EL “VÍCTOR ANGELESCU” AMARRÓ EN MADRYN TRAS PARTICIPAR DE LA BÚSQUEDA DEL SUBMARINO SAN JUAN

El INIDEP cuenta con uno de los barcos de investigación más modernos


El navío que participó en la búsqueda del submarino ARA “San Juan” permanece por estos días amarrado en el muelle Piedra Buena de Puerto Madryn; comandado por el capitán Mauricio López, desarrolla tareas de investigación para el Instituto Nacional de Desarrollo Pesquero (INIDEP); tras realizar los rastrillajes asignados por la Armada Argentina, desde el sábado pasado permanece en la ciudad del Golfo para realizar tareas de reabastecimiento.
Al respecto, el responsable del Gabinete de Hidroacústica del INIDEP, Adrián Madirolas, contó, en diálogo con el Diario, que “en esta salida del buque estoy a cargo de las investigaciones” y precisó que “el buque tiene una tripulación náutica de Prefectura, de 15 personas, y una dotación científica de hasta 17 personas; en este salida en particular, estamos con una dotación científica muy reducida, ya que eran tareas específicas muy reducidas, somos solamente mi grupo de trabajo, de 5 personas nada más”.
A su vez, detalló que el “Víctor Angelescu” fue nombrado como tal “en honor a un investigador rumano que se radicó en Argentina hace varias décadas, con quien tuvimos la suerte de trabajar en el INIDEP durante muchos años; fue pionero en la investigación biológico-pesquera en el mar argentino”.

Tecnología de punta

En cuanto a las características tecnológicas del navío, Madirolas destacó que “el barco tiene muchas capacidades; a modo de síntesis, puedo decir que tiene la tecnología, en materia cualquier tipo de toma de muestras en el mar, sea de enlaces de pesca para tomar muestras de pesca, lances con redes de plancton para capturar zooplancton, muestreo del fitoplancton, medición de parámetros ambientales, ecológicos, ecosondas y sonares para detectar organismos a distancia, no hay en este momento, en el mundo, tecnología mejor en estas áreas de trabajo y más precisa que la que tiene este buque; para nosotros, es un honor presentar un buque así, integra una familia muy pequeña de buques en el mundo, de menos de una docena, y es un orgullo tener una embarcación de estas características, trabajando exclusivamente para nuestro país, ya que está totalmente a disposición de Argentina”.

Construido en 18 meses

En las últimas tres o cuatro décadas, “cambió el concepto de ‘buque de investigación’, sobre todo para lo que es la investigación oceanográfico-pesquera; el diseño del casco es específico, el de la hélice también, y todo lo que hace al equipamiento y las maniobras de cubierta; este es un proyecto financiado por el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), comenzó en el 2012 en el INIDEP, se presentó ante el BID, en 2015 fue seleccionado como ganador y, finalmente, fue adjudicada la construcción a través de una licitación internacional, al astillero ‘Armón Vigo’, de España”, relató Medirolas, precisando que la construcción del “Víctor Angelescu” tuvo lugar en “exactamente, 18 meses y un día, que era el plazo previsto de construcción, y el barco llegó a la Argentina a comienzos de octubre de este año, por lo que todavía tanto la tripulación náutica como la científica estamos en proceso de familiarización, con los diferentes sistemas del barco; esperamos que, a comienzos del año que viene, realice las primeras campañas de investigación para el INIDEP”.
El puerto de asiento natural del barco “será Mar del Plata y, transitoriamente, ha estado en el puerto de Buenos Aires, tras su arribo en octubre, pero en breve el definitivo será en dicha ciudad costera”, comentó.

La búsqueda del submarino

Sobre la participación del Angelescu en la búsqueda del submarino ARA San Juan, contó que “el mismo día que nosotros conocimos la noticia de la desaparición del mismo, el INIDEP puso a disposición de la Armada Argentina el Víctor Angelescu para formar parte de la búsqueda; al lunes siguiente, nos asignaron un área de búsqueda para participar de la misma; arribamos al puerto de Madryn el sábado pasado a la tarde, para reabastecimiento”.
Además, relató que “completamos todas las áreas de rastrillaje que nos fueron asignadas por la Armada y una vez hecho eso, entramos a Madryn para reabastecernos”.
Consultado sobre si dichas tareas continuarán, aclaró que “aún no tenemos instrucciones, completamos todas las áreas asignadas al cien por cien” y recordó la primera señal detectada por el Angelescu en el marco de la intensa búsqueda: “En una de las áreas de búsqueda, la tarea del barco era hacer un rastrillaje del relieve del fondo, con varias de las ecosondas que tiene, con uno de los instrumentos, que es una ecosonda multihaz, en busca de objetos que se pudieran corresponder con la forma del ARA San Juan; el único contacto o blanco acústico que detectamos, que respondía a las dimensiones del submarino, fue un objeto a una profundidad de 477 metros, que luego fue investigado por un ROB (submarino autónomo con cámaras de video) y corroboró que, efectivamente, era una embarcación, un naufragio de dimensiones parecidas a las del ARA San Juan pero, desafortunadamente, no era éste”.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS