LA OFEPHI BUSCA ACORDAR POLÍTICAS CON LA ADMINISTRACIÓN NACIONAL

Das Neves y Gutiérrez pidieron respuestas urgentes para el petróleo


El gobernador de Chubut, Mario Das Neves se reunió ayer a la tarde, en Casa Rosada, con los ministros del Interior y Energía de Nación, Rogelio Frigerio y Juan José Aranguren, a quienes le planteó la necesidad de que se adopten desde Nación acciones concretas para mantener la actividad y los puestos de trabajo en la industria petrolera, que está en crisis a partir de la baja en el precio internacional del crudo.
En la reunión, en la también participaron el gobernador de Neuquén, Omar Gutiérrez, el ministro de Hidrocarburos de Chubut, Sergio Bohe, y un funcionario del área de Mendoza, Das Neves manifestó la necesidad de que las provincias integrantes de la OFEPHI (Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos) y el Gobierno nacional acuerden acciones conjuntas que permitan afrontar la situación.

“Barril criollo” y precio de las naftas

Se sabe que a la par el Gobierno avanza en la negociación con las petroleras para llegar a un acuerdo de precios sobre los combustibles a lo largo de 2016. Para ello el ministro de Energía y Minería, Juan José Aranguren, intenta llegar a un consenso con las empresas del sector para contener los valores en las naftas y el gasoil, y que la devaluación que destapó el levantamiento del cepo cambiario la semana pasada no se traslade de lleno a los surtidores.
Si bien todavía no se dio a conocer ningún convenio concreto de ajuste (ni porcentajes, ni tiempos), Aranguren dio una pista sobre los temas que están en la mesa de negociación.
En declaraciones radiales, el ministro reveló que el domingo hubo una reunión con las empresas y que el gobierno de Mauricio Macri presentará un proyecto de ley para modificar la carga impositiva en los combustibles de todos los impuestos nacionales, ingresos brutos provinciales y alguna tasa de algún municipio, que hoy significan la mitad del precio final que los automovilistas pagan por cada litro cuando llenan sus tanques (48% en el caso de las naftas y 42% para el gasoil)
«Pensamos aplicar un sistema distinto al que hoy afecta a los combustibles, que es el arancel ad valorem; es decir un porcentaje del precio ex refinería. Hoy si el precio aumenta al salir de la refinería, el impuesto también sube; y si baja, éste desciende», explicó el ex presidente de Shell en diálogo con el programa que conduce Juan Pablo Varsky. La idea, anticipó el ingeniero químico, acérrimo conocedor de la industria del downstream, es crear un impuesto fijo con bandas de fluctuación para que la autoridad, según corresponda, haga bajar la carga impositiva (como por ejemplo cuando exista un precio internacional alto) y viceversa. «Tenemos previsto presentarlo en marzo con el inicio de las sesiones ordinarias del Congreso», prometió.
El nuevo esquema permitiría a las compañías ajustar los precios hacia arriba cuando la carga impositiva baje, sin alterar el valor final para el consumidor. De esta manera, se posibilitaría un aumento por devaluación a la industria (que deben seguir los vaivenes cambiarios debido a que sus costos están dolarizados) sin agitar demasiado el índice inflacionario.
Por otra parte, Aranguren también reconoció que se está acordando un nuevo valor para el barril interno de petróleo, que a través de un pacto implícito realizado por la gestión kirchnerista con empresas, provincias productoras y gremios, ubicaron su cotización local hasta más de un 80% que el precio internacional, según el caso. Ese acuerdo tiene fecha de vencimiento el 31 de diciembre.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS