A NIVEL NACIONAL ¿SALE COMO LO SOÑAMOS O DESPERTAMOS DE NULIDADES? EN PROVINCIA ¿CABE EL SUEÑO LÚCIDO? Y EN TU CIUDAD ¿QUIÉN RONCA MÁS?

Ayer soñé que…


p3¿Estamos soñando o estamos siendo soñados, o todos es una proyección? La hipótesis del sueño es una posibilidad lógica, ya que no es una contradicción afirmar que todo lo que estamos percibiendo en estos momentos sea tangible, efectivo, real, o existente. Apenas posibilidades.
Un interesante ensayo de Antoni Defez plantea la la fiabilidad o relatividad de nuestro conocimiento abordando el uso epistemológico que hiciera Descartes de la llamada “hipótesis del sueño”, y el tratamiento metafísico y existencial que Unamuno le dio a esa hipótesis. Ambas aproximaciones son variantes del realismo metafísico, siendo la conclusión que nada filosófico puede ser dicho para demostrar su falsedad, aunque sí mucho para propugnar su abandono.
Por eso decido entrarle así a nuestra doméstica ansiedad política y al enrarecido ámbito electoral en el que nos encontramos inmersos. Un sendero agobiante de meses de mediciones, estrategias, alianzas, contraalianzas, denuncias, operativos, gastos y desgastes que viene convirtiéndonos a gobernados y gobernantes, en girones o espectros de nosotros mismos.

Cuenta regresiva

Quedan cinco días para que se defina a nivel nacional definitivamente un nuevo mandatario a cargo del Ejecutivo, a nivel provincial uno nuevo o no, y a niveles municipales puede ser lo primero como lo segundo o tal vez otra cosa, según la latitud y longitud que marque el GPS de tu estado de conciencia.
La duda al fin y al cabo crea certezas. Ya lo descubría Descartes cuando creyó encontrar una verdad incontrovertible: si pienso, si sueño, es que yo existo, `cogito ergo sum´. Existo independientemente de todo lo restante, y todo lo restante puede ser falso.

Por Juana de Arco*

Pero después le retrucó Unamuno en “Niebla”, siguiendo lo que ya fueran tempranas críticas a Descartes, “eso de ser o no ser me ha parecido siempre una solemne vaciedad. Las frases, cuanto más profundas son, son más vacías. No hay profundidad mayor que la de un pozo sin fondo”, y el pobre Víctor (que no era Cisterna) quedó como votante chubutense o sordo en tiroteo, mareadísimo y descolocado.

¿Sale como lo soñamos o despertamos de nulidades?

A nivel nacional hay ruidos raros. Dicen los caminadores de cuevas que entre las varias hipótesis que se tejen para el #25-O está la de que, justificada por las encuestas, la diferencia entre Daniel Scioli y Mauricio Macri sea mínima, es decir, inferior tal vez a un punto, y que en este margen se decida a la vez si habrá o no ballotage. Con 32.032.952 electores, un punto representa 300.000 votantes y, para algunos encuestadores, la suerte del ballotage puede jugarse en el orden de pocas décimas, es decir, 100 ó 150.000 votos.
Al clima altamente conflictivo que se vive en la provincia de Buenos Aires, con altas probabilidades de que haya miles de votos impugnados, sobre todo en el conurbano, se le suman las ya clásicas denuncias de maniobras fraudulentas contra los oficialismos más feudales, como el de Gildo Insfrán en Formosa, Maurice Closs en Misiones y el arquetipo en la materia, José Alperovich, que con el escándalo de las recientes elecciones provinciales tucumanas dejó una estela de malestar en todas las provincias del norte.
Así las cosas, no es irrazonable la especulación de que en la noche del #25-O se acumule una masa de votos recurridos e impugnados más que suficiente como para dejar en suspenso si Scioli se consagró presidente o si, por el contrario, habrá ballotage. Cuentan en esto las instrucciones que reciban sobre todo los fiscales del Frente para la Victoria, Cambiemos y UNA en el sentido de “ser o no ser” generosos en materia de hacer impugnaciones.

