FUE SECUESTRADO EL 5 DE NOVIEMBRE DE 1976 EN TRELEW

Comenzó el juicio por la desaparición de Ángel Bel


El Diario | Trelew

Este lunes 11 empezó en el Casino de Suboficiales de la U6 de Rawson, el juicio por el secuestro y desaparición de Elvio Angel Bel, el 5 de noviembre de 1976 en Trelew. El Tribunal está integrado por Enrique Guanzirolo, Nora Cabrera de Monella y Ana María D’Alessio.
La causa tiene como imputados a Tito Nichols, quien estaba al frente del departamento de informaciones de la Policía; y a Hernán Hermelo, quien se desempeñaba como subjefe de Infantería de Marina en la Base Almirante Zar.
En la primera audiencia, se leyó el acta de elevación a juicio firmada por el juez federal Gustavo Lleral. Los fiscales son Fernando Gélvez y Teodoro Nurnberg. Estuvieron la referente de los Derechos Humanos, Encarnación Díaz de Mulhall; la viuda de Bel, Hilda Fredes; el dirigente del PSA, Anselmo Montes; Gonzalo Pérez Alvarez del MAPU, e integrantes de la Atech.
Al referente del Partido Comunista lo secuestraron el 5 de noviembre de 1976 desde su comercio en pleno centro de Trelew. Junto a él, los captores se llevaron también a su bebé de 8 meses que fue entregado por Bel a punta de ametralladora, en una planta pasteurizadora de Trelew, con un mensaje en una piernita: «Me llamo Bel, vivo en Monoblock 4 dto. F) –Pellegrini Norte y Costa Rica -Trelew- mi mamá me espera, llevame con ella».
Los acusados son Tito Nichols y Hernán Álvaro Hermelo a quien se les imputa, privación ilegal de la libertad doblemente agravada por haber sido cometida con amenazas y haber durado más de un mes, además de haber sido cometida como funcionarios públicos.

Hoy declaran 16 testigos

Bel fue secuestrado el 5 de noviembre de 1976 junto a su bebé en el momento en que su mujer había salido a realizar unos trámites. Nichols era titular del Departamento de Informaciones Policiales. Hermelo, era segundo comandante del Batallón de Infantería de Marina 4 de la Base Almirante Zar.
Este lunes se escucharon las acusaciones iniciales y un testimonio de la querella. El martes a las 10 habrá ocho declaraciones testimoniales y por la tarde se esperan otras ocho. El miércoles declararían 8 testigos por la mañana y 9 por la tarde. El jueves se prevé que declaren otras once personas a primera hora. Y el viernes se incorporará prueba, con la posibilidad de que declare algún testigo más.
Luego el proceso se trasladará a Comodoro Rivadavia. El jueves 27 de noviembre a las 10 hará su alegato el Ministerio Público Fiscal. Y el viernes 28 por la mañana alegará la defensa, habrá réplicas y los dos imputados podrán decir sus últimas palabras antes del veredicto.

Un mensaje atado en la pierna del bebé

El maestro fue secuestrado el 5 de noviembre de 1976. Bel era militante del Partido Comunista. Estaba con su hijo Pablo Manuel, de 8 meses, en su zapatería “Centro 25” ubicada en 25 de Mayo 111 de Trelew. Fue reducido en el interior del local en momentos en que su mujer se había retirado para ir a hacer un trámite. Lo sacaron con su hijo y los metieron en un vehículo. Fueron conducidos hasta la planta pasteurizadora C.O.T.A.B.I.L., entonces situada sobre ruta 25, entre la actual rotonda “5 de Octubre” y el puente sobre el río Chubut, frente a la Lanera Austral.
Bel bajó con tres de sus secuestradores. Tras golpear la puerta de la vivienda los atendió Juan Jungblut, empleado de la planta. Le apuntaron con una pistola y una ametralladora. Bel le entregó su bebé. En su piernita tenía sujeto con un elástico una hoja de libreta. En manuscrito y con lápiz negro decía: “Me llamo Bel, vivo en Monoblock 4 dto. F) –Pellegrini Norte y Costa Rica -Trelew- mi mamá me espera, llevame con ella”.
Los secuestradores le ordenaron a Jungblut que esperara una hora antes de llevar al bebé a ese domicilio. Bel y sus secuestradores se fueron en el coche. Se sospecha que fue trasladado a la Base Almirante Zar. Nunca más se supo de él.
El bebé fue entregado por Jungblut y Eduardo Pilar Figueroa a Nélida Bottino de Parisi, vecina de los Bel. Su esposa, Hilda Fredes, luego buscó infructuosamente a Elvio Ángel.
“Trelew había sido liberada dado que los partícipes integraban las fuerzas de seguridad y armadas con jurisdicción: Policía Provincial, Ejército Argentino y Armada Argentina”, refiere la acusación del fiscal Fernando Gélvez.
“La Comisaría Primera permaneció cerrada y la privación ilegítima de la libertad de Bel no tuvo dificultad por parte de los captores en cuanto a la posible presencia policial. Fue secuestrado en pleno centro, en su local y estando abiertos varios comercios”, sostiene la acusación.


COMENTARIOS

Comments are closed.