EL GOBIERNO PROVINCIAL ANUNCIARÍA HOY EL NUEVO MINISTRO COORDINADOR TRANSITORIO Y UN ´ACUERDO´ INCIPIENTE CON LOS DOCENTES. EN CHUBUT FALTAN CANDIDATOS Y SOBRAN EGOS. LA TENDENCIA QUE MARCAN EL EMPODERAMIENTO DE MEISZNER Y LA APARICIÓN DE BOSSIO. TOURIÑÁN A PETROMINERA Y FORCHIASSÍN A YPF. ¿CAMBARERI SERÁ EL VERDADERO “DOS” DE ARCIONI?

Danza con bobos


El Diario | Opinion

Por Trivia Demir

En Chubut comienza otra semana de alargue, como una final de copa. A un mes de la asunción de la nueva gestión, el gobernador Mariano Arcioni está protagonizando una transición hacia sí mismo, con más pena que gloria para los gobernados, pero logrando objetivos personalísimos, como es ´jubilar´ de la política al grueso de referentes que han abrevado por años de las mieles de lo público. Ya lo logró con el dasnevismo y lo va planificando con el peronismo. Sin buenos resultados a mostrar, con una crisis financiera en la faz pública y económica en toda la provincia que puede considerarse verdaderamente extenuante, la perspectiva podría parecer poco alentadora, sin embargo el escribano no sólo planificó minuciosamente el adelantamiento que le dio la reelección, sino que además pelea palmo a palmo los espacios para definir la nueva conducción sin intromisión de nadie. Para una gran mayoría de referentes, el gran problema de conducción del comodorense es la falta de política. Pero para otros, de eso se ocuparán a su debido momento los expertos que buscaron garantizarse el manejo de la provincia, y sobre todo de sus recursos, que es el desvelo de “la nueva política” de conducción virtual que sobrevendría.
El acting de mando que se hacía a través de exministro Coordinador, Federico Massoni, fue descabezado de plano el viernes pasado en una intensa jornada en Fontana 50, donde hubo violencia institucional, errores de cálculo administrativo, desautorizaciones y portazos resonantes. Con la salida de Massoni se produjo así otro tembladeral de gabinete a veinte días del recambio, ocasionando que la transición sea más confusa y el fin de año más incierto. Pero también se empezaron a blanquear los manejos de fondo que vendrán.

El problema no está afuera

Con la partida de un ´leal´ al Ejecutivo como era Federico Massoni, las preguntas en el entorno inmediato de Arcioni son muchas, porque está visto que no sobrevive casi nadie al personalismo del primer mandatario que además no blanquea los planes ´macro´. Para quienes siguen la entretela fina del poder, Massoni no hizo más que extremar órdenes, por lo cual la estrategia de mano dura no provenía sólo de su libre albedrío. Quien lo dijo sin eufemismos fue la diputada Florencia Papaiani al afirmar que “la renuncia de Massoni no es la solución concreta, el problema no es Massoni, el problema es Mariano Arcioni. En Chubut, hace falta un gobernador que haga política, un gobernador que no denoste a la política y sobre todo que discuta pero que dé la cara siempre, sin miedo”; agregando que “los trabajadores docentes están luchando por lo que el Gobierno provincial les prometió y no les cumplió, agregando una mentira más de una gestión que no entiende nada y que vive otra realidad”. La excandidata a intendenta de Trelew, de alguna manera ´bancó´ el trabajo de Massoni que “era el único ministro visible”, opinan en Trelew.
Del mismo modo el intendente Adrián Maderna valoró el trabajo y “el gesto de Federico, de poder presentar la renuncia y apostar a la paz social. No vamos a negar que era un ministro con mucha presencia”, afirmó. El trelewense tiene muy buen diálogo con Massoni que supo hacer frente a los problemas de seguridad del Valle, reforzando el trabajo en Trelew y ayudando a garantizar la gobernabilidad de la ciudad que -dicen las malas lenguas-, le encantaría liderar alguna vez.

Faltan candidatos y sobran egos

Desde el sentido común está dicho que esta crisis también política no trae nada bueno y por el contrario expone la dificultad que tiene el escribano Arcioni para la convivencia de poder, que para muchos flota en un mar de desconfianzas permanente. El viernes los principales aliados políticos del gobernador se apersonaron en Rawson para ayudar a pensar las alternativas, pero presumiblemente no salieron muchos nombres de ese encuentro.
El vicegobernador electo, Ricardo Sastre, por supuesto evitó hacerse cargo de este tormentoso final de ciclo por ´responsabilidad institucional´ y luego de casi dos horas de reunión a puertas cerradas, declinó la oferta, que evidentemente existió, mostrando la amplia excepcionalidad que cabe en las decisiones institucionales actuales.
Por lo cual el viernes cerró sin definiciones y en la conferencia de prensa que brindó Arcioni pasadas las 2 de la tarde, sólo ratificó a Andrés Meiszner al frente del Ministerio de Educación y anticipó que hoy lunes anunciará el nuevo Ministro Coordinador de Gabinete. Sin embargo muchos dudan que hoy haya un nombre definido. Si bien sonó fuerte la posibilidad de que Diego Martínez Zapata se haga cargo de los días que faltan en Coordinación, quienes conocen al abogado afirman que ya había anticipado varias veces que no volvería a la política, tras los duros momentos de señalamiento que debió soportar tras la muerte de Das Neves, al finalizar su rol como Fiscal de Estado lo que le significó ver afectado su reconocido perfil profesional además de la consternación personal y familiar vivida.
Otros nombres que sonaban era el del propio Andrés Meiszner, pero la urgencia en Educación, tras la renuncia de Casutti requirió que ocupara ese cargo, ya que hoy mismo a las 18 horas se intentará labrar un acuerdo con los docentes.
En ese marco se llegó a especular que podría definir un ministro absolutamente transitorio en Coordinación que podría tratarse de un enroque con Eduardo Arzani o incluso Mariana Vega, ya que el propio mandatario provincial advirtió que «el perfil del ministro coordinador tiene que ser un perfil de consenso, de diálogo. Las versiones que corrieron son solo eso, versiones. El ministro será por las próximas cuatro semanas, luego se verá lo que sucede con la nueva ley de ministerios». Y aclaró que «la renuncia de Massoni no se aceptó por la presión de los gremios, sino en búsqueda de la paz social. Mi reconocimiento absoluto a todos los efectivos de la policía del Chubut», afirmó Arcioni. También dejó para después del fin de semana el nombre del nuevo secretario de Trabajo, cuyo puesto dejó vacante Andrés Meiszner al pasar a Educación.

¿Colonización nacional de gabinete?

