MIENTRAS LA PROVINCIA SIGUE ENDEUDÁNDOSE Y PENSÁNDOSE EXCLUSIVAMENTE A LA SOMBRA DE UNA MATRIZ PETROLERA, NO PODEMOS PAGAR LOS SUELDOS. ¿SERÁ MARIANO, NEO, O HABRÁ QUE ESPERAR A 2019?

Chubut, atrapada en la matrix


Por Juana de Arco*

Ya no se pueden pagar los sueldos, seguimos endeudándonos y nadie parece darse cuenta que vamos a ser devorados por la matrix. “¿Y qué es la matrix?” Con esa pregunta se iniciaba una de los tres capítulos de una película que hizo furor, por desentrañar el modus operandi de una realidad a todas luces generada por el sistema. “La matrix es esta realidad. La matrix es control”, fue la respuesta tajante que enroscó a los despiertos, aunque sea un poquito.
“La matrix es la matriz en la que estamos atrapados”. Y en Chubut, la matriz es petrolera. Una realidad holográfica que no depende en absoluto de nosotros, y que comenzó a desvanecerse, redelinearse y parpadear hace tiempo, con la consiguiente crisis de identidad productiva y por supuesto agujero negro en las arcas provinciales. El sistema se adecuará a sus necesidades, se tragará a quien sea necesario para funcionar. Y no es malo, apenas son las reglas.
El rompedor y profundo filme de los hermanos Wachowsky, “Matrix” hizo su aparición en el apogeo ideológico del “desierto real de los discursos y los metarrelatos” inaugurado unos años antes por el activista liberal Francis Fukuyama, y anunciado otros tantos años antes por los filósofos posmodernos Derridá y compañía. La mirada más izquierdosa vinculada al modelo económico en el que estamos inmersos apunta a la Matrix como “una continua metáfora de la lucha del sujeto histórico que toma conciencia de su condición de explotado (descubriendo el Gran Otro lacaniano) y la dirige hacia el sistema ideológico opresor, enfrentándose en cierto momento a los `monstruos´ en sentido gramsciano, que son la expresión máxima del control del sistema (es decir, el fascismo) y acabando por aburguesarse mediante un pacto social con la parte `buena del sistema´, poniendo fin a la `Revolución´” posible». Nada más cercano a nuestro día a día territorial, si nos animamos a ver la película completa.

Clarísima realidad virtual

Extrapolado a nuestra “matriz” productiva, desde la guita que ingresó como “joyas de la abuela” por regalías mal liquidadas, cuando Chubut terminó recibiendo unos 400 millones de dólares durante el gobierno del radical Carlos Maestro a la fecha, el petróleo nos ha traído tantas alegrías como depreciación de nuestra cómoda clase política, que apuesta a gobernar con el plus que significa tener hidrocarburos bajo los pies, que aseguran un chorro de ingresos fácil para pagar sueldos a empleados estatales, y seguir haciendo campaña para mantenerse en el poder, además de vivir bien, sin animarse a pensar en reinventar un desarrollo económico y productivo simultáneo.
En los últimos años, se puede afirmar sin margen de error que no hubo partido gobernante que haya encarado un plan serio para salirse de esta “matrix” productiva, o por lo menos prever salidas concretas. En su momento el radicalismo hizo la pantomima de intentar una “revolución productiva” con cría de zorros, chinchillas y cultivo de tulipanes entre otras brillanteces creativas, que terminaron además en ruidosos fracasos y sospechosos créditos destinados a unos pocos, con lo que se terminó disimulando la falta de un proyecto de desarrollo productivo para una provincia en ese momento rica. En un lapso de doce largos años de gobernanza radical, poco y nada se logró en términos productivos. Y guita no faltó. Y la dependencia de la “matrix” se hizo más y más pronunciada en los ocho años de dasnevismo que le siguieron, con intentos incipientes de encarar inversiones energéticas, y tomar participación en desarrollos públicos-privados, pero con más obra pública que otra cosa. Los cuatro años de buzzismo ni hablar. El famoso slogan “¿De qué va a vivir mi pueblo?” se proyecto desde la city comodorense a toda la provincia, pero sólo como enunciado e interrogante. Jamás tuvo un correlato de respuesta más allá de los rimbombantes encares y de que el propio exgobernador había surgido a la política grande, nada menos que como ministro de la Producción.

Enterradísimos como Sión

La semana terminó con un escenario acuciante. Después de tener que doblegarse en acuerdos el Ejecutivo Provincial ante Nación para poder afrontar el severo déficit que enfrenta, y donde cierra el año con el faltante de dos masas salariales completas, no logró el aval de su propia legislatura en una sesión express sin cuórum ajeno ni propio. Las arcas públicas arrastran una deuda de 1050 millones de pesos más lo que ahora le prestarían, unos 650 millones de pesos. Seguimos tirando la pelota para adelante porque esa adenda se pagaría en 48 cuotas, o sea, que otra vez avanzamos sobre el futuro. ¿Adónde fueron a parar los 600 millones de dólares en deuda que se tomaron los últimos años?, poco y nada se sabe.
Y en el mientras tanto, los números dictan que la matriz petrolera, lejos de convertirnos en Kuwait, nos tiene subsumidos en un sistema que nadie, sobre todo los gobernantes, se atreven a repensar seriamente. Y que el mundo, y nuestro país, acelera el control y reduce las oportunidades. De hecho la Nación que regentea el `agente Smith´, ya anticipó que en materia de energía y negocios, va para otro lado, y anticipó por ejemplo que se desprenderá de su participación en seis centrales termoeléctricas, una porción de la proveedora nuclear Dioxitec y acciones en otras compañías del sector energético, además de dejar abierta la puerta para privatizar las represas del sur, aún no construidas. Ni decir que Vaca Muerta está mas viva que nunca, y que el no convencional le ganará la parada al convencional por completo en poco tiempo.

Lo dijo el Oráculo

Los números dicen que es extremadamente oscilante el mercado de hidrocarburos. De hecho, entre enero y marzo de 2016 Chubut recaudó u$s78,6 millones cuando en 2015 obtenía u$s97,4 millones. Entraron en solo 3 meses u$s18,8 millones menos, pero el endeudamiento corrió a diferente ritmo. Son cifras totalmente comprobadas por el monitoreo de la Secretaría de Energía de la Nación, y ya en ese momento el propio Mario Das Neves, aseguraba que el estado provincial empezaba a perder 2 mil millones de pesos por año de regalías apuntando a la situación financiera que se venía para Chubut.
Un año después, exactamente el 27 de agosto de 2017, Das Neves volvía a confirmar públicamente con preocupación, que la Provincia cerraría 2017 con una pérdida de 700 millones de dólares menos que en 2016, advirtiendo públicamente que ya era necesario «discutir de qué modo se obtienen nuevos ingresos». Dos meses después fallecía.
¿Qué parte de todo esto no comprende el equipo de trabajo que administra el Estado y debe delinear un nuevo plan?

Simulacra y Simulation

¿Podremos asomarnos desde la habitación 101 que encajona los miedos, los mismos que también describió Orwell? ¿Entenderemos la advertencia de la necesidad de seguir el conejo (no la coneja) blanco que como el país maravilloso de Alicia nos invite a otra realidad productiva? En época de barriles flacos las propuestas de modificación de una matriz económica petrolera resurgen del olvido, del que tan bien la esconden los altos precios hidrocarburíferos de la “matriz”. ¿Será la minería una de las madrigueras alternativas, o la pesca, o el agronegocio, o el turismo, o tal vez un poco todos? Por ahora está claro que son todos simulacros frente a la “matriz” que prevalece. Y “El simulacro no es lo que oculta la verdad. Es la verdad la que oculta que no hay verdad. El simulacro es verdadero”.
Dicen que la mayoría en Chubut sigue esperando a Neo, “el elegido”, para que los saque de esta matrix. En la película, la identificación del `salvador´ se parabolea como el “Neo-cortex”, el encargado del razonamiento, la toma de decisiones y el pensamiento abstracto, también el Neo, el “New Man”, la nueva especie que decide `desde la conciencia´.
No parece por ahora que Mariano asuma ser Neo, mucho menos que su ministro Coordinador se considere el Morfeo que le permite soñar con otra realidad, ni Huichaqueo, nuestra Trinity, como para ponerle corazón a un nuevo modelo de desarrollo económico y distributivo en Chubut.
Pero no por evidente debemos asumirnos como anomalías frente al Arquitecto: Es lunes, hay una economía provincial casi estancada, con la cadena de pagos, peloteada; municipios inviables, el miércoles se daría la sesión extraordinaria para autorizar el endeudamiento, con suerte nos girará el préstamo Nación el jueves 7 o el otro lunes 11 (feriado mediante) y hay más de mil seiscientas personas por cobrar sus salarios de noviembre. Falta diciembre y aguinaldos, y después el largo y caliente verano que se avecina. Al decir de Trinity al señor Anderson: “la respuesta está ahí fuera y te encontrará, si tu quieres”

*Soy Juana de Arco, amiga de Juan de la Sota, fiel del Furia, seguidora de la Sombraonline, y ceniza de tantos…


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS