LO ATRIBUYEN A LOS COSTOS PORTUARIOS DE SUDAMÉRICA. EL 30 INGRESAN DOS BUQUES A MADRYN

Avanza la temporada de cruceros `devaluada´ pero con expectativas


NOTA CRUCEROSPese al plus paisajístico que aporta a las costas del Golfo Nuevo, y a la impronta que incorporó el crucerismo al turismo argentino, el sector, que creció con fuerza en la última década, no vive su mejor momento. Este verano habrá 9% menos de recaladas de barcos y de pasajeros pero la baja es de 38% y 41%, en ese orden, contra el récord de 2012/2013 en Argentina. La devaluación en países vecinos restó interés en viajar, a lo que ahora se suma la readecuación del peso frente al dólar. Hay menos barcos además porque las rutas se arman dos años antes, en un contexto de caída del turismo internacional
La temporada de cruceros arrancó oficialmente con la llegada de los barcos de las empresas más grandes, como MSC Cruceros o Costa Cruceros, que transportan entre 3.000 y 6.000 pasajeros.
Formalmente la temporada comienza en octubre, cuando empiezan a arribar barcos de menor tamaño, con entre 100 y 1.500 pasajeros a bordo.
A nivel país, esta temporada no será de las mejores. Aunque el turismo de cruceros creció a toda máquina en la última década, hasta lograr su récord histórico en el verano 2012/2013, comenzó a caer desde entonces.
Este año recalarán 101 veces cruceros en el puerto de Buenos Aires con unos 301.360 pasajeros a bordo, un 9% menos de arribos y de gente que el verano previo, pero lejos de las 160 recaladas con 510.800 personas de la temporada récord. Contra ese año, la caída actual es de nada menos que 38,6% en llegadas al puerto y de 41% en cantidad de pasajeros.

Madryn, entusiasmada

Para las terminales marítimas de Puerto Madryn, el movimiento de cruceros no es poco. Para este sábado se esperaba el ingreso del buque Marina con 251 metros de eslora y bandera de Islas Marshall transportando unos mil pasajeros y 780 tripulantes; mientras que para el miércoles 30 si el tiempo acompaña y no hay cancelaciones sorpresivas se espera observar dos imponentes siluetas flotantes: la presencia del Infinity con sus imponentes 294 metros de eslora y bandera de Malta transportando 2100 pasajeros y 930 tripulantes y a su vez el Norwegian Sun con 260 metros de eslora bandera de Bahamas transportando 1.700 pasajeros y 900 tripulantes. Luego, hasta el 5 del año entrante no se prevé nuevos arribos.
En definitiva, con alrededor de 40 escalas previstas, a los que se sumarán algunos buques científicos con destino a la Antártida, que a bordo llevan también pasajeros en viaje de placer, se espera superar los 60 mil pasajeros y 20 mil tripulantes, lo que estadísticamente, con 80 mil cruceristas, será la mayor temporada de la historia de las terminales marítimas madrynenses.
La temporada pasada, 2014-2015 “fue una buena temporada, durante la cual se cumplieron todos los arribos sin inconvenientes climáticos ni sociales a la par que por primera vez se concretaron tres pernoctes en Madryn.

Buenos Aires quiere más

La semana pasada arribó al puerto porteño el buque más grande de cruceros recibido hasta el momento por la terminal, el MSC Splendida, de 137.936 toneladas y 18 puentes, procedente de Santos, Brasil, con 4.000 brasileños abordo. También llegó el primer barco de Costa Cruceros, el Costa Fascinosa, con 3.000 personas.

Oscilantes

Los factores que inciden en la disminución de este tipo de turismo son varias. La devaluación de las monedas de países vecinos hizo menguar la cantidad de pasajeros regionales, y la fuerte devaluación de la semana pasada en la Argentina, que a hoy acumula un 33%, también reduce las perspectivas de los locales que aún no habían comprado su viaje.
Las empresas de cruceros explican, también, que las temporadas se planifican con dos años de anticipación, para asignar barcos a diferentes rutas del mundo. La menor demanda esperada entonces, en un contexto de caída del turismo internacional en el país, las desalentó a traer más barcos. Pero además aducen que los costos de operar en la Argentina son muy altos, lo cual torna menos atractivo operar en el país.

¿Puertos caros?

Las empresas de cruceros aseguran por ejemplo que recalar en Buenos Aires cuesta el doble que en Venecia y casi el triple que en Barcelona. Pero los altos costos no son privativos de la Argentina, sino que se verifican en varios puertos de Sudamérica. De ahí que armar una ruta en la región, pasando por Brasil, Uruguay y la Argentina cuesta el doble que una ruta similar en el Mediterráneo y el triple que en el Caribe, donde los costos son bajos, aseguran.
Según datos del Ente de Turismo porteño, en base a una encuesta de la temporada pasada, la mayoría de los pasajeros que arriban a la ciudad provienen de Brasil (56,4%), Estados Unidos (15,7%) y Europa (21,2%, con españoles e italianos en primer término). Los argentinos que más viajan, en tanto, son bonaerenses, los cordobeses y los santafesinos.
Casi el 52% de los cruceristas extranjeros se hospeda una noche en la ciudad, contra el 25,3% de los argentinos, y un 15,6% se queda dos noches, frente a 5,5% de los locales. Lo que más visitan es el Casco Histórico (45% de los foráneos y el 32% de los locales) y las compras más usuales son los souvenires y la ropa. Entre las actividades preferidas, se destaca la gastronomía (por el 45% de los extranjeros y 31% de locales).


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS