“ES UNA CAUSA INVENTADA", AFIRMÓ LA EX PRESIDENTA ARGENTINA

Cristina procesada y con pedido de prisión preventiva


El Diario | Politica | Regionales

El juez federal Claudio Bonadio dictó ayer el procesamiento con prisión preventiva de Cristina Elisabet Kirchner. Además pidió su inminente desafuero al Senado de la Nación. La resolución fue dictada en la causa iniciada a raíz de la denuncia del fiscal fallecido Alberto Nisman por encubrimiento del atentado a la AMIA.
El magistrado –en una resolución de más de 360 páginas– ordenó las detenciones del ex secretario de Legal y Técnica Carlos Zannini, quien fue arrestado en la madrugada de este jueves en Río Gallegos, provincia de Santa Cruz; el piquetero Luis D’Elía, el ex canciller Héctor Timerman, el lobbista y militante islámico Jorge Alejandro «Yussuf» Khalil y el ex líder de Quebracho Fernando Esteche.

«Es una causa inventada sobre hechos que no existieron, no hay delito»

La ex presidente consideró «un disparate» la decisión del juez Claudio Bonadio de procesarla y pedir su desafuero y detención por el supuesto encubrimiento de los autores del atentando a la AMIA. «Buscan provocar daño personal y político a los opositores», sostuvo Cristina Elisabet Kirchner, rodeada de legisladores y dirigentes del Frente para la Victoria y Unidad Ciudadana en una sala del Congreso, sostuvo que la acusación en su contra por traición a la patria está basada en «una causa inventada sobre hechos que no existieron».

Cristina en conferencia de prensa

La ex mandataria no tardó en responder por conferencia de prensa y cuestionó al juez Claudio Bonadio por su fallo en el que la procesó y pidió su desafuero para poder proceder a la prisión preventiva. Al respecto, consideró que el objetivo del magistrado federal fue «provocar daño personal y político a los opositores».
«Todo esto que sucede es un despropósito y un exceso, estos no tiene nada que ver con la justicia y la democracia», sostuvo la senadora electa en la rueda de prensa.
Durante su mensaje, la ex mandataria cargó también contra el Gobierno, al asegurar que el presidente «Macri es el director de la orquesta y Bonadio ejecuta la partitura judicial». En esa línea y con Agustín Rossi a su derecha y José Luis Gioja a la izquierda, Cristina Kirchner insistió en que «no hay causa, no hay delito, Bonadio lo sabe, el gobierno lo sabe, el presidente Macri lo sabe».
Por otro lado, la ex jefa de Estado remarcó que el Memorándum firmado con el régimen de Irán durante su gestión para intentar avanzar con el caso AMIA fue «un acto de política exterior, no judiciable, que mereció el tratamiento del Parlamento argentino».
«Es una cuestión no judiciable. Nunca pensé que un juez de la Nación sería capaz de semejante disparate. Para que haya una acusación de traición a la patria debe darse una situación de guerra y este magistrado considera que los atentados de la AMIA y la embajada lo son», remarcó.
«No sólo violan el Estado de Derecho, sino que buscan hacer daño personal y político a los opositores. No tiene nada que ver con la Justicia, ni con la democracia», recalcó.
En tanto, la ex presidenta denunció una «persecución política sin precedente», y calificó como una «gran cortina de humo» su procesamiento por traición a la patria a una «orquestación política» que tiene «un responsable: el presidente Mauricio Macri».
«Esta es una gran cortina de humo que tiene acciones fundamentales: intimidar, asustar a la población, a la dirigencia política y sindical con el poder judicial, enfatizó la senadora.

La investigación

Bonadio comenzó una ronda de indagatorias el 17 de octubre, fecha en la que declaró el ex canciller Héctor Timerman, y terminó el 26 de ese mes con la declaración de la ex presidente. En el medio, fueron indagados también el espía Ramón Allan Bogado, el ex secretario general de la Presidencia, Oscar Parrilli, y otros ex funcionarios kirchneristas.
Para el fiscal de la causa, Gerardo Pollicita, existió un plan criminal destinado a dar ayuda que permitiera dotar de impunidad a los acusados de nacionalidad iraní por el atentado a la sede de la AMIA. Todo esto en desmedro de los intereses de las víctimas y el esclarecimiento del ataque terrorista.
El accionar delictivo denunciado por el fallecido fiscal Alberto Nisman habría sido orquestado y puesto en funcionamiento por las altas autoridades del anterior gobierno. El medio elegido para concretar el plan fue el Memorando de Entendimiento con Irán que se firmó el 27 de enero de 2013 en Etiopía. Este instrumento iba a permitir por un lado, remover, suspender o morigerar las restricciones a la libertad que afectaban a los acusados, y por el otro, el acuerdo disponía la creación de la Comisión de la Verdad cuyo rol central iba a ser en realidad exculpar a los imputados iraníes introduciendo una nueva hipótesis acerca de cómo fue el atentado.
Para llegar a esta etapa de la instrucción fue determinante la decisión de la Sala I de la Cámara Federal, que hizo lugar a un recurso de Casación deducido por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) y ordenó la apertura del caso. En su voto, el juez Gustavo Hornos destacó que dos nuevos elementos que hasta ese momento no se conocían -inconstitucionalidad del Pacto con Irán y diálogos telefónicos entre Bogado y Timerman- tornaban prematura el cierre de la investigación que había dispuesto Daniel Rafecas en primera instancia.


COMENTARIOS

Comments are closed.