LA TENDENCIA SE MANTUVO EN TODA LA PATAGONIA, SALVO EN NEUQUÉN

Chubut perdió 5.300 empleos en el sector privado desde 2015


El Diario | Economia | Politica | Regionales

Desde un tiempo a esta parte todos los indicadores macro y microeconómicos muestran cifras negativas. Uno de éstos está vinculado al empleo en todo el país, aunque también pueden hacerse análisis más puntillosos sobre lo que ocurre en cada una de las regiones de la Argentina y en cada una de las provincias también.
Antes de que Mauricio Macri asumiera la presidencia a fines de 2015 los puestos laborales se habían presentado como un problema a solucionar. No obstante, esto no fue resuelto y durante la actual gestión se derrumbo el empleo, pero esta realidad tuvo un mayor impacto sobre el trabajo privado.
Así las cosas, resulta importante destacar qué fue lo que sucedió por estas latitudes en los últimos años. Puntualmente, en toda la Patagonia hubo una destrucción superior a los 21.000 puestos de trabajo, mientras que en el sector privado de Chubut la sangría alcanzó a unos 5.300 puestos en el empleo formal.
De hecho, en la región más austral del país sólo un distrito puede hacer un análisis positivo en esta temática: Neuquén. Esto se debe al repunte que tuvo durante estos últimos años la exploración y explotación de Vaca Muerta. En contrapartida, Río Negro, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego evidenciaron cifras en rojo.

Cifras oficiales

Si bien las políticas nacionales de la actual gestión tuvieron un fuerte impacto en los primeros meses, durante la última parte de la gestión de Macri como mandatario también se incrementó considerablemente esta problemática. La recesión económica y el aumento contundente de los costos hicieron que muchas fábricas tuvieran que cerrar sus puertas.
Un claro ejemplo de esto es lo que sucedió con las textiles en Trelew, ya que la producción de este sector se destina casi en su totalidad al mercado interno, y al bajar el poder adquisitivo de los argentinos y acrecentar la recesión en todo el territorio nacional, lógicamente varias industrias textiles tuvieron que bajar las persianas.
Estos datos antes mencionados surgen del propio Sistema Integrado Previsional Argentino (SIPA), que depende del Ministerio de Producción y Trabajo de la Nación. Dicho indicador precisó que en agosto del corriente año se registraron 405.201 empleos privados en toda la Patagonia.
En tanto, anteriormente se habían constatado 403.822 en agosto de 2018; 402.268 en el mismo período de 2017; 407.190 en 2016; y 426.217 en agosto de 2015. Esto quiere decir que todos los años se fue disminuyendo la cantidad de puestos laborales privados en toda la región más austral del país. Un dato a remarcar es el crecimiento de Vaca Muerta en Neuquén, ya que sin esa influencia la variación negativa de la Patagonia hubiese sido mucho más grande.

Chubut inmersa en la crisis

La situación de Chubut no escapa a la lógica que se da en toda la región, ya que desde agosto de 2015 hasta el mismo mes del corriente año se han registrado pérdidas considerables en el empleo privado. Puntualmente, según el SIPA actualmente hay 5.292 empleos de calidad menos.
Por su parte, en Santa Cruz fue donde la crisis tuvo un mayor impacto, ya que en los últimos cuatro años hubo una destrucción sumamente contundente, que llegó a los 8.145 puestos laborales. Si bien en el último período se evidenció un leve crecimiento, el balance de la gestión de Macri en dicho distrito es negativo.
Un rojo aún mayor tuvo Tierra del Fuego, ya que la pérdida fue de 8.097 empleos privados. Si bien el indicador nominal es menor al de Santa Cruz, si tenemos en cuenta la cantidad de habitantes, el porcentaje en la provincia más austral del país es mayor. Además, en este distrito no hubo ni siquiera un leve repunte durante los últimos meses, como sí ocurrió en el resto de la Patagonia.
En Río Negro, sólo durante 2019 hubo una sangría de 1.114 puestos, mientras que el resumen del paso por Macri por la Casa Rosada dejó un saldo de 7.008 empleos menos, en comparación con agosto de 2015.

Neuquén, la excepción

El yacimiento de Vaca Muerta hizo que Neuquén sea la excepción en la Patagonia y uno de los únicos casos de todo el país donde el empleo privado tuvo números verdes y no rojos. Sabido es que uno de los objetivos centrales de Macri como presidente fue el desarrollo de dicho espacio, algo que hizo que prosperen las economías locales.
En los últimos cuatro años, el empleo privado de Neuquén tuvo una variación positiva de 7.562 puestos. En este contexto, uno de los datos más relevantes es que sólo en el último año se registraron unos 5.648 empleos privados nuevos.

Lógica nacional

Lo que ocurre en Chubut y en la Patagonia no es ajeno a lo que sucede a nivel nacional, teniendo en cuenta que sólo en 2019 se perdieron 155.000 empleos registrados en toda la Argentina. De hecho, entre junio de 2018 y el mismo mes del año inmediatamente posterior hubo una sangría de 14.347 puestos por mes.
Así, la desocupación alcanzó los dos dígitos en el segundo semestre de 2019, trepando al 10,6%, según los datos oficiales. De esta manera, creció 4,7% en relación a 2015 y 1% en relación a 2018. Se estima que hay 2,2 millones de desocupados en la Argentina. El empleo privado lleva perdidos 228.159 puestos en junio con respecto a un año y medio atrás.
Por su parte, la ocupación demandante subió 2,6% y está en su nivel más alto desde el segundo trimestre de 2016, es decir que los ocupados necesitan mayor cantidad de horas de trabajo para poder alcanzar los ingresos salariales necesarios.

Impacto de la crisis

La crisis económica, en el sector del comercio minorista y de la industria afectó fuertemente la creación de empleo privado formal. En el llamado “empleo de calidad”, los puestos de trabajo del sector privado protegidos por la Ley de Contrato de Trabajo habían tenido un crecimiento del 2,7% en el periodo que va desde diciembre de 2011 hasta noviembre del 2015, lo que redundaba en la creación de unos 167.300 puestos de trabajo formales en el sector privado. No obstante, el brutal desplome económico de los últimos cuatro años implicó que la pérdida de puestos de trabajo alcanzase los 194.200 puestos de trabajo (-3,1%), con lo cual se cayó a niveles inclusive previos a diciembre del 2011.
En el desglose por sector de actividad se puede observar cuales han sido los principales ganadores y perdedores en cada uno de los períodos analizados. Entre 2012 y 2015 se observó un crecimiento en los sectores de la construcción (10.352), comercio y reparaciones (30.592), hoteles y restaurantes (15.555), transporte, almacenamiento y comunicación (31.806), incluso intermediación financiera (6.589), aunque una leve caída en el empleo industrial (-1.261) y una fuerte caída en el empleo agrícola-ganadero-forestal (-17.379).
En contrapartida, apenas uno de estos seis sectores tuvieron crecimiento en el empleo en el periodo 2016-2019 aunque poco significativo. Es el caso del empleo agro-ganadero (3.750). En cambio, la industria manufacturera sufrió una caída bestial (- 154.783), seguida por comercio y reparaciones (-28.039) y transporte, almacenamiento y comunicación (-23.726).


COMENTARIOS

Comments are closed.