la religión, precisa que “entre 2008 y 2019 se duplica la proporción de quienes afirman que el aborto es un derecho de la mujer”, sumando a ello que “la mayoría considera que debe estar permitido en algunas circunstancias” y que “las y los evangélicos son quienes más se oponen al aborto, los y las sin religión aquellos que están más a favor”.
En la misma línea, sostiene que “la mayoría de las y los habitantes de Argentina cuestionan las concepciones patriarcales sobre la familia y los roles de las mujeres y los varones en el hogar”, asegurando que “el modelo patriarcal de familia se destaca entre las y los evangélicos” y que “entre las y los católicos y sin religión aparecen mayores niveles de acep tación de la diversidad familiar y el matrimonio igualitario”.

Crecimiento del laicismo

Además, explica el documento que “la postura frente al control migratorio y la pena de muerte para los delitos graves se constituyen como un desafío para los Derechos Humanos; la mitad de la población se manifiesta a favor de la pena de muerte y 7 de cada 10 reclaman controles migratorios más estrictos”.
Por otro lado, “las y los evangélicos son quienes más rechazo declaran hacia la pena de muerte; la sociedad argentina considera mayoritariamente que el Estado no debe financiar a las confesiones religiosas, rechaza la enseñanza confesional en la escuela pública y objeta el sostenimiento exclusivo a la Iglesia Católica”.

Sin dinero estatal

El financiamiento del Estado a las religiones es uno de los puntos donde mayor diferencia registró el estudio, en favor del laicismo: “La sociedad argentina considera mayoritariamente que el Estado no debe financiar a las confesiones religiosas. Apenas el 6,4% se pronunció a favor del sostenimiento exclusivo a la Iglesia Católica”, señala el documento, detallando que un 59,7 por ciento afirma que “el Estado no debe financiar a las confesiones religiosas”, un 6,5 “no sabe” y un 27,5 por ciento cree que “el Estado debe financiar a todas las confesiones religiosas”.
Mientras que en 2008, año del primer informe, un 34,4 por ciento aseguraba que el Estado debía financiar “sólo a la Iglesia Católica”, once años después, dicha porción se redujo a un 6,4 por ciento; para aquél entonces, también un 41,7 por ciento pensaba que el Estado no debía asignar dinero para financiar a ninguna confesiónr religiosa; la cifra escaló a un mayoritario 59,7 por ciento este año.
La cantidad de encuestados fue de 2.403 en 2008, y 2.421 en 2019.

Sin religión en escuelas públicas

En otro orden, la enseñanza religiosa en escuelas públicas ha sido un tema puesto en debate en los últimos años, donde la provincia de Salta fue uno de los ejemplos de mayor conflictividad frente a la discusión.
“En su mayoría, la sociedad argentina rechaza la enseñanza de la religión católica en las escuelas públicas. Al mismo tiempo, se advierte una paridad entre quienes consideran que debería haber una materia general sobre religiones y aquellos que impugnan la educación confesional en las escuelas públicas”, indica el informe del Conicet.
A su vez, se expresa que un 46,2 por ciento advierte que “no debe haber enseñanza religiosa en las escuelas públicas”, otro 43,6 por ciento que “tiene que haber una materia general sobre religiones”, un 2,8 no pudo dar una respuesta y un 7,3 manifestó que “tiene que enseñarse sólo la religión católica”.

La ciudadanía, desconfiada y decepcionada

Un dato sorprendente del documento es el “nivel de confianza” de la ciudadanía en los distintos sectores de la sociedad: En un contexto general de incredulidad, las universidades se erigen como las instituciones que generan mayor confianza. La Iglesia Católica, las Fuerzas Armadas y el Papa Francisco le siguen en el ranking de confianza”, mencionan los autores del informe.
Considerando una escala del 1 al 10 en nivel de confianza, al tope del ranking se ubican las universidades (7,8%), la Iglesia Católica (5,4%), las Fuerzas Armadas (5,4%), el Papa Francisco (5,3%), y luego le siguen los medios de comunicación (5%), la Policía (4,8%), el Congreso (4,2%), el Poder Judicial (4,4%), las iglesias evangélicas (4%), los sindicatos (3,4%), los partidos políticos (2,9%) y las organizaciones piqueteras (2,6%).
La conclusión bien podría ser que la población confía de igual manera en las Fuerzas Armadas que en la Iglesia Católica, pero que una mayoría se inclina por el ámbito científico y de la investigación, representado por las casas de altos estudios; mientras que los partidos políticos quedaron relegados a un penúltimo lugar, con un puntaje similar al de las organizaciones piqueteras, y que asimismo ningún item logró superar el 10 por ciento.

Escasa participación en marchas

Por otra parte, los datos evidenciaron un apoyo minoritario de los sectores ligados a la consigna “Salvemos las dos vidas” que aquellos que impulsaron la despenalización del aborto, uno de los temas de mayor debate público de los últimos dos años.
En este sentido, “en un contexto de bajos niveles participación en manifestaciones y organizaciones sociales, sindicales y políticas, se observa una moderada tendencia hacia la movilización por los derechos de las mujeres, las cuestiones medioambientales y la educación pública”, añadió el documento.
Las cifras dieron cuenta que un 8,4 por ciento de los encuestados participó, en todo el país y en el último año, de “movilizaciones varias”, mientras que un 8 se sumó a las marchas de “Ni una menos”; por debajo se encuentran los que participaron de convocatorias por temas escolares (7%), “A favor del aborto” (6,7%), “Centro de Jubilados/Club de Barrio” (5,6%), ONG (5%), Marcha “En contra del aborto” (2,6%), “Partido Político” (4,3%) y “Sindicato” (4,1%).

Más evangélicos en marchas contra el aborto

En cuanto a las marchas “Ni una menos”, la participación comprendió un 17,1 por ciento de aquellos que dijeron no tener religión, mientras que un 7,3 por ciento se correspondieron con el evangelismo y un 6,1 con el catolicismo.
Algo distinto ocurrió con las marchas “A favor del aborto”, donde la participación de los pertenecientes a la Iglesia Católica descendió a un mero 3,2 por ciento, mientras que aquellos nucleados dentro de la iglesia evangélica representaron un 1,3 por ciento y los “sin religión”, un 18,6 por ciento.
En las marchas “en contra del aborto”, hubo una participación de católicos del 1,8 por ciento y de los “sin religión” del 9 por ciento, mientras que la convocatoria por parte de evangélicos ascendió al 8,6 por ciento; en este sentido, las distintas congregaciones ligadas al credo evangélico fueron las que más activamente participaron, incluso en las inmediaciones del Congreso de la Nación, del posicionamiento en contra del proyecto de Interrupción Legal del Embarazo (ILE), que finalmente no encontró el acompañamiento legislativo que se esperaba.


COMENTARIOS

Comments are closed.