Con todos estos enroques y vacantes salta una incógnita al aire, y es ¿cómo piensa armar Arcioni el próximo gabinete si no ha logrado consolidar este?, y sobre todo con el celo extremo con el que se habría plantado ante su vice para definir los próximos cargos. Para muchos, la respuesta está en Buenos Aires, y más precisamente en las directivas que bajaría Alberto Fernández, Sergio Massa y la mesa grande del PJ, con las sugerencias de asesores que comenzarían a aparecer. Ya sonó por ejemplo el nombre de Diego Bossio que participó de la reunión donde Arcioni negoció y paró el juicio político que podría haberle costado la continuidad. Se sabe que el ex presidente de la ANSES y actual diputado nacional es uno de los más resistidos por el entorno de Cristina y tampoco es del riñón de Alberto Fernández. Por tanto su presencia en aquella mesa de urgencia en Buenos Aires se justificó en la figura de Sergio Massa. Es que el líder del Frente Renovador lo cobija luego de haber transitado con Bossio la tibia oposición a buena parte de la gestión de Mauricio Macri, y que ambos fueron artífices de lo que se conoció como el “peronismo racional” que garantizaba la “gobernabilidad” de Cambiemos. Según fuentes cercanas al gobierno provincial, la explicación sería que Diego Bossio asoma como potencial Ministro para el próximo mandato por sugerencia de Massa, que buscaría fortalecer a su amigo Mariano Arcioni.
En esa línea se entiende más el rol del ahora ministro más empoderado de Chubut que nadie supo cómo entró en escena en la política chubutense. Y es que dicen los entendidos que la familia Meiszner es oriunda de la localidad bonaerense de Quilmes desde donde forjaron una estrecha relación con el exjefe de Gabinete nacional, Aníbal Fernández. Meiszner trabajó para el Estado durante el Gobierno kirchnerista. En 2008, cuando Aníbal era Ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, fue designado Director del Registro Nacional de Armas en el RENAR. En ese cargo, se mantuvo hasta diciembre de 2011. Luego de la mano de su mentor, Meiszner se postuló para la intendencia de Quilmes. No le fue nada bien. Meiszner siguió militando dentro de la Agrupación Arturo Jauretche, que tiene como referente a Fernández. En 2014 y siendo Aníbal senador, fue nombrado, asesor en ese organismo.
Por lo cual se cree que Arcioni irá en esa línea de incorporaciones individuales y cuánto menos pertenencia muestren mejor para la nueva construcción de poder que ensayará, más alejada de los referentes locales y de los sectores políticos provinciales para evitar internismos. Y en ese marco, el armador de equipo por excelencia seguirá siendo Rafael Cambareri, mandamás en Petrominera y asesor del gobernador en las sombras que supo labrar profusos vínculos a través de la cercanía y ocupando cargos de poder en tres gobernaciones de fuste: Carlos Maestro, José Luis Lizurume y Mario Das Neves.

El petróleo y la minería, primero

Entre los nuevos ´repartos´ de poder y ganancias que se darán a partir de 2020 aparecen por ejemplo modificaciones a partir de diciembre en Petróleo y Minería. En principio Néstor Di Pierro no seguirá en el directorio de YPF y su lugar será ocupado por Horacio Forchiassín. Un ingeniero mecánico de 64 años que desde febrero de 2013 se desempeña como Director de TRADIMEX SAIyC, empresa que se dedica a la fabricación de aceites y lubricantes; y previamente fue presidente en Argentina de la multinacional estadounidense National Oilwell Varco, entre marzo de 2008 y diciembre de 2016. Tiene más de 30 años en el sector empresarial de la industria petrolera, sin pasos por la función pública.
Si algo ha demostrado hasta ahora Arcioni es que no le tuerce la mano nadie, que es un ´empecinado´ autocrático que no compartirá mando, poder ni negocios, y que priorizará a ´comodorenses conocidos, antes que otros provincianos por conocer´. Muchos sugeridos por el siempre vigente “círculo de paladar negro” que lo asesora en los largos períodos que está fuera de Rawson que suelen ser de viernes a martes. De ahí que otra de las incorporaciones sería la de Javier Touriñán como nuevo presidente de Petrominera a partir de un acuerdo cerrado con el sindicato de Petroleros y merced a su título de ingeniero en petróleo que lo ha ayudado a ser un experto diputado. A la par no se descarta que Rafael Cambareri pase a ocupar un lugar estratégico junto a Arcioni, porqué no como Jefe de Gabinete, rol que desaparecerá y reemplazará el ministerio Coordinador, bajo argumento que se ha convertido en un cuello de botella que termina haciendo más burocrático el funcionamiento del Estado. Si así sucediera, el “Rafa” se oficializaría como el verdadero compañero de mandato de una dupla que ya funciona en muchos casos con ´Arcioni al Gobierno y Cambareri al poder´. Un “Dos” con el que Arcioni le condicionaría aspiraciones a Sastre evitando que el madrynense comience a probarse el ´traje´ cada vez que él salga de la provincia. Por ahora, puras especulaciones nomás. Habrá que ver…


COMENTARIOS

1 Comentario por usuario

  1. 11-11-2019 - Por Quique

    Eduardo Arzani no va a Coordinación. Está en todos los gobiernos porque responde a los intereses de muchas empresas que quieren o sacar una tajada del Estado o no ser perjudicadas con controles. No lo van a quemar en un cargo del cual cuando el que está se va, ya no vuelve.