Pesadilla prolongada

De darse esta situación, la definición saldría del escrutinio definitivo, como no puede ser de otra manera. Pero hay que tener en cuenta antecedentes como el reciente de las elecciones provinciales de Santa Fe, en las cuales el recuento de votos se extendió varias semanas y con una nutrida polémica acerca de si debían o no abrirse todas las urnas, a lo cual el Tribunal Superior provincial respondió negativamente. De ser así, no sólo el país estaría literalmente paralizado a la espera de los resultados finales sino que el tiempo del escrutinio estaría dentro del plazo establecido por la el artículo 96 de la Constitución Nacional, que dice: “La segunda vuelta electoral, si correspondiere, se realizará entre las dos fórmulas de candidatos más votadas, dentro de los treinta días de celebrada la anterior”. En otras palabras que, en caso de que corresponda que haya segunda vuelta, la definición de la misma podría darse unos pocos días antes de que se celebre la misma. Todo un desafío para los candidatos y sus estrategas de campaña.
En síntesis, la generalizada presunción de que estamos ante un duelo muy ajustado puede tener proyecciones más allá del #25-O y llevarnos a una situación de extremo suspenso

El sueño `lúcido´

Dicen que generalmente pasamos por la vida sin cuestionarnos acerca de la naturaleza de la realidad que experimentamos, y reaccionamos mecánicamente según nuestros condicionamientos previos a los desafíos que se nos presentan. Durante la noche cuando dormimos y soñamos, continuamos con esta rutina y reaccionamos ante los hechos y objetos oníricos como si fueran absolutamente «reales». ¿Se habrán dado la oportunidad por ejemplo Martín Buzzi de concebir la alternativa de perder la gobernación? ¿O Mario Das Neves de ganarla en realidad? Verdaderos desafíos en el limbo de las conducciones que nos tocan, el primero porque con su alejamiento se derrumbaría como le sucedió al radicalismo después de Lizurume, llevándose hacia el sol gran parte del entramado del ensoñamiento peronista que se abrojó a todo lo que se pareciera a un “oficialismo”, licuándose muchos de los hoy postulados, probablemente en un despertar en el vacío de la impertenencia partidaria y política futura.
En el segundo de los casos sería como el aleteo debilitado del último Avalerion, ese ave mitológica. «más bien pequeña, pero más grande que un águila», de las cuáles se dicen que sólo dos pueden existir a la vez en el mundo. Por eso ponía un par de huevos cada 60 años. Después de la eclosión, y si los dos sobrevivían, el Avalerion se desvanecía en otra cosa que ya no era él mismo. El dasnevismo es Das Neves, lo demás es una deformación de sí mismo.
De ganar, el sueño de liderar confronta con el mandato que le dicta el descanso que le pide su cuerpo ahora, y en ese caso, ¿hay otro Avelarión aleteando como para sostener tremenda figuración?
Son más los que pueden no ser, que ser. Esa es la cuestión.

Ronquidos de barrio

Y para completar que es qué en todo esto de lo posible o impensable, la aceleración de los procesos de los cerebros que sueñan el sueño del poder bajo cualquier condición, activan procesos en algunos casos nocivos, en otros saludables.
En Trelew, dicen que el mackhartismo está más listo para perder y continuar en el ejecutivo provincial que para volver al revoloteo lúgubre de las palomas en torno al palacio municipal trelewense. Y el madernismo está listo para ganar prendido del Gobernador que toque, después de todo jamás se habría desafiliado del peronismo como para ser candidato de Ch.S.T.
En Esquel después de diecisesis años de “Rafa” y peronismo, no le será fácil a “Pato” Fernández sacarle demasiado a Ongarato, y porqué no hasta quedar abajo, dicen los que escuchan ruidos amplificados.
En Comodoro, Linares es un poco de todos, sobre todo de “El Tano”, una estructura difícil de desbancar que es más fácil sumar que restar.
En Madryn, tanto pero tanto todo puede ser o no ser que “Coné” Díaz, después de perder la interna del FPV ahora propone corte de boleta con Scioli, Buzzi y Sastre. Desde otro ámbito otra pasada de bando, Joana Peralta, le hace la contra con Scioli, Das Neves y Sastre. Mientras que la generosidad de Unidos y Organizados que no tiene límites, pide corte por Scioli, Buzzi y UYO, aunque el propio gobernador les negara en su momento integrar su lista. Si no lo crees y estás a punto de pellizcarte para despertar, esperá que hay más. Ayer mismo en bunkers de “El Ganso” de los barrios Perón y Pujol habrían andado repartiéndola cortada: Scioli, Das Neves, Eliceche.
Este es el escenario en el que el electorado como plantea Unamuno, termina entregado a la metafísica de la negra boca que te traga, como una urna, soñados por el sueño que soñamos, que es el limbo eterno de creer que votamos, no?

*Soy Juana de Arco, amiga de Juan de la Sota, fiel del Furia, seguidora de la Sombraonline y ceniza de tantos…


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS