PATINÓ LA REFORMA JUBILATORIA CON VIOLENCIA INTERNA Y EXTERNA EN EL CONGRESO, QUE EVIDENCIÓ LA RESISTENCIA A TANTO CAMBIO NEGATIVO. CHUBUT TAMBIÉN REPROBÓ EL CAPÍTULO DEL “GRADUALISMO”: SE SUSPENDIÓ LA SESIÓN MARATÓNICA Y EXPLOTÓ LA INTERNA EN EL GABINETE DE ARCIONI

Las esquirlas de la brutalidad reformista


El Diario | Opinion

Por Trivia Demir

La violencia en el Congreso de la Nación, afuera y a dentro, y el sobredimensionado despliegue de fuerzas de seguridad que terminó en un feroz enfrentamiento con manifestantes, parece ser el resultado de un poder -que aunque declamaron que no pasaría-, se le subió derechito a la cabeza al partido gobernante, al punto de querer forzar todas las reformas juntas antes de finalizado el año, luego de convalidarse en las urnas en octubre pasado.
No es fácil tocar el bolsillo de los que menos tienen, y menos aún, sin mucha explicación. De hecho gran parte del desastre de ayer tuvo que ver con la falta de explicación de lo que pretendería hacer Cambiemos con los ingresos de los jubilados, y además de transparentar sus cálculos auspiciosos.
Según analistas del tema, la cosa no debería haber acarreado tremendo desenlace con más participación y debate. Muchos coinciden con que la fórmula de movilidad impulsada por el Gobierno haría que las jubilaciones, pensiones y asignaciones sociales reciban una suba nominal en 2018 de entre el 20 y el 22%. Pero también reconocen que si se mantuviera el sistema actual, el incremento sería de 24 o 25%.
La sola probabilidad que ahora Macri lo resuelva de prepo, con un `Decreto de Necesidad y Urgencia´, evidencia que más allá de las reformas que considera necesarias para el acomodamiento de las finanzas públicas, según este modelo, la avanzada de Cambiemos tiene que ver con demostrar el pleno ejercicio de un control político absoluto.
El paquete reformista laboral, tributario y previsional de este fin de año, que incluye fuertes toqueteos al bolsillo de la gente, es por lo menos un atragantamiento de medidas que todas juntas y sin anestesia, así lo demuestran y está clarísimo que no podrían haber generado otra cosa que fuertes rechazos. Hubieses sido por lo menos sospechoso que la ciudadanía avale sin chistar todas estas medidas mansamente. La pregunta es ¿porqué forzar enfrentamientos tan evidentes? Si se trata del último golpe de gracia sobre la oposición, con la intervención del PJ nacional en puerta detrás de la que anda Duhalde, y el pedido de desafuero de Cristina, el costo de tanta violencia callejera podría ser peligroso. No olvidar que hubo una película parecida con algunos actores recurrentes, una revuelta con varios muertos, y donde al final un helicóptero dejó abierta una metodología poco saludable para la institucionalidad.

Las Provincias y los abuelos

La fuerte avanzada nacional es tan pero tan `desgradualizada´ que se derramó incluso por todo el interior del país, tanto que en medio de la condena al toqueteo a los ingresos de los jubilados, aparece el Pacto Fiscal. ¿Por qué? Porque hoy el cálculo de movilidad contempla, entre sus variables, la evolución de la recaudación de impuestos que financian parte del pago de las jubilaciones. Por el compromiso firmado de enviar dinero a las jurisdicciones, la fuente de financiamiento de la Anses quedaría afectada, y entonces, mantener la movilidad tal como está, sería perjudicial para los jubilados. La consultora estiman que el efecto del cambio sería un haber, en promedio, 2,4% más bajo.
Como si fuera poco, gran parte de las Provincias explotaron internamente para lograr garantizar en sus respectivas legislaturas, ese mismo famoso Pacto Fiscal que avanza peligrosamente sobre el federalismo, y que además fue atado a un desistimiento judicial presente, pasado y futuro que ata de manos cualquier arrepentimiento territorial. Todo a cambio de financiamiento ante estados en su mayoría en emergencia económica y financiera. Poner de rodillas de tal manera a las Provincias, no es un dato menor, por esto de que en política, el exceso de poder suele transformarse en un boomerang inatajable.

Chubut, el botón de muestra

Ayer, al día de furia nacional lo acompañó una fuerte movilización provincial contra estos ajustes pero también contra los internos. La situación que empantanó la sesión legislativa por reclamo presupuestario de los empleados de la Honorable, no fue otra cosa que un trámite vinculado a la resistencia que está encontrando el paquetazo de 28 medidas en el ámbito público. Más allá de la entendible necesidad de replantear la administración, acotar el gasto y pensar en financiamiento para cubrir el déficit, lo que la vecindad chubutana no entiende bien es que parte del manual de “gradualismo” reprobó el arcionismo. De hecho, tanta brutalidad en el ejercicio de mando haría pensar, al igual que en el molde nacional, que se buscaría más un impactante replanteo de las fuerzas de poder, que resultados concretos. De otro modo no se entiende que ataque a gran parte de los actores sociales todos al mismo tiempo: empleados públicos, planta política, cooperativas de servicios públicos, proveedores, gremios con amague de denuncia de convenios, etc, sin esperar que le devuelvan los tortazos en masa. Como diría un experto estratega de corral, `lo esperable sería que desplumen las gallinas, de a una, y sin tanto grito`, no?

Pateadores de tablero

Evidentemente si se trata de un reacomodamiento de fuerzas tras el mes de duelo del dasnevismo, y a la semana de la fundación del arcionismo al poder, la movida tuvo efecto. Ayer mismo el gobernador tuvo que prácticamente rectificar los dichos de su ministro Coordinador regresando de apuro de la cordillera ante el desbande que generó el funcionario al calificar a Chubut como la “peor” provincia Argentina, al compararla con Santa Cruz y al sembrar por lo menos sospechas sobre la voluntad del gabinete de alinearse al “Acuerdo Ciudadano”, que poco y nada tiene de acuerdo.
Las declaraciones del abogado comodorense, novato en tareas públicas y con escaso tacto político y menos eufemismos, implosionó lo que quedaba de entendimiento entre la gestión anterior y lo nuevo que alumbra, con una catarata de mensajes en redes donde le dijeron de todo al Jefe de Gabinete. Es evidente que la interna está planteada, y no solo por un tema, lo que hace pensar en que del modo en que resuelva Arcioni esta crisis, saldrán las coordenadas de lo que viene. Si avala a su Jefe de Ministros, está claro que va por el reemplazo de los titulares de cartera a corto plazo. Y si llegara a desempoderarlo, sería probablemente también su resignación personal de espacios con final abierto.
La situación no es para nada cómoda, y mucho menos intrascendente. La suspensión de la sesión legislativa de ayer, implicará un llamado a extraordinarias, donde desde ya se plantea que no se tratarían todos los temas pendientes, sino apenas los vinculados a los presupuestos y a la emergencia. Cómo resolverá Arcioni ante Nación respecto a la validación del pacto Fiscal y sus medidas de achique, para lograr la inyección financiera prometida, no se sabe exactamente. También esta encrucijada dirá mucho más que lo aparente y que la polémica chiquita que desprende la coyuntura, sobre quien sostiene en verdad el proyecto que Arcioni presentó como propio. Todos esos datos evidentemente aportarán a un nuevo mapa de fuerzas en juego en Chubut.
Como decía un pensador que prefirió el anonimato, “frecuentemente una crisis surge no tanto por falta de dinero, como por falta de ideas”. Habrá que ver…


COMENTARIOS

Comments are closed.