DESDE LA ONG INFORMAN QUE LA SITUACIÓN COMENZÓ A NORMALIZARSE

Cainar volvió a recibir asistencia municipal y retoma sus actividades


1Luego del conflicto generado por la repentina interrupción de la asistencia alimentaria que la organización recibía, además de los dos meses de subsidios adeudados por el gobierno provincial, el centro encargado de asistir y contener a jóvenes en situaciones de riesgo anunció que volverá a su ritmo normal de actividades y talleres.
Uno de los principales inconvenientes, varias veces mencionado por la actual directora de Cainar, Gladys Urrutía Pérez, era la falta de ayuda por parte del Estado Municipal en cuanto a las viandas que el centro recibía desde el Economato, para poder brindar desayuno, almuerzo y merienda a las decenas de jóvenes que día a día asisten a las distintas actividades en el Centro. En los últimos meses dicha ayuda había cesado sin que trascendieran versiones concretas al respecto y la situación de Cainar tomó estado público, frente a la notificación de suspensión de actividades que la organización comunicó a medidos de septiembre.

Rápida respuesta

La medida consistía en dejar de brindar momentáneamente la asistencia a chicos judicializados, sector que abarca una gran parte de los grupos con los que Cainar trabaja de forma pedagógica. En dicho contexto, la Coordinadora de la institución, Laura Acevedo, cuenta que “desde el Economato se contactaron con Gladys Urrutía Pérez para informarle que iban a comenzar a enviar las viandas pero sin especificar una fecha, además de que no estaban en conocimiento de lo que realmente había sucedido” y agrega que, sin embargo “enseguida llegaron las viandas” por lo cual “se están resolviendo las cosas de a poco”.

Problemas financieros

Además, Acevedo comenta que “esta semana empezamos a avisar a las comisarías y alcaidías tanto de Madryn como de Trelew, que estamos retomando las actividades con los chicos privados (de la libertad), que son las que habíamos suspendido. El miércoles arrancan los que vienen a terapia y el viernes el grupo grande. El tema de las viandas nos resolvió un montón, el problema más grande era darles de comer a los chicos”.
Uno los inconvenientes que la falta de viandas generó al Centro fue el de tener que contratar a una persona para que preparara los alimentos, además de que en varias ocasiones, las mismas personas que allí trabajan debieron enfrentar los problemas financieros utilizando su propio dinero, para poder cubrir las necesidades de los jóvenes concurrentes.

La construcción de la nueva sede está frenada

Pese a que la obra para la construcción del nuevo establecimiento donde Cainar funcionará se encuentra en un estado avanzado, desde hace algunas semanas la misma está parada y no han trascendido, hasta el momento, explicaciones sobre los motivos aunque se debería a demoras en los pagos de certificados de obra.
Al respecto, Acevedo cuenta que se consultó a la persona encargada de llevar a cabo la gestión de la obra para determinar cuáles eran las trabas que impedían que la misma continuara, pero que en realidad las condiciones actuales están dadas para que la construcción pueda llevarse a cabo con normalidad. Además, desde la ONG cuentan que están a la espera de una respuesta por un pedido de aumento en el subsidio que la institución recibe normalmente, dado que las condiciones económicas actuales del mismo le impiden afrontar los costos asociados a los sueldos de los profesionales, entre ellos psicólogos y musicoterapeutas. Con respecto a dichos trabajadores, Laura Acevedo cuenta que “si bien habíamos cortado la asistencia de los chicos, el resto de las actividades se estuvieron dictando y el personal estuvo viniendo y cumpliendo su horario”.


NEWSLETTER

Mantenete actualizado


COMENTARIOS