EN SACRA BUSCAN IGUALDAD DE DERECHOS PARA MUJERES DE DIFERENTES ÁMBITOS

El Sindicato de Amas de Casa tiene casi tres mil afiliadas en Chubut


2“Una comunidad organizada llega a buen puerto”. Así lo afirma Patricia Rodrigo, Secretaria General del Sindicato de Amas de Casa de la República Argentina (SACRA), que actualmente nuclea alrededor de 2800 afiliadas en el Chubut, provincia en la que está presente desde hace más de tres años.
A partir del resultado electoral, Patricia Rodrigo menciona que “tenemos cierto aliento de protagonismo más positivo que con el gobierno de Buzzi y en lo que es la planificación de políticas, vamos a tener un papel muy positivo. Vamos a apoyar al nuevo gobierno y ellos a nosotras para que podamos seguir construyendo en toda la provincia”, en relación al apoyo del Sindicato de Amas de Casa a la candidatura presidencial de Daniel Scioli y a la gobernación de Mario Das Neves. Con respecto a la relación con el intendente reelecto de Puerto Madryn, Ricardo Sastre, comenta que “es muy buena, nosotras trabajamos con todos los candidatos de Mario en todo Chubut, con quienes tuvimos muy buena relación y eso nos va a dar una plataforma y participación política importante para poder fortalecernos”.

Regularización laboral

En cuanto a la gestión del sindicato en la provincia, Rodrigo explica que “estamos siendo interlocutoras para las empleadas domésticas en el Ministerio de Trabajo” y que “en este momento tenemos una postura política que nos permite sentarnos en la mesa de negociación para poder lograr las paritarias de las empleadas domésticas. Además, lo que hacemos cuando por ejemplo nos enteramos de casos de trabajo en negro, asesoramos a la empleada como también al empleador acerca de los beneficios que tiene el tenerla en blanco”. A su vez, agrega que “intentamos lograr que se cumplan los beneficios para las empleadas domésticas, porque ellas también son amas de casa, llegan a su casa y siguen trabajando como cualquiera de nosotras que tal vez cumplimos una función administrativa o en algún otro lugar de trabajo”. La secretaria general de SACRA cuenta que uno de los próximos proyectos a concretar es “tener nuestra propia casa para poder lograr tener la obra especial en el Chubut, y poder darles este beneficio a las compañeras empleadas domésticas y a las monotributistas que no lo están cubriendo las obras sociales que tenemos en el sector”.

Un escenario favorable

“El sindicato tiene una historia de 34 años”, cuenta Rodrigo y relata que “nació en Tucumán a través de un proceso político muy duro, nosotras llegamos en un momento en el que ya existen ciertas conquistas como la jubilación para amas de casa, la asignación familiar y otras propuestas políticas que se vienen luchando hace más de treinta años. Tuvimos la virtud y el beneficio de que ya estuviera todo esto logrado, por eso seguimos trabajando para lograr otros beneficios y principios que nos tienen que favorecer a todas las mujeres”.

Trabajo conjunto con otras instituciones

La Secretaria General cuenta que en el territorio provincial existe una gran variedad de mujeres, “no solamente las de la ciudad sino mujeres rurales y productivas. Estamos trabajando mucho con las mujeres originarias, no para que se integren necesariamente a nosotras y sean parte, sino para que puedan tener su identidad por lo que están luchando, y nosotras las apoyamos” y agrega que el SACRA realiza intercambios con otras asociaciones, como aquellas “para personas con capacidades diferentes, fortaleciéndolas, y estamos trabajando con un grupo de mujeres relacionado a la problemática de la violencia de género, además de las Madres del Dolor. Ellas tienen a los chicos que están bajo tratamientos por drogas y si están fuertes, pueden transmitirles a sus hijos lo que necesitan. Sino, es imposible”. También, Patricia Rodrigo afirma que en el sindicato están interesadas en que “otras instituciones intermedias hagan lo que nosotras hacemos, porque una comunidad organizada llega a buen puerto” y adelanta que también trabajan de manera permanente con el Interior de la provincia y con adultos mayores, además de operar en red “para beneficiar a cada persona de cada lugar que visitamos”.

Sin resultados

La titular del SACRA Chubut sostiene que “necesitamos lograr que haya organizaciones activas, no únicamente plasmadas en papeles” y apunta que “en todos lados hay dificultades, son diferentes realidades. Uno no puede comparar situación de Comodoro Rivadavia y la que hay en Gaiman, son diferentes escenarios. Una persona que sufra y que no le cumplan los derechos para nosotros es un problema, entonces en todos lados hay inconvenientes”. A su vez, menciona que “somos muy conscientes de que tenemos que ser mediadoras y trabajar con otras instituciones y el Estado para poder resolver, porque solas no podemos. En estos cuatro años de Buzzi intentamos acercarnos y plasmar diferentes actividades y la única que pudimos traducir en un papel pero que no se logró llevar adelante por falta de apoyo del Estado provincial, fue un acuerdo para poder hacer un padrón de empleadas domésticas con la Subsecretaría de Trabajo. Hablamos con Federico Ruffa, que tuvo muy buena intención, pero es como todo lo que se hizo, se plasmó en un papel pero no dio resultados. Fue una foto sin sentido, si nosotros ponemos una foto o plantamos una bandera, tiene que tener un sentido y este no fue el caso. Para ir y ser ‘figurettis’ hay un montón de personas dando vueltas”.

Ideales multidisciplinarios

“Una vez cada tres meses nos juntamos todas las mujeres de la provincia para conversar y siempre destaco que hay que ser fabricantes de chimeneas, no vendedoras de humo, porque sino no llegamos a ningún lado”, cuenta Rodrigo y agrega que “el humo se disuelve y las chimeneas quedan, por eso en nuestro logotipo hay una mujer, una casa y una chimenea. Todo tiene un sentido de construcción y organización. Hemos logrado trabajar con otros ideales, tenemos compañeras radicales, comunistas, evangélicas, socialistas, católicas y testigos de Jehová, entre otras, con quienes en las distintas capacitaciones pudimos sentarnos a hablar y discutir nuestras posturas, lo cual hay que destacar porque necesitamos tener estos principios en todos los ámbitos. Hay que integrar ideas distintas para crecer. En Rawson tenemos 27 talleres semanales en diferentes horarios y en todos ellos hay compañeras justicialistas, radicales y de otros espacios políticos. Es muy bueno sentarnos algunas horas y poder hablar de la postura política de cada una, sin pelearnos, cada una plasmando sus ideas. Imaginemos si este escenario pudiera llevarse a otras organizaciones. Si una mujer se siente bien, está contenta internamente, se destaca y se siente útil, esa persona llega a la casa, tiene otra postura y la transmite”, concluye la Secretaria General del SACRA.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS