PADRES, ALUMNOS Y DOCENTES SE MOVILIZARON POR EL ROBO A LA ESCUELA 207

Vecinos plantean un duro panorama de inseguridad en barrio INTA


8Alumnos y padres de la comunidad educativa de la escuela 207 de Barrio INTA concurrieron ayer al establecimiento a compartir con docentes y directivos una jornada diferente. Es que el pasado fin de semana –se presume el viernes por la noche- un grupo de malvivientes que en forma permanente azotan el barrio y la escuela con robos y vandalismo, se robaron una importante cantidad de elementos electrónicos del lugar.
El desazón y la bronca dieron lugar ayer a una jornada de reflexión con los equipos de psicólogos que asisten desde el Ministerio de Educación, pero a pesar del trabajo realizado, los padres quieren respuestas.
Es por ello que al mediodía se juntaron para acordar una visita a la municipalidad y a la Unidad Regional, para reclamar seguridad, patrullaje y que se atienda el complejo panorama de inseguridad que se genera –dicen- por el alto consumo de sustancias y alcohol.
En cuanto al robo, la directora de la Escuela 207 de INTA desde hace tres años, Norma Raquel Flores, relató que “el sábado vinimos a preparar la escuela porque teníamos un mate Bingo para juntar fondos para los chicos de sexto grado que se van de viaje de egresados a Las Grutas”, oportunidad en la que vieron “que se movía la cortina, nos dimos cuenta que faltaba la reja”.
Para silenciar la alarma, los delincuentes “habían roto la bocina de afuera por lo que casi no se escuchaba, sino que por la ventana se escuchaba la alarma hacia adentro”, al entrar se encontraron con el desolador panorama.
Les robaron “dos consolas que fueron donadas que teníamos para los actos, un amplificador, computadoras que eran de la organización Ecos a la que les prestamos el lugar para que den computación, se robaron los microscopios, de todo”.
Entraron por la ventana de la sala de computación, “se tomaron su tiempo porque con una sierra cortaron la reja, la barretearon y la sacaron limpita. Y la dejaron al costado y sacaron el vidrio completo”.

Aviso sin resultados

La directora remarcó que “el viernes a la noche había saltado la alarma, se llamó a la policía que supuestamente hizo un recorrido, no vio a nadie, pero la alarma siguió sonando” en tanto que a las cinco de la madrugada “hablamos con la vicedirectora y ella también avisó a la policía y le dijeron que habían pasado y no habían visto ningún movimiento”.
Sobre las denuncias de los padres explicó que “estuvieron los padres y nos dieron datos, nos ayudan y nos apoyan porque ellos también están cansados porque como vecinos también sufren los robos porque la zona está bastante insegura”.
Algunos padres aportaron nombres –de quienes suponen cometieron el hecho- los cuales fueron aportados a la policía. Pero hasta ayer no hubo allanamientos que permitieran dar con los elementos robados que se presumen en el mismo barrio, cerca de la escuela.
La denuncia “se hizo el día sábado, vinieron desde el Ministerio, la supervisora, y ahora estamos haciendo todas las actas de lo actuado, y a partir de ahí pedir mayor seguridad, hablaremos con el titular de la Regional para pedir más presencia policial”.
Explicó que ahora “hace poco nos están colocando rejas en todas las ventanas, por ahora en todas las ventanas de las aulas ya tenemos pero en el SUM todavía no, entonces vienen a jugar y les pegan con la pelota, pero también los golpean y tiran piedras”.
Norma Flores hace tres años que dirige la Escuela 207 y recuerda que “se había calmado el barrio bastante. Otros hechos hubo antes, no siendo yo la directora de la escuela, pero desde mitad de año recrudecieron los hechos”.
Sobre el trabajo de contención de la escuela en el barrio dijo “hacemos todo para que los chicos que no pueden ir a otro lado tengan posibilidades: se brinda computación pero también talleres de percusión, de canto, de inglés, es grande la actividad”.
Quebrada por la situación lamentó que “uno hace todo lo posible para poder ofrecerles lo mejor y tener todas estas cosas. Son 24 grados en los turnos mañana y tarde. Nosotros hacemos de todo, pedimos donaciones, caminamos y golpeamos puertas para darles una oportunidad”.

Pedirán más presencia policial

La directora Flores aseguró que hay una situación insoslayable con la seguridad en el barrio: la Subcomisaría no tiene patrullero, ni gente. El barrio depende de la Seccional Tercera que con poco cubre los barrios más populosos de la ciudad, entre ellos los Moreira, Constitución, Amaya e INTA.
Al respecto remarcó que “la subcomisaría está a una cuadra pero no tienen ni siquiera móvil, y la comisaría Tercera que corresponde a esta zona tiene un ejido muy grande para cuidar, le corresponde Amaya, Constitución, y muchos barrios en el medio”.
Indicó la docente que “desconozco la cantidad de móviles que tienen, hemos llamado y nos pasa que vienen de la otra punta hasta la escuela y se tarda. El sábado vinieron bastante rápido, primero llamamos al 101 y después a la subcomisaría y vinieron”.
Estuvieron tirando piedras con la gente adentro “gritaban pidiendo que salieran personas que estaban en el mate bingo, estaban provocando, fue una situación bastante fea la que vivimos”, relató.
Pero lamentó que “mientras hacíamos el bingo el sábado, tiraron los vidrios, los golpearon y una vez que cayeron tiraron piedras, así que tuvimos que llamar nuevamente a la policía y vinieron y patrullaron mientras el bingo duró”.

“Si el policía sale de la Subcomisaría, también le roban”

Los padres y madres del colegio se reunieron temprano en la escuela, acompañaron a los chicos en la actividad con las psicólogas y elaboraron con ellos –como se puede- la realidad que les tocó el fin de semana. “En la Subcomisaría también roban”, ratifican y sostienen que “cuando asumió el ministro Massoni vinieron con Gendarmería, uno se sentía seguro de cruzar efectivos en la calle patrullando, pero vinieron un día y no vinieron nunca más”.
Lamentan sobre todo que estaban preparando una actividad para el 25 “para el día de la Música y la Tradición, los nenes tenían que bailar” pero según cuenta Carla, una mamá de la escuela “no sé ahora que vamos a hacer porque no tienen sonido”.
Tienen miedo, pero aseguran que se sabe quiénes son, porque “siempre se roban todo, les roban a los chicos, se robaron portones, rejas, entran y les tiran piedras a los nenes, no hay seguridad para nadie”.
“Siempre se ven chicos más grandes en los alrededores acá tomando y fumando en el horario en el que los nenes están en la escuela, no pueden salir afuera en el recreo ni usar el playón para hacer gimnasia porque lo tienen ocupado”, ese grupo problemático de muchachos, está siempre en el lugar.
Estela contó que “escuchamos la alarma el viernes a la noche, llamamos a la policía que supuestamente dijo que vino a recorrer el barrio, desde las 9 de la noche sonaba la alarma”.
Por su parte Natalia, otra mamá, expresó que “nos juntamos para ver si podemos ir al Municipio, a la Unidad Regional para pedir más seguridad. No se puede venir a la escuela a ver como se roban las cosas, es muy feo”.
“Es el barrio, es el lugar, hace falta más policía, más seguridad”, pero lamentan que “en la subcomisaría dicen que hay un solo policía, tendrían que haber cuatro o cinco, porque si salen cuando los llamamos, les roban a ellos en la subcomisaría”, repasó finalmente.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS