NOVENA JORNADA DEL JUICIO POR EL ASESINATO DE MARISA SANTOS Y SUS DOS HIJOS

Las escuchas descartaron la participación de otro sospechoso en el Triple Crimen


13En la sexta jornada del juicio oral y público que investiga lo que se conoce como el triple Crimen de Sarmiento, en el cual está imputado Claudio Lamonega, declararon nueve testigos. Lamonega es el principal sospechoso de ser el autor de los tres crímenes ocurridos el 23 de noviembre del año pasado, en el domicilio de Sarmiento, entre las 03:25 y las 09:50, cuando Marisa Santos y sus hijos, Lucas y Victoria Ramis, se encontraban durmiendo.

Escuchas

El primer testimonio, correspondió a una empleada policial que integra la Brigada de Investigaciones de la policía local. La profesional explicó las comparaciones efectuadas entre las imágenes tomadas por las cámaras de seguridad y las fotografías de la camioneta Kangoo, realizadas por el equipo de criminalística de la Fiscalía.
En otro orden, por pedido de los abogados querellantes, relató su intervención sobre un informe de escuchas telefónicas. En este sentido, indicó que trabajaron en la escucha de veintiocho CD y cinco casetes, que contenían registros de audios telefónicos. Las escuchas correspondían a tres números de teléfonos, dos de Sarmiento y uno de la provincia de Córdoba.
En este contexto, la investigadora remarcó que el informe sobre un familiar político de las víctimas, cuyo seudónimo es «el cubano», no arrojó ningún dato de relevancia. Según afirmó la testigo, las conversaciones grabadas estaban referidas a sus actividades como mecánico y charlas con sus clientes.
Se debe recordar, que Lamonega en su declaración del 7 de enero, manifestó que el esposo de una de las hermanas de Marisa- apodado «el cubano»-, no contaba con la confianza de la víctima, quien incluso no quería que se acercara sus hijos.

Testimonios técnicos

Otro de los testimonios destacados, correspondió a un oficial de policía, quien confirmó que una pericia realizada por el Área de Criminalística, sobre los pedales de la camioneta Kangoo, arrojó un resultado positivo.
En esa oportunidad, la licenciada en Criminalística roció un reactivo químico sobre los pedales, lo que permitió hallar muestras biológicas en ese sector del vehículo.
También declaró un técnico electromecánico, quien realizó la pericia mecánica vinculada al funcionamiento de la alarma cortacorriente del rodado.

Por el olfato

Asimismo, otro miembro de la División Canes de la Policía de Comodoro Rivadavia, describió las intervenciones realizadas con los perros rastreadores de raza Blood Hound, que respondía al nombre de «Asthor» y un ovejero alemán, llamado «Kim». En este sentido, indico que el can «Asthor» inició la búsqueda luego de olfatear una prenda intima del sospechoso. El perro comenzó un recorrido desde la esquina de Uruguay y Perito Moreno, dando indicios de los lugares en los que estuvo o pasó esa persona. El can se detuvo en la zona del contenedor de basura, ubicado en la vieja estación de servicio, continuó su recorrido por calle Patagonia y luego cruzó la plaza San Martin, en dirección al patio de la comisaria. Allí, dio vueltas alrededor de la camioneta de la víctima, y luego ingresó a la dependencia. Su trayecto culminó en la antesala de los calabozos. En ese lugar estuvo demorado Lamonega, durante las primeras horas de la investigación.
Otras tres intervenciones se realizaron en la casa de la víctima, el basural municipal y los canales de riego. En esta última, los perros rastreadores bordearon aproximadamente cien metros y se detuvieron en un sector, donde se encontraba una planta de rosa mosqueta.
Cuando los investigadores cerraron las compuertas y bajo el nivel del agua, en la zona señalada por los perros, se halló el teléfono celular de Marisa y el supresor de sonido.
Por último, brindaron sus testimonios cuatro empleados policiales, que relataron sus intervenciones en las tareas investigativas y el conductor del camión recolector de basura.

 


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS