POR EL PAVIMENTOS, LOS VECINOS DEBÍAN PAGAR 60 MIL PESOS CUANDO LA OBRA LA FINANCIÓ NACIÓN

Destacan que se exima del pago de las ‘200 cuadras’ a los frentistas


1El Concejo Deliberante derogó, la semana pasada, la ordenanza que establecía el cobro a los frentistas de la obra denominada “200 cuadras” de pavimento, a instancias de un proyecto girado por el Ejecutivo Municipal, que vino a subsanar una medida impuesta por la anterior gestión.
Mariela Sosa, vicepresidenta de la Junta Vecinal del barrio Fontana, recordó que “la última parte de asfalto que se hizo, que abarcaba cien cuadras, desde el municipio de la gestión anterior había aprobado una ordenanza por la cual ese asfaltado se le iba a cobrar a los vecinos. La directiva venía de Nación, de la época en la que Néstor Kirchner hizo el contrato para la construcción de la doble trocha, le quitaron impuestos a la empresa encargada y eso benefició con cien cuadras (asfaltadas) a Puerto Madryn, cien a Trelew y otras cien a la localidad de Esquel. En la ciudad se quería cobrar por ese asfalto, cuando al municipio no le había costado nada. Este es un barrio de gente obrera, no se ve que haya planes de vivienda, mucha gente ha construido su propia casa.
Entonces, que de repente vengan 60 mil pesos de asfalto por vecino para pagar, resultaba imposible”. A su vez, la referente del barrio detalla que “desde 2010, cuando estaba Víctor Ascagorta como presidente de la Junta Vecinal, los vecinos vinieron y comenzamos la pelea para evitar ese pago, fuimos al Concejo Deliberante, donde en ese momento sentíamos una negativa tremenda a querer revocar esta ordenanza. Hubo vecinos que lloraban, mayormente jubilados. Hay gente que ya murió y que no pudo saber que se resolvió el problema. Los vecinos estaban en deuda con el municipio, hasta que finalmente se atravesó un proceso legal donde se determinó que ese monto no se iba a pagar. Mario Das Neves, que en ese momento era el gobernador de la provincia, dijo que no se debía pagar porque era algo que venía desde Nación, no es algo que le costó dinero al municipio. Como en el Concejo Deliberante había casi siempre minoría, desde el Frente para la Victoria nunca querían revocar la ordenanza, pero actualmente se pudo trabajar y quitarla, por lo que hoy 1200 familias no van a pagar ese costo”.

Sin políticas partidarias

Sosa, quien está a cargo de la Junta Vecinal desde 2013 junto a su presidente, José Luis Paineman, explica que “Venimos de una gestión permanente. El presidente de la Junta gestiona, no da soluciones a las cosas, dado que en conjunto con los vecinos hacemos el trabajo. Ellos vienen, nos cuentan los problemas y nosotros gestionamos. Tratamos de encontrar todos juntos la solución, porque no tenemos facultades para determinar que algo se haga ya, sino que presentamos cada cuestión al organismo que corresponde”. En cuanto a la etiqueta política con la cual muchas veces se califica a las juntas vecinales, Mariela Sosa aclara que “hay vecinos que intentan desprestigiar el trabajo realizado en la Junta Vecinal, porque muchos la ven como un puntero político al presidente, y queremos demostrar que no es así. Nosotros trabajamos para que el vecino tenga beneficios. Muchas veces escuchamos en los medios que, en épocas electorales, el ‘caballito de batalla’ de los políticos son las juntas vecinales, que hay que recuperarlas porque trabajan para diversos sectores, y no es así. Todas las personas pueden tener una política partidaria o preferencia en particular, pero eso no tiene nada que ver con las juntas vecinales. Yo soy una vecina más acá y uno toma la responsabilidad para gestionar y para que mejore el barrio, porque también vivo acá”.
Sosa explica que desde 2008 había un grupo de vecinos en la calle Moreno que no habían sido alcanzados por las obras de cloacas, por lo cual “a través de diversas gestiones entre la municipalidad, Servicoop y la Junta Vecinal, se les consiguió la válvula de retención y diversos beneficios para que puedan acceder al servicio. La obra quedó terminada afuera y cada uno de esos vecinos ahora se hará cargo para adentro de su casa. Cuando los vecinos firmaron la financiación de dichas obras, nos pareció justo que se hiciera en la Junta Vecinal, no en la Municipalidad y tampoco en Servicoop porque era una gestión que habíamos hecho nosotros. Sí vinieron las autoridades, porque tienen que hacerlo. Pero lo que sucedió, desde sectores de vecinos ligados a la política, es que se decía que queríamos juntar avales para Servicoop; incluso fuimos a la casa de los vecinos que habían firmado, porque les habían metido miedo diciéndoles que les iban a hacer firmar un documento para usarlos para alguna elección de Servicoop. Luchamos contra eso y contra quienes hacen una mala política”.

El asfalto, una deuda pendiente

La vicepresidenta de la Junta Vecinal explica que actualmente, el 80 por ciento del barrio está sin asfalto y que ello representa un gran problema. “No estamos ajenos a la problemática de la ciudad. Nuestro barrio tiene todas las calles mayormente de ripio, lo cual provoca entre otras cosas problemas respiratorios en los chicos”, detalla Sosa y agrega que “se han hecho cordones cuneta en algunas calles, que representa el paso anterior al asfalto, por lo que esperamos que próximamente se coloque este último”. Además, cuenta que “anteriormente, como la economía municipal no estaba bien, no teníamos canales de riego pero por suerte es algo que ya se ha normalizado”.

Desempleo e inseguridad

La referente del barrio Fontana manifiesta que la inseguridad es un flagelo que “sufrimos todos” y que “se está poniendo cada vez peor por la situación social que atraviesa la ciudad”. Sosa afirma que, “al haberse cerrado las empresa pesqueras, se apagó la ciudad” y critica las posturas que definen a Puerto Madryn como una ciudad exclusivamente turística, dado que ello puede provocar una superpoblación que no beneficia la delicada situación económica que atraviesa. También, sostiene que “hay empresas que son muy selectivas, porque tenían familias que vivían de ellas, pero hoy en día, con la tecnificación, el puesto que ocupaban tres personas ahora lo hace una máquina, por lo que ya no es tanta la demanda laboral que hacen las empresas grandes”.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS