IMPUGNARÁN LA SENTENCIA Y VOLVIERON A CUESTIONAR A LA PRINCIPAL TESTIGO DEL JUICIO

Caso Antillanca: familiares de policías condenados piden reabrir la causa


El Diario | Trelew

Familiares de los policías condenados a prisión perpetua por el asesinato de Julián Antillanca, ocurrido en 2010, solicitan que se reabra la causa en el marco de la apelación formulada por la defensa de los ex funcionarios policiales que actualmente están purgando la pena impuesta.
Señalan que un nuevo testigo aportó datos que involucrarían a funcionarios judiciales. Víctor González, un auxiliar de enfermería que prestaba funciones cuidando al hermano de la entonces testigo de identidad protegida de la Fiscalía, Jorgelina Domínguez Reyes, se presentó en una de las dependencias de Trelew para dejar asentadas una serie de ocasiones en las cuales presenció la visita de funcionarios de la Fiscalía y del abogado querellante de la causa, Guillermo Hervida, al domicilio de la principal testigo del caso. Allí, según sostienen los familiares de los condenados se le habrían ofrecido dinero e la habrían instruido acerca de lo que debía atestiguar durante el segundo juicio.

Apelarán

El testimonio de Víctor González fue asentado días antes de que se lleve a cabo la apelación de la sentencia a los tres policías de la Comisaría Cuarta, condenados a reclusión perpetua por haber sido sindicados como los asesinos de Julián Antillanca. Al respecto, Damián Solís, hermano de Martín Solís, quien se encuentra cumpliendo la condena, sostiene que “consideramos que a partir de esta declaración, puede haber una apertura a una nueva línea investigativa en función de que la testigo de identidad protegida, que apuntaba a los empleados policiales (por la muerte de Julián Antillanca), a raíz de este testigo, quedaría desmentida”, en referencia a Jorgelina Domínguez Reyes. A su vez, el nuevo testimonio “lamentablemente, arroja sombras y tinieblas sobre lo que es el accionar de Fiscalía y de lo que en su momento era la querella, el doctor Hervida. De acuerdo a lo manifestado por Víctor González, iban al domicilio de Jorgelina Domínguez Reyes a instruirla en la causa y a mostrarle fotografías para lo que posteriormente fue el reconocimiento positivo durante la rueda de conocimiento”, comenta Solís.

Jueces de tres jurisdicciones

Solís anticipa que “ya fuimos notificados como parte sobre la fecha de la apelación, que es el jueves 5 de noviembre, donde se llevará a cabo el pedido de impugnación de la sentencia que habíamos presentado como Defensa”. También, destaca que el tribunal constituido para dicho proceso “donde hay un juez de Puerto Madryn, uno de Esquel y otro de Comodoro. Esta fue la metodología del Superior Tribunal de Justicia para evitar que los jueces estén contaminados o muy involucrados en la causa”. Sobre las novedades que podrían provocar la reapertura de la causa, Solís agrega que “estamos muy expectantes, la Defensa tiene toda la facultad de hacer presentaciones y poder defender lo que fue la solicitud de impugnación, mientras que la Fiscalía y la querella sólo pueden remitirse a la defensa del fallo, así que en este momento podríamos decir que nos toca jugar a nosotros”.

“Nerviosos”

Damián Solís afirma tener contacto con su hermano “utilizando los horarios del régimen de visita” y cuenta que tanto él como los otros dos policías condenados, Laura Córdoba y Jorge Abraham, se encuentran “están muy esperanzados, al mismo tiempo nerviosos, más a sabiendas de que la Justicia lamentablemente se doblega por un poco de presión y en su momento no interesaron las pruebas que se produjeron durante el debate. Por más que están esperanzados de que todo va a salir bien en función de su inocencia, también está el temor de pensar que a la Justicia mucho no le importa la inocencia, sino más bien, la presión social que se pueda ejecutar en el estrado, lo que quedó demostrado en el juicio anterior”.

Críticas a Antillanca

El hermano del policía condenado manifiesta que “esperamos que esto finalice una vez por todas, ellos mismos le dijeron a César Antillanca durante el juicio, mirándolo a los ojos, que él sabía bien que eran inocentes y que seguramente se había cruzado con el asesino de su hijo en los Tribunales. Además, todos le ofrecimos ayuda para encontrar al culpable, pero eso no le interesó porque lamentablemente él tenía otros intereses. El señor Antillanca, luchando por la muerte de su hijo, cuyo dolor respetamos enormemente, utilizó eso como trampolín para llegar a cargos políticos. Por eso nos queda la duda de si había un interés en encontrar al verdadero culpable o buscar un medio para llegar a un interés personal”.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS