Recrudece la violencia en Israel y Palestina y aumentan los muertos


Otra jornada de violencia en Israel y la Palestina ocupada dejó hoy tres muertos, una madre embarazada y a su hija de cuatro años en Gaza, y un niño en Ramallah, más de 330 palestinos y un policía israelí heridos en Cisjordania. En tanto que desde Tel Aviv, anunciaron endurecer las penas de cárcel contra aquellos que tiren piedras. Después de las muertes de nueve manifestantes palestinos desarmados en la Franja de Gaza el viernes y el sábado, un bombardeo israelí mató hoy a Nur Hasan, una mujer de 30 años embarazada, y a su hija de cuatro años, Rafaf, e hirió a otros cuatro miembros de la misma familia en ese mismo territorio, según informó el vocero del Ministerio de Salud en Gaza, Ashraf Al Qedra. Las dos fallecieron aplastadas luego que un bombardeo israelí provocara el derrumbe del edificio en el que vivían. El Ejército israelí informó que hoy bombardeó Gaza en respuesta a los dos misiles que habían sido lanzados desde ese mismo territorio horas antes sin dejas heridos ni daños materiales, presuntamente desde una zona de entrenamiento del movimiento islamista palestino Hamas, la fuerza que controla la franja desde 2006. El edificio de los Hasan ya había sido destruido en ofensivas israelíes anteriores contra la Franja de Gaza y había tenido la suerte de ser uno de los pocos reconstruidos en los últimos años. Al mismo tiempo, que el duelo y el dolor se instalaba en Gaza por tercer día consecutivo, en Cisjordania y Jerusalén este, los otros dos territorios palestinos, las protestas, los enfrentamientos con las fuerzas ocupantes israelíes y la represión no aflojaron. En un episodio poco claro, un policía israelí y una palestina resultaron heridos en un puesto de control militar en Jerusalén este, cerca de uno de las colonias más grandes que separan esta zona de Cisjordania, Maale Adumin.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS