“PLUMAGATE”: LA FIRMA GA&A S.A. PROPONÍA SER SOCIA EN SEIS UNIDADES DE NEGOCIOS

Banco del Chubut: El verdadero terror por el que intervino la Justicia


De toda la documentación analizada a la que ha venido teniendo acceso El Diario en una exhaustiva investigación que desembocó en actuaciones de la Justicia y hoy están en manos del Juez Penal, doctor Darío Arguiano, lo más importante no sería tanto si el proveedor que hace saltar por el aire la estructura administrativa y legal y mantiene los nervios alterados en la entidad, cobro una o dos veces o presentó en definitiva o no los trabajos que figuran en las facturas. Cosa que por supuesto no sería un tema menor porque constituiría un delito, pero en el fondo, sería apenas un “pecado de adolescencia” comparado con lo que se venía detrás de la proveedora, de continuarse con el contrato de servicios básicos que, prácticamente con la reactivación hecha por Gerencia General a cardo de Marcelo Ramírez de manera retroactiva en marzo, quedaba andando.

Demoras del propio proveedor
Para continuar con el relato y para que quienes no se interiorizaron de las “capítulos” anteriores, cabe refrescar que el Banco del Chubut está siendo sometido a una investigación por irregularidades –por ahora- con un proveedor denominado Graciela Adan & Asociados. Esta consultora prestaría “servicios comunicacionales y de relaciones públicas” y habría cobrado más de 5 millones de pesos, más allá de la reticencia del departamento legales que varias veces objetó la contratación y de un lapidario informe de la sindicatura respecto a las mayores pretensiones de la consultora de convertirse en “socia” del Banco del Chubut. Sí, así como lo lee, amigo lector.

¿De la mano de quien viene el proveedor?
Por ahora se está investigando como llega, léase `de la mano de quien´, Graciela Adán & Asociados de sus glamorosas e influenciables tareas en plena Recoleta en Ciudad de Buenos Aires a la inhóspita Capital de Chubut, a la sede Central del Banco semi público. Se dice que la proveedora vendría de la mano del Gerente General Marcelo Ramírez, que a su vez vino con fuerte respaldo político del director carlos Eliceche. Ramírez, en el momento de esos acuerdos cumplía tareas en simultáneo como Gerente de Unidades de Negocios del BAPRO, violando la Ley de Entidades Financieras. Decimos en ese momento, porque se supone que su contrato regía hasta Julio de 2015, no habría constancias de haberse prorrogado y no figuraría su re-nombramiento ni siquiera en su legajo.
Tampoco se pudo conocer a la fecha si fue reemplazado, o si en su lugar está cumpliendo funciones el Vicegerente General que es un hombre de reconocida trayectoria y amplia idoneidad en la entidad, o sea, el que labura en serio.
Quién banca a Graciela Adán & Asociados adentro del Banco del Chubut resulta un misterio hasta para los propios directivos de la entidad. Así lo expresa la Comisión Fiscalizadora que observó “las facturas que se acompañan no están conformadas por ningún funcionario, a pesar de haberse autorizado los pagos. Se reitera el requeirimiento de la remisión de tales certificaciones de cumplimiento del contrato, sobre todo a la luz de los reparos que la calidad técnica de los mismos le merece a esta Comisión según se expone en el punto siguiente a este dictamen. Asimismo, a la fecha no se sometió al Directorio los informes de la proveedora, según lo dispone la cláusula primera párrafo segundo del contrato (sic)”.

Demoras, faltantes y rarezas
Según este informe Nº 46 de la Comisión Fiscalizadora que comienza a advertir de los excesos de atribuciones que iría ganando la proveedora, o por lo menos los intentos, surge que por los servicios prestados hasta el momento había otras numerosas irregularidades legales.
En el Punto 3º) del informe que firman los síndicos contador Miguel Ariet, y doctores Alberto Gustavo Menna y Rodrigo Gaitán subrayan que “se expone que la firma del contrato se vio demorada por razones administrativas del proveedor, pero sin especificar cuáles fueron las mismas”.
En el punto 4º) dejan dudas hasta de si el trabajo en realidad se hizo: “No se remite la certificación de conformidad con la prestación efectiva de los servicios de la proveedora según lo requerido en el punto 9) de la Nota 14/15 de esta Comisión. Esta exigencia se hallaba contemplada en la parte final de la cláusula tercera y constituía requisito para habilitar el pago de la última factura de honorarios”.

La intentona que causó pánico
Pero más allá de todo esto, que de por si fue todo un entramado increíble que haya pasado, si se considera las exigencias que suele oponer el Banco del Chubut para su distinguida clientela y/o proveedores de algún mínimo servicio, la chispa que encendió la bengala de alerta fue la propuesta de Contrato para Constituir una Sociedad Holding entre Graciela Adan y Asociados S.A. y el Banco del Chubut.
Para ello, la proveedora presentó modelos de contratos y posibles áreas donde desempeñar tareas y contribuir con el banco, pese a no conocérsele ninguna experiencia previa en asesoramientos bancarios específicamente.
Estos modelos de “informes” y/o contratos posibles fueron alarmantes para la estructura legal de la entidad que los defenestraron de la siguiente manera:
En el punto 5º los fiscalizadores de la entidad advirtieron que “Los informes presentados por la proveedora no tienen firma ni identificación de quien los ha elaborado, ni fecha de presentación, ni la indicación del funcionario de la entidad que los ha recibido y analizado”, exponiendo otra vez que no se sabía de la mano de quien venía el intento de `curro´.
“Además debe decirse que los proyectos de Estatutos que se acompañan, exhiben carencias jurídicas significativas, tales como no indicar quienes serían los socios de Chubut Leasing S.A.; Chubut Fideicomisos –en la que en su denominación no se indica el tipo social que adopta- y Chubut Bursátil –en la que tampoco se indica el tipo social en su denominación; no acompañan el proyecto de Chubut Tecnología y Servicios S.A., establecer la constitución del Grupo Banco del Chubut S.A. por resolución del directorio del Banco del Chubut S.A.; no evaluar si a la luz del Estatuto aprobado por el anexo A de la Ley II Nº26 DJP el Banco del Chubut S.A. tiene capacidad jurídica para afectar su capital social a constituir una sociedad holding; no se hace referencia ni se considera la limitación de participación impuesta por el Art. 32 de la LSC”, o sea un verdadero `mamarracho´ que se podría inferir se intentó enquistar en el Banco del Chubut, tal vez traído de modelos ya labrados en otras entidades del país, o pergeñados en algún claustro porteño donde se dedican a fabricar “productos” para incautos.

También iban por la Fundación
Como si fuera poco la proveedora Graciela Adan & Asociados S.A. habría propuesto entre otras cosas, asociarse también a la Fundación del Banco que preside la mismísima esposa del Gobernador, Martín Buzzi, a la manera que la esposa de Scioli preside la Fundación Banco Provincia.
Los síndicos le achacan sin anestesia a que en los modelos de Constitución que presenta GA&A se intenta “colocar a la Fundación Banco Chubut como socia del Grupo Banco Chubut S.A. con un 5% de su participación accionaria, sin considerar que el objeto consignado en los arts. 4 y 5 de su Estatuto se lo impiden, entre otras cosas”.
Es para destacar que la Fundación Banco Chubut fue fundada durante en 2012 como uno de los primeros actos del Gobierno de Martín Buzzi en relación al sistema financiero, definiendo su presidencia en su propia esposa, Carolina Shanahan.
Al inicio se determinó que “el objetivo central de la fundación es financiar y apoyar actos benéficos, como muchas entidades financieras de la Argentina lo vienen haciendo desde hace décadas. Pero también se utilizaría esa estructura para coordinar ayudas para la recuperación de adictos, entre otras actividades”.
Hasta ahora, poco y nada se fue conociendo de las tareas, presumiblemente por el bajo perfil que gusta de cultivar Shanahan. (El órgano ni siquiera posee un sitio web para difundir sus proyectos, experiencias y contribuciones)
Lo último que se conoce de las actividades de la Fundación fueron jornadas dictadas en la Universidad de la Patagonia en la sede Comodoro Rivadavia. En junio de 2014 sobre “Periodismo en la Patagonia. Evoluciones, deformaciones y tecnología”, con cuatro periodistas regionales como invitados. En Julio otra vez se dedicó al tema comunicacional “El periodismo argentino en la última década” Invitada: Nora Veiras (Página/12; y Canal 678).
En Agosto financió el debate “La investigación periodística en Argentina y México” con la invitada mexicana: Cecilia González (corresponsal de la Agencia Notimex en Argentina)
En Septiembre planificó “Comunicación, periodismo y cultura en Argentina y Europa” con un invitado ya directo de las entrañas del `Tio Sam´: Ben Bollig (Universidad de Oxford).
Más allá de lo que hizo o dejo de hacer la Fundación, que puede ser tema de otra historia vinculada a la entidad y su marca, tampoco era para que la proveedora GA&A S.A. la quisiera sumar, `infiltrar´ o poner a `laburar´ en holding de vulgares negocios y lucros, no?

Apuro por cortarle las alas
Con todo este accionar cada vez más exponencial de la proveedora que comenzó evaluando la conveniencia sobre la ubicación del cajero de Tecka, y terminó presentando estatutos de socia en por lo menos seis unidades de negocios bien diferenciadas: Chubut Leasing S.A.; Chubut Fideicomisos, Chubut Bursátil, Chubut Tecnología y Servicios S.A. y Grupo Banco del Chubut S.A., es que reacciona internamente un sector del banco, con el lapidario informe de la Sindicatura ingresado formalmente el 20 de Agosto pasado a la secretaría de Gerencia General, explotando periodísticamente y derivando en la investigación judicial, para `parar la pelota´ y porqué no, hasta impedir el reclamo de algún derecho ya adquirido de marzo a esta parte.
Los profesionales determinaron que “Todas estas deficiencias (mencionadas en cada punto anterior de la intentona de convertirse en socia) impiden a juicio de esta Comisión que pueda considerarse cumplida la presentación asumida como obligación por la proveedora, con lo cual tampoco resultarían procedentes los pagos de las Facturas A 0005-00000008-10 y 11 (del mes de enero, febrero y marzo de 2015) , debiendo exigirse el pleno cumplimiento del contrato” que había vencido el 31 de diciembre de 2014.
Todo esto habrá que ver cómo termina y si produce o no un perjuicio pecuniario al Banco del Chubut, que no sería de extrañar. Pero además, un capítulo aparte merecerá la proveedora. Uno, que podrá explicar varias cosas de todo esto.